Las mejores formas para evitar el sobreendeudamiento

Camino Financial31 Jan 2024
Las mejores formas para evitar el sobreendeudamiento

Saber cómo evitar el sobreendeudamiento puede ayudarte a mantener la estabilidad financiera y tu independencia para que puedas enfocarte en alcanzar tus objetivos financieros.

Puede ser fácil caer en un mal uso de las deudas, sin embargo, existen formas para manejarlas correctamente.

Este artículo te ofrecerá estrategias útiles para evitar y reducir las deudas. Además, compartiremos consejos para tomar decisiones financieras con conocimiento de causa que nos lleven a una vida económicamente más tranquila.
Índice
1. Nueve estrategias para evitar las deudas
2. Cómo salir de deudas
3. ¿Por qué es importante no endeudarse?
4. ¿Qué es una deuda?
5. Cómo distinguir una deuda buena de una deuda mala
6. Salda tus deudas personales con un préstamo empresarial
7. Preguntas frecuentes

9 estrategias para evitar las deudas

Planifica con antelación y crea un presupuesto

Antes de tomar decisiones financieras o hacer grandes compras, elabora un presupuesto que describa claramente tus ingresos, gastos y ahorros mensuales. Si haces seguimiento a tus gastos mensuales y registras cuánto dinero tienes disponible para gastar, puedes evitar gastar más de la cuenta en artículos que no son necesarios. Actualizar y revisar periódicamente tu presupuesto te ayudará a identificar las áreas en las que puedes reducir gastos y destinar dinero al pago de deudas.

Crea un fondo de emergencia

Evita las deudas adelantándote a ellas. Cuando surgen gastos inesperados, como facturas médicas, reparaciones de un automóvil o pérdida del empleo, un fondo de emergencia puede cubrirlos. Como norma general, procura ahorrar al menos entre tres y seis meses de gastos de manutención en una cuenta de ahorro separada para emergencias. Este fondo crea un colchón financiero y elimina la necesidad de recurrir a tarjetas de crédito o préstamos cuando surgen gastos imprevistos.

Establece una rutina de ahorro

Reserva una parte de tus ingresos para realizar pagos mensuales destinados a un objetivo de ahorro específico, como un fondo de emergencia, ahorros para grandes compras o aportaciones a tu fondo de jubilación y retiro. Automatiza estos pagos a tu cuenta de ahorro para reducir el impulso de utilizarlos para compras innecesarias.

Controla tu flujo de efectivo

Una de las estrategias más eficaces para evitar las deudas es simplemente vivir dentro de tus posibilidades, es decir, controla tu flujo de caja para priorizar el gasto en lo que puedas permitirte. Concéntrate en los gastos esenciales y limita el gasto discrecional en lujos y artículos no esenciales. Intenta pagar en efectivo en lugar de a crédito para reducir el gasto excesivo. Además, aprovecha las rebajas y descuentos siempre que sea posible, y compara precios antes de comprar para asegurarte de obtener la mejor oferta posible.

Diversifica tus fuentes de financiación

Crea múltiples fuentes de ingresos o financiación para cubrir gastos e impulsar tu crecimiento en lugar de depender de una única fuente. La diversificación de las fuentes de financiación permite gestionar mejor el riesgo y reducir el impacto del fracaso o la pérdida de una de ellas. Empieza por identificar varias oportunidades de generar ingresos, como empleos a tiempo parcial, trabajos por cuenta propia, inversiones y emprendimiento. Además, considera múltiples opciones de financiación empresarial, como préstamos bancarios, capital riesgo, financiación colectiva (crowdfunding) o subvenciones.

Utiliza las tarjetas de crédito con prudencia

Las tarjetas de crédito pueden ser herramientas financieras útiles cuando se utilizan de forma responsable, pero también pueden conducir al endeudamiento si no se gestionan adecuadamente. Para evitar las deudas de las tarjetas de crédito, paga el saldo íntegro a fin de mes o todos los meses, nunca gastes más de lo que puedas pagar y evita superar el límite de tu cupo de endeudamiento o crédito. Asimismo, evita añadir costosas compras impulsivas a la factura mensual de tu tarjeta de crédito. En su lugar, haz gastos planificados que puedas pagar rápidamente a final de mes. Y siempre realiza los pagos de tu tarjeta de crédito a tiempo para mantener una puntuación crediticia saludable.

Evita hacer adelantos de efectivo con tu tarjeta de crédito

Considera opciones alternativas antes de recurrir a anticipos de efectivo en tu tarjeta de crédito. Debido a las costosas comisiones y a las elevadas tasas de interés asociadas a este tipo de transacciones, es más probable que te generen más problemas que soluciones tangibles. Si decides obtener un anticipo o adelanto de efectivo, ten en cuenta que los intereses empiezan a devengarse a partir del día que retiras el dinero, y que un porcentaje del importe retirado determina las comisiones. Además, dichos anticipos en efectivo afectan negativamente tu puntuación crediticia.

Mantén una buena puntuación crediticia

Una puntuación crediticia saludable garantiza el acceso a tasas de interés más bajas y mejores oportunidades financieras, lo que a su vez te ayuda a evitar acumular deudas innecesarias. Para mantener tu puntuación crediticia lo más alta posible, paga tus facturas a tiempo y mantén una utilización del crédito al mínimo (en otras palabras, no uses el máximo de tu tarjeta de crédito). También es importante abstenerse de abrir nuevas cuentas de crédito, sobre todo las que requieran una investigación rigurosa, y monitorea tu reporte crediticio en busca de inexactitudes, en caso de hallarlas, reporta rápidamente los errores.

Cómo salir de deudas

Sin importar si tienes deudas de tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles u otros saldos pendientes, la mejor forma de librarse de las deudas es empezar por tomar las medidas adecuadas. Los siguientes consejos para reducir las deudas te ayudarán a tomar control sobre tus finanzas.

Las mejores estrategias para reducir la deuda

  • Elabora un presupuesto e identifica las áreas en las que puedes ahorrar dinero y reducir gastos.
  • Canaliza esos ahorros para el pago de deudas. Empieza primero por las deudas con intereses más altos para ahorrar dinero en el pago de intereses.
  • Evita contraer más deudas aplazando compras cuantiosas.
  • Paga tus facturas a tiempo. Paga más del mínimo o con mayor frecuencia para eliminar la deuda en menor tiempo.
  • Utiliza el método de “bola de nieve”, el cual se concentra primero en las deudas con los saldos más bajos. Para posteriormente llegar a las más grandes, reduciendo gradualmente las deudas más pequeñas.
  • Contacta a tus acreedores para negociar un plan de pago. Algunos acreedores podrían aceptarlo, especialmente si así aseguran tus pagos futuros.
  • Considera la posibilidad de aceptar trabajos a tiempo parcial o de rentabilizar tus aficiones en tu tiempo libre. Una fuente adicional de ingresos es una de las formas más rápidas de reducir la deuda.
  • Adquiere un préstamo personal a bajo interés o una tarjeta de crédito con transferencia de saldo para consolidar tus deudas en un único pago mensual en lugar de pagar a múltiples prestamistas.
  • Busca asesoramiento crediticio o un programa de gestión de deudas. Un asesor crediticio puede ayudarte a elaborar un presupuesto y crear un plan de pago de deudas de acuerdo a tu situación financiera particular.

¿Por qué es importante no endeudarse?

Demasiadas deudas pueden afectar negativamente tu seguridad financiera, perjudicar tu puntuación crediticia, limitar tu capacidad de pago para obtener préstamos y dar lugar a tasas de interés elevadas. Además, el endeudamiento excesivo provoca estrés, ansiedad y tensiones en las relaciones personales. El desarrollo de buenos hábitos financieros, como presupuestar, vivir dentro de tus posibilidades y crear un fondo de emergencia, puede reducir tu deuda. Evita contraer más deudas en el futuro con miras a alcanzar tus objetivos financieros. Por lo que a largo plazo, la tranquilidad y la libertad financiera que encuentras al eliminar las deudas justifican el esfuerzo y la disciplina requeridos.

¿Qué es una deuda?

Una deuda es una obligación financiera que una persona, empresa o entidad adquiere al pedir prestado dinero o bienes y prometer devolverlos en una fecha determinada, generalmente con intereses. La deuda puede ser adquirida por medio de un préstamo, una tarjeta de crédito, una hipoteca, un bono u otros instrumentos financieros.

¿Qué es el sobreendeudamiento?

El sobreendeudamiento es una situación en la que una persona o una empresa ha adquirido una cantidad excesiva de deudas que no puede pagar con sus ingresos disponibles. Esto puede suceder por diferentes motivos, como gastar más de lo que se gana, una disminución en los ingresos, una mala planificación financiera, el uso excesivo de tarjetas de crédito, préstamos bancarios, entre otros.

Tipos de endeudamiento

Existen diferentes tipos de endeudamiento que pueden ser clasificados de la siguiente manera:
  1. Endeudamiento personal. Se refiere a las deudas adquiridas por una persona física para financiar sus necesidades personales, como préstamos estudiantiles, hipotecas, tarjetas de crédito, entre otros.
  2. Endeudamiento empresarial. Es el endeudamiento adquirido por una empresa para financiar sus operaciones, como préstamos bancarios, emisión de bonos, líneas de crédito, entre otros.
  3. Endeudamiento gubernamental. Es el endeudamiento que adquieren los gobiernos para financiar sus gastos, como infraestructura, programas sociales, pago de deuda anterior, entre otros.
  4. Endeudamiento externo. Se refiere a la deuda que adquiere un país con entidades financieras extranjeras, organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, entre otros.
  5. Endeudamiento interno. Es la deuda que adquiere un país con entidades financieras nacionales, como bancos, fondos de inversión, entre otros.

¿Qué es una deuda trampa?

Una deuda trampa es un dilema financiero en el que se pide dinero prestado continuamente para pagar deudas, creando un ciclo de deuda aparentemente interminable que repercute en tu bienestar y estabilidad económica. Las tasas elevadas de interés, las prácticas abusivas en la concesión de préstamos y circunstancias imprevistas como la pérdida del empleo o las urgencias médicas pueden provocar a menudo trampas de endeudamiento. Si una persona no dispone de un fondo de emergencia, estos gastos imprevistos pueden causar estragos en su situación financiera y dificultar el pago de sus deudas. Cuando los prestatarios no pueden hacer frente al pago de las cuotas mínimas, las tasas y las comisiones asociadas a las deudas, intentan reducir el problema contrayendo más deuda para poder seguir haciendo los pagos adeudados. De esta forma, la situación financiera de una persona puede descontrolarse rápidamente, generando la necesidad de préstamos repetidos y endeudamiento excesivo.

Cómo distinguir una deuda buena de una deuda mala

No todas las deudas son iguales, por ello es importante distinguir entre deudas buenas y malas. La clave está en considerar el rendimiento potencial de la inversión. Una buena deuda puede estar vinculada a un ingreso futuro o a una oportunidad de crecimiento. Las deudas incobrables, por el contrario, suelen asociarse a compras de consumo o sin un plan claro de cómo pagar la deuda. Una buena deuda se produce a partir de una inversión en uno mismo o en la propia empresa y suele tener tasas de interés bajas y plazos de amortización flexibles. Este tipo de deuda genera ingresos o crecimiento futuros, como un préstamo estudiantil para invertir en una educación universitaria, los pagos de la hipoteca de una vivienda asequible o un préstamo para una pequeña empresa para adquirir equipo o personal. El rendimiento potencial de la inversión justifica el gasto de pedir un préstamo. Las deudas incobrables, como las de tarjetas de crédito utilizadas para comprar activos que se deprecian, como aparatos electrónicos, ropa o vacaciones, no tienen en cuenta el potencial de ganancias o crecimiento futuros. Las deudas incobrables suelen ir acompañadas de tipos de interés elevados que encarecen el reembolso y pueden provocar retrasos en los pagos, impagos y efectos negativos en la puntuación crediticia de la persona.

Salda tus deudas personales con un préstamo empresarial

Gracias al rápido proceso de calificación de Camino Financial, puedes saber si reúnes los requisitos para obtener un préstamo empresarial. Recibe un desembolso en poco tiempo y mantente en la ruta de la reducción de deuda. Envía tu solicitud para saber si eres elegible. ¡Solicita un préstamo!  

Preguntas frecuentes

¿Cómo salir del sobreendeudamiento?

La forma más eficaz de evitar las deudas es vivir dentro de tus posibilidades y gastar menos de lo que ganas. Esto significa crear y ceñirse a un presupuesto, hacer un seguimiento de sus gastos y evitar compras innecesarias. También es importante ahorrar para emergencias y gastos inesperados para que no tengas que depender de tarjetas de crédito o préstamos para cubrir esos costos.

¿Cómo evitan las personas pagar deudas?

Evitar el pago de la deuda no es un comportamiento responsable ni ético. Cuando alguien pide dinero prestado o usa crédito, tiene la obligación legal y moral de pagar esa deuda. No hacerlo puede tener consecuencias graves, como daños a la puntuación de crédito, acoso de la agencia de cobro, demandas e incluso embargo de salario.

¿Se puede evitar estar endeudado?

Estos son algunos consejos para evitar las deudas:
  • vive dentro de tus posibilidades
  • crea un presupuesto
  • crea un fondo de emergencia
  • evita usar tarjetas de crédito para las compras diarias
  • prioriza el pago de cualquier deuda existente
  • considera aumentar tus ingresos

¿Cómo huir de las deudas?

Huir de las deudas no es una solución viable ni responsable para administrar sus finanzas. En su lugar, debe tomar medidas para abordar su deuda y trabajar para pagarla.

¿Cómo evitar el sobreendeudamiento?

Para evitar el sobreendeudamiento puedes realizar un presupuesto, ahorrar para emergencias, usar el crédito de manera responsable, comparar ofertas de crédito, evitar el consumo impulsivo y buscar asesoramiento financiero.
 
;

Precalifica en
5 minutos

Elige el préstamo que necesitas.

Últimos artículos

Precalifica en 5 minutos

  • ¡Conéctate!

    Únete a una comunidad de más de 40,000 microempresarios accediendo a recursos informativos, consejos útiles y las mejores prácticas para hacer crecer tu negocio

  • Una compañía con una misión

    Camino Financial es una Institución Financiera para el Desarrollo de la Comunidad (CDFI) certificada a nivel nacional, con la supervisión del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Al estar asociada con otras organizaciones alineadas con la misión, Camino Financial está en capacidad de agrupar y distribuir fondos de bajo costo y recursos educativos a empresas de propiedad de minorías que cuentan con escasos servicios bancarios. Camino Financial tiene su sede principal en Los Ángeles (California) y cuenta con oficinas de apoyo en Ciudad de México (México)

© 2024 por Camino Financial, Inc. Todos los derechos reservados. Camino Financial es un prestamista y corredor de finanzas con licencia en California bajo su filial Salas & Company LLC.
Camino Financial es una empresa acreditada por el Better Business Bureau con una calificación A+Cloudflare

11501 Sunset Hills Rd, Reston, VA 20190 | info@caminofinancial.com| Tel (800) 852-0655

NMLS License: Salas & Company LLC #2186459 | CFL License: Salas & Company LLC (DBA Camino Financial) #60DBO-43053

CDFI Certification Number: 181CE054231