Por: omunoz
Leelo en 9 minutos

¿Puedes declarar menos ingresos en tu declaración de impuestos para aumentar tu devolución? ?

1 0
0
Blog_Banner_1

¡De ninguna manera! Preparar tu declaración de impuestos es difícil, y es posible que cometas errores durante el proceso, pero evadir impuestos deliberadamente es un delito que puede tener consecuencias serias para tu negocio, como auditorías y multas. Incluso podrías enfrentar cargos criminales.

Declarar menos ingresos, hacer pasar gastos personales como gastos del negocio, y alterar los registros contables son artimañas que infringen la ley tributaria, y a las que algunos inescrupulosos acuden para que su devolución de impuestos sea mayor.

Sin embargo, puedes acceder a una devolución de impuestos justa sin tener que acabar en la cárcel. En este artículo te presentamos una lista con las mejores prácticas para que tu negocio consiga un reembolso. Pero primero te enseñaremos a diferenciar entre los ingresos sobre los cuales se cobran impuestos, y los que están exentos de cualquier impuesto.

¿Qué ingresos están sujetos a impuestos y cuáles no?

¿Te imaginas deberle al IRS sin saberlo? Esto es posible. No distinguir entre los ingresos deducibles de impuestos de tu negocio y los ingresos que no lo son podría hacerte cometer errores en tu declaración de impuestos, llamando la atención del Servicio de Rentas Internas.

De acuerdo con el IRS, están sujetos a impuestos todos los ingresos brutos, menos las deducciones o artículos deducibles (gastos de tu negocio sobre los que no tienes que pagar impuestos). Los ingresos brutos incluyen el dinero proveniente de salarios así como los intereses o dividendos que resulten de cualquier inversión. Pero no solo el dinero está sujeto a impuestos, sino también los ingresos en forma de bienes y servicios.

Dado que los ingresos de una empresa provienen de un gran número de fuentes, la lista de aquellos que pueden ser gravados es amplia. Por suerte, algunos ingresos están exentos del control fiscal.

Conocer esta diferencia te permitirá preparar mejor tu declaración de impuestos, te ayudará a planear el manejo de tus finanzas e inversiones, y te dará la oportunidad de conseguir una devolución de impuestos más generosa. Los siguientes son los ingresos sujetos y no sujetos a impuestos más comunes en las empresas:

Ingresos sujetos a impuestos

  • Regalías de propiedades en el sector petrolero, regalías por derechos de autor y patentes
  • Ingresos por alquiler de bienes o propiedades
  • Dividendos sobre acciones
  • Ganancias al vender ciertos activos, como propiedades, acciones y bonos
  • Intereses sobre los ingresos generados por cuentas en el exterior
  • Ingresos de trabajadores independientes
  • Impuesto sobre el valor de propiedades recibidas a cambio de servicios
  • Ingresos generados al invertir en monedas virtuales (criptomonedas)

Ingresos no sujetos a impuestos

Al preparar los impuestos de tu negocio, asegúrate de saber qué artículos son deducibles para aumentar tu devolución.

Cómo aumentar tu devolución de impuestos en 6 pasos sin quebrantar la ley

 Como mencionamos antes, tu negocio puede conseguir una devolución de impuestos justa y de forma legal. No obstante, esto depende de cómo esté estructurada tu empresa.

Una gran cantidad de pequeños negocios está estructurada de manera tal que sus ingresos se transfieren directamente a los propietarios, quienes tributan sobre sus declaraciones de impuestos individuales. Como estas empresas no pagan impuestos directamente al IRS, no reciben un reembolso.

Las entidades que transfieren sus ingresos a sus propietarios son las empresas unipersonales, las asociaciones, las corporaciones tipo S, y las Compañías de Responsabilidad Limitada, conocidas en inglés como LLC.

Las corporaciones C son las únicas entidades comerciales que pueden recibir una devolución de impuestos, pues tanto sus propietarios como la misma empresa deben declarar impuestos. Es decir, el negocio paga el impuesto sobre la renta directamente al IRS.

De esta forma, una corporación C recibirá un reembolso si paga más impuestos de los debidos durante el año. Pero si este no es el caso, existen ciertas prácticas que podrían aumentar tus posibilidades de recibir una devolución de impuestos:

1.  Sácales partido a las deducciones fiscales. Para reducir los impuestos sobre sus ingresos, las corporaciones pueden deducir gastos comerciales legítimos, que son aquellos en los que se incurre para incrementar las ganancias de la empresa.

 Entre las principales deducciones se cuentan:

  • Gastos en vehículos. La mayoría de pequeñas empresas tiene algún tipo de vehículo. Si compruebas que lo usas estrictamente para fines del negocio, puedes deducir el costo de su operación.
  • Oficina en casa. Si tu negocio opera desde tu casa, parcialmente o a tiempo completo, puedes solicitar una deducción, que se asigna con base en el espacio que ocupe tu oficina en el hogar. Si alquilas el espacio donde opera tu negocio, o algún tipo de equipo o maquinaria, también puedes deducir estos pagos en tu declaración de impuestos.
  • Gastos en comida y entretenimiento. Se puede deducir hasta el 50 por ciento de los gastos en comidas y entretenimiento relacionados con asuntos de negocios.

Otros gastos que se pueden deducir son: inversiones en publicidad, salarios y bonificaciones, seguros, pagos a contratistas independientes, gastos en viajes y suministros.

Pero debes ser cuidadoso e informarte bien antes de solicitar una deducción. Mal interpretar el código tributario y deducir gastos que no deberías, podría llevar al IRS hasta las puertas de tu negocio. Accede aquí a una lista completa de los artículos que son deducibles de impuestos y los que no lo son para las pequeñas empresas.

2. Haz tu declaración de impuestos a tiempo. Prepararte con tiempo te da varias ventajas. Podrás reunir y revisar con más detenimiento los documentos y registros contables de tu negocio. Asimismo, si tienes derecho a una devolución de impuestos, podrás acceder más rápido al reembolso, y reinvertirlo en tu empresa.

3. Contrata a un profesional. Preparar una declaración de impuestos de manera rigurosa es difícil. No solo toma tiempo, sino también mucho trabajo.

Si te sientes abrumado, puedes contratar a un profesional que te ayude a revisar tus ingresos y los del negocio, y que te asesore sobre la documentación que debes reunir, y las deducciones a las que podrías acceder.

Para encontrar al profesional mejor calificado, pídele referencias a un asesor de negocios. Es mejor si contratas un Contable Público Certificado, pues estos profesionales tienen experiencia, y están muy bien capacitados.

Aquí puedes ver una selección de los mejores lugares a los que acudir a la hora de hacer la declaración de impuestos de tu empresa.

4. Revisa tus cuentas personales. Aunque no es lo más aconsejable, es posible que hayas hecho compras del negocio con tus tarjetas de crédito personal o tu cuenta bancaria personal. Por esta razón es una buena idea que revises tus extractos bancarios, para identificar los gastos comerciales.

Con esta información, tú o tu contable podrán registrar estos valores en los libros contables, de manera que se reflejen en la declaración de impuestos como gastos de la empresa.

5. Aprovecha los créditos fiscales. Existen varios créditos fiscales disponibles para negocios que tu empresa podría solicitar. Estos créditos consisten en una cantidad de dinero que los contribuyentes pueden restar de los impuestos que les adeudan al gobierno.

Son más favorables que las deducciones o las exenciones fiscales, pues reducen las obligaciones tributarias dólar por dólar. Los créditos fiscales pueden ser reembolsables o no reembolsables.

6. Premia a tus empleados. Ofrecer incentivos como bonos, regalos y premios a tus empleados, además de motivarlos, también es una estrategia que puedes usar para aumentar tu devolución de impuestos.

El IRS tiene una guía en la que podrás encontrar los beneficios adicionales para los trabajadores.

En resumen…

Declarar menos ingresos en tu declaración de impuestos es una muy mala idea. Así no vas a aumentar tu devolución de impuestos. En cambio, estarás enviándole una invitación al IRS para que te audite. Te invitamos a leer aquí otras prácticas que puedes llevar a cabo para evitar una auditoría del IRS.

Diferenciar los ingresos sujetos a impuestos en tu negocio de los ingresos que no lo son te permitirá preparar mejor tu declaración, incluyendo información acertada que podría asegurarte un reembolso.

No olvides que, apegándote a la ley, puedes conseguir una devolución. Aprender sobre tus deducciones, prepararte a tiempo, y buscar ayuda profesional, son algunas de las buenas prácticas que puedes seguir para obtener un reembolso, que incluso podrías usar para capitalizar tu empresa.

Aprende aquí si los inmigrantes indocumentados deben declarar impuestos.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS