Betsy Wise
Por: betsy_wise
Leelo en 10 minutos

¿Es buena idea saldar el total de la deuda en mis tarjetas de crédito?

1 0
0
Blog_Banner_1

Cuando cuentas con poco efectivo en mano, las tarjetas de crédito son como un clavo ardiendo al cual aferrarse. ¡Pero cuidado! Ese clavo ardiendo podría acabar quemándote. Ten en cuenta que es muy fácil ser aprobado para recibir múltiples tarjetas de crédito porque los pagos mensuales mínimos requeridos son muy bajos. Pero si usas más del 30% del límite de tus tarjetas de crédito por más de 30 días, tu puntaje de crédito puede verse dañado.

Lo cierto es que, usada correctamente, las tarjetas de crédito pueden ser una excelente herramienta para financiar tu negocio. Simplemente necesitas aprender a usar las tarjetas de crédito de manera adecuada.

¿Es mejor dejar un saldo pendiente en tus tarjetas de crédito o pagar el total de la deuda?

Depende. La regla general es que nunca debes mantener un saldo pendiente superior al 30% del límite de tu tarjeta de crédito por más de 30 días. ¿Por qué? Primero, una tarjeta de crédito puede ser muy costosa si no mantienes el saldo bajo: el costo promedio o la tasa de porcentaje anual (APR por sus siglas en inglés) en EE. UU. es de aproximadamente 17%, de acuerdo con creditcards.com.

Por ejemplo, pagarás $28 al mes solo en intereses sobre un saldo pendiente de $2,000. Si no cumples con un pago mínimo (generalmente el 2% de tu saldo), es probable que pagues otros $30 mensuales en cargos por pago atrasado. Aunque estos números parecen pequeños, pueden sumar miles si tienes varias tarjetas de crédito usadas al máximo y no tienes forma de pagarlas.

En segundo lugar, usar más del 30% del límite de tu tarjeta de crédito comenzará a afectar negativamente tu puntaje de crédito. Las tasas de utilización de crédito más bajas indican a tus posibles prestamistas que sabes utilizar el crédito de manera responsable y sin depender demasiado de él. Pero lo mismo ocurre al revés, lo que resulta en un puntaje de crédito más bajo y acceso solo a tarjetas de crédito o préstamos costosos.

A menos que estés invirtiendo en algo que te ayude a ganar más dinero, te recomendamos que pagues los saldos de tus tarjetas de crédito por completo, cada mes. Si no puedes, entonces mantén tu saldo por debajo del 30% de tu límite de crédito y nunca te saltes el pago mínimo requerido.

Sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, por lo que aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar a administrar tu presupuesto y a controlar los saldos de tus tarjetas de crédito.

Métodos para pagar tus tarjetas de crédito

  • Método  “avalancha”: a medida que se acumula tu deuda en tarjetas de crédito, elige aquella que tenga la tasa de interés más alta y paga esa deuda primero. Envía el pago mayor que tengas a este acreedor. Recuerda: todavía deberás hacer pagos mínimos a tus otras tarjetas de crédito. Una vez que pagues la cuenta mayor, concéntrate en la siguiente tarjeta por orden de la mayor a la menor tasa de interés.
  • Método “bola de nieve”: con este método, se saldan primero las tarjetas de crédito con los saldos más pequeños y mantienes los pagos mínimos en las demás tarjetas de crédito.

Una vez que hayas elegido tu método, crea nuevos hábitos y prácticas para evitar que las tarjetas de crédito se conviertan de nuevo en tu peor enemigo.

Hábitos y tips para pagar tus tarjetas de crédito

Tus nuevos hábitos de compra comienzan adoptando una nueva mentalidad. Debes hacerte consciente de que tú tienes el control del crédito, y no al revés. Tu objetivo de pagar tu deuda puede convertirse en una forma de vida.

Para comenzar el proceso de cambio, sigue estos consejos útiles que te ayudarán a pagar tus tarjetas de crédito y ahorrar dinero.

  • Crea una hoja de cálculo: usa una hoja de cálculo de Google Docs para seguir el proceso de pago de tu deuda. Puedes hacer un seguimiento de tus saldos, pagos, tasas de interés, fechas de vencimiento y pagos mínimos. Puedes ver de una sola vez cuánto dinero necesitas para realizar los pagos mínimos requeridos y decidir qué estrategias de reducción de deuda implementar.
  • Obtén una tarjeta de crédito con una tasa de interés anual del 0%: encuentra una tarjeta que ofrezca una tasa introductoria de porcentaje cero durante 12 meses o más. La misma tarjeta también puede permitirte transferir los saldos de otras cuentas de crédito para consolidar la deuda con una misma tasa y plazo. Después de que expire el plazo, las tarjetas generalmente tienen una alta tasa variable entre el 15 y el 25 por ciento. Pero aún así saldrás ganando ya que la tarjeta no tiene una cuota de membresía anual.
  • Paga más de la cantidad mínima requerida: además de seguir el método avalancha o el método bola de nieve de la deuda, puedes pagar más de la cantidad mínima requerida para pagar más rápido tu deuda.
  • No generes más deudas: seguirás cavando un agujero más profundo en tu deuda si sigues utilizando las tarjetas de crédito dejando un saldo por pagar. Si tienes dinero en el banco para cubrir tus compras, usa una tarjeta de débito.
  • Configura pagos automáticos: elige esta opción si tienes suficiente dinero en el banco para cubrir tus pagos mensuales. De lo contrario, puedes encontrarte con sobregiros bancarios y cargos por pagos atrasados, lo cual establecerá un historial negativo de pagos atrasados.
  • Reduce los costos: revisa tus gastos y analiza qué estás comprando. Por ejemplo, a diario te puede apetecer un café gourmet, ¿pero has pensado cuánto te cuesta al día, al mes o al año? Te sorprenderá saber cómo estos gastos diarios, aparentemente pequeños, a la larga, pueden sumar miles.
  • Cíñete a un presupuesto: aprende a vivir dentro de tus posibilidades. Es tan simple como esto: tus gastos no deben exceder tus ingresos. Configura otra hoja de cálculo, y en esta, separa los gastos que figuran en tus cuentas corrientes y tarjetas de crédito en categorías: comida, servicios públicos, entretenimiento, alquiler, etc., por un periodo de tres meses. No te olvides de incluir en esa lista tus gastos en efectivo. Así sabrás exactamente a dónde va tu dinero.
  • Usa tus ahorros: sin agotar tu cuenta, trata de sacar entre $500 y $1,000 al mes para pagar las deudas más pequeñas. Te sentirás mejor sabiendo que estás haciendo un progreso positivo.
  • Consigue un trabajo adicional (¡uno que disfrutes!): ¿te gusta hornear, cocinar o ordenar tu casa? ¡Aprovéchalo! Limpia tu garaje y armarios y haz a un lado los artículos en buenas condiciones. Monta una venta de garage, vende productos horneados o artículos de segunda mano. Puedes configurar una cuenta en línea con eBay o CafePress para cobrar las ventas. ¿Necesitas más ideas? Encuentra trabajo adicional en Upwork o inscríbete en Uber para hacer dinero como conductor en tu tiempo libre.

Una vez que pagues tus tarjetas de crédito, ¡haz esto!

  • Comprométete a usar tus tarjetas de crédito de manera responsable. Puedes seguir usándolas con precaución manteniendo los saldos bajos y pagando lo que debas al final de cada mes. Este es un buen hábito que se amortiza generosamente en tu cuenta corriente. Puedes dejar tus tarjetas en casa si estás tentado a usarlas.
  • Comprométete a mantener abiertas tus tarjetas de crédito. Cerrar todas tus cuentas puede afectar negativamente tu puntaje de crédito. Esto se debe a que las tarjetas de crédito con saldo cero permanecen en el historial de tu tarjeta de crédito indefinidamente, y tus prestamistas en potencia pueden acceder a esta información positiva. 

Entérate aquí de lo que debes y no debes hacer cuando se trata de tarjetas de crédito.

Préstamos para liquidar tus tarjetas de crédito

Como acabas de ver, lo bueno es que siempre tienes opciones. Puedes usar las tarjetas de crédito a tu favor: al mantener cero saldo en tus tarjetas, aumentarás tu puntaje de crédito y esa puede ser tu mejor arma si alguna vez necesitas solicitar un préstamo comercial.

Pero si aún tienes un saldo alto y deseas pagarlo de la manera más rápida posible, también hay una solución. Puedes solicitar un préstamo comercial y usar los fondos para pagar las tarjetas de crédito. Ten en cuenta que no todos los prestamistas te ofrecen esa opción. Por suerte, algunos lo hacen.

Puedes usar un préstamo para pequeñas empresas de Camino Financial para pagar préstamos personales o tarjetas de crédito que se hayan utilizado con fines comerciales, o que estén afectando negativamente tu capacidad para financiar tu negocio.

Estos son otros beneficios adicionales: nuestras tasas de interés varían del 1% al 2.5% por mes –muy por debajo de los intereses en la mayoría de las tarjetas de crédito–, y solicitar un préstamo no afectará tu crédito. Todo lo que tienes que hacer es rellenar tu solicitud en línea. Solo te llevará unos minutos y podrás saber de inmediato si pre-calificas para un préstamo.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS