Camino hacia pusta del sol que representa un mejor futuro y lecciones aprendidas del COVID-19
Por: omunoz
Leelo en 10 minutos

Volviendo a una mejor normalidad: lecciones aprendidas del COVID-19

El Coronavirus nos tomó a todos por sorpresa y nos demostró de la manera más brutal lo vulnerables que somos. Nos llenó sentir la angustia de un futuro incierto. 

Pero la comunidad latina es resiliente y logró superar este obstáculo.

El virus nos enseñó que las peores crisis sacan lo mejor de nosotros y que la única certeza durante momentos difíciles es que siempre habrá gente dispuesta a ayudar. También nos enseñó que desde nuestros negocios podemos hacer mucho más por los otros.

Ahora que la pandemia está llegando a su fin, con todas nuestras esperanzas puestas en el programa de vacunación y la reactivación de la economía, es tiempo de reflexionar y poner en práctica las valiosas lecciones aprendidas del COVID-19.

Esto te ayudará a alcanzar una normalidad mejor que la anterior.

A continuación, vamos a ver cómo convertir esas lecciones aprendidas del COVID-19 en oportunidades para humanizar nuestras empresas y volverlas más eficientes.

equipo de empleados diversos chocándolas tras el covid

5 lecciones aprendidas del COVID-19

Tal vez la mayor lección para los negocios durante la pandemia es que la meta no deben ser las ganancias, sino el bienestar de la gente. 

Sin empleados o clientes, ni las oficinas, ni la tecnología, ni los productos por sí solos constituyen una empresa. 

Estas son algunas de las lecciones valiosas que aprendimos durante el último año:

1. La flexibilidad puede traer mucho éxito

La forma de trabajar cambió radicalmente y, de la noche a la mañana, todos nos vimos encerrados en nuestras casas, lidiando con los familiares y los problemas del hogar mientras teníamos conferencias por video o hacíamos reportes de gastos en la sala.

Aunque en un comienzo fue difícil y tuvimos que familiarizarnos con nuevas herramientas y otros espacios, nos adaptamos, y encontramos ventajas en el teletrabajo. 

No más viajes largos hasta la empresa, ni tiempo perdido esperando el autobús. Ahora sabemos que podemos lograr el éxito en cualquier lugar. 

La clave fue que aprendimos que la flexibilidad nos ayuda a ser más productivos.

Muchos negocios han ahorrado dinero en gastos operacionales al darse cuenta que no necesitan un lugar específico para trabajar. A ti eso puede ayudarte a ahorrar ciertos gastos que puedes reinvertir en otro tipo de crecimiento. 

Además, todo esto te permitirá disfrutar de más tiempo de calidad con tu familia.

2. La salud es primero

Hacer una prioridad la salud de los trabajadores es otra de las lecciones aprendidas del COVID-19. 

Al principio, nuestros hogares hicieron las veces de oficinas, pero cuando pudimos volver al trabajo nos aseguramos de que las instalaciones fueran lugares más seguros y confiables para los empleados, con protocolos para evitar contagios.

También aprendimos que nuestra salud mental es una prioridad. 

Cuando las noticias sobre la pandemia eran abrumadoras, empezamos a buscar espacios donde pudiéramos reencontrarnos con nosotros mismos, enfrentar nuestros miedos y hacer cosas divertidas que nos devolvieran algo de la tranquilidad que habíamos perdido.

Incluso ahora que han terminado las cuarentenas, seguir con estas prácticas es fundamental.

La lección para las empresas es que deben abordar de ahora en adelante la salud de sus empleados (¡y las de ellos mismos!) de manera integral, dedicando recursos para cuidar de su condición física, pero también ofreciéndoles apoyo para liberarse del estrés laboral y de las preocupaciones de la vida cotidiana. 

Como bien dicen: si tienes a alguien que te escuche, cualquier problema es más llevadero.

empresaria reabriendo su negocio gracias a las lecciones aprendidas del covid-19

3. Los clientes son seres humanos

Durante la crisis, los negocios hicieron todo a su alcance para mantener a sus clientes a salvo. Pero no era suficiente ofrecer alcohol en gel o mascarillas, tampoco llevarles los productos hasta sus casas o satisfacer todas sus necesidades mediante canales virtuales. 

Los pequeños negocios ahora entienden la importancia de crear una comunidad

Otra de las lecciones aprendidas del COVID-19 nos demostró que debíamos conectarnos con nuestros clientes a otro nivel, porque estaban sufriendo igual que nosotros. Había que llamarlos y preguntarles si estaban bien, cómo se sentían o agradecerles por seguir siendo fieles a nuestra marca.

También había que decirles que podían contar con nosotros y que cuando todo pasara, seguiríamos ahí para ellos. A veces se nos olvida que nuestros clientes son seres humanos, y no una simple fuente de ingresos.

4. Ahorra algo de dinero

Nadie se imaginaba que una pandemia azotaría al mundo. Llegó sin previo aviso y nos agarró por sorpresa a todos.

Probablemente mucho estrés se habría evitado si hubiéramos estado mejor preparados. Pero ahora ya sabemos.

Parte de esa preparación implica crear un fondo de emergencias para sobrellevar tiempos difíciles. Porque lo único seguro es que estos siempre llegan. 

Luego de los primeros cierres de la economía, muchos pequeños negocios no pudieron levantarse. No tenían los recursos para reabrir, comprar suministros ni mucho menos pagar la nómina. 

Esto se habría evitado si hubieran ahorrado cada mes un porcentaje de sus ganancias. Esta es justamente la mejor manera de comenzar un fondo para contingencias.

Las empresas que sobrevivieron lo hicieron en parte gracias a sus ahorros, que les permitieron salir a flote incluso generando menos ingresos. Así evitaron despedir personal, y ahora pueden hasta contratar nuevos empleados, muchos de los cuales habían perdido sus trabajos por la pandemia.

Ahora tenemos los conocimientos para crear un futuro estable, sin importar cuáles problemas se crucen en nuestro camino. 

empleados felices discutiendo lecciones aprendidas del covid-19

5. Adapta el cambio y las tendencias

Durante todo este tiempo la tecnología nos permitió estar más cerca de nuestros seres queridos y clientes, además de que ayudó a cuidar mejor la salud de todos.

Los negocios que le sacaron provecho a las tendencias tecnológicas salieron mejor librados. Hacer videoconferencias por Zoom desde casa o usar aplicaciones para vender, son solo algunos ejemplos de lo que puede hacer la tecnología por tu empresa. 

Esto solo ayuda a demostrar que el cambio no es malo y que adoptar tendencias puede fortalecer a nuestros negocios.

Estas son otras soluciones que se quedarán con nosotros, y que deberías implementar si todavía no lo has hecho:

  • Adaptar y digitalizar los puntos de contacto físico. Ahora todas las compras se hacen sin contacto.
  • Implementar un sistema de punto de venta es crítico.
  • Debemos tener canales en línea para comunicarse con los clientes. Esto les permitió a muchas industrias permanecer en contacto con el público, seguir los protocolos de bioseguridad, y ahorrar costos.
  • Más herramientas digitales para la fuerza de ventas. Los vendedores te agradecerán herramientas mejoradas para comunicarse con sus clientes o hacer reportes y facturas desde donde estén.
  • Sácale todo el provecho a la tecnología disponible. Tal vez no tengas que comprar software nuevo o más herramientas, únicamente optimizar las que ya tienes y buscarles beneficios adicionales.

#SabíasQue
Si tienes una idea en mente para fortalecer tu empresa en la nueva normalidad, pero te falta el dinero para materializarla, nosotros te ayudamos.

empresario latino maduro sonriendo tras el coronavirus

Una mejor normalidad para tu negocio es posible

Después de la tormenta viene la calma y sale el sol. Y la normalidad ya está a la vuelta de la esquina. Pero tú puedes hacer que sea una mejor normalidad, tanto para nosotros como para nuestras empresas, si aplicamos las lecciones aprendidas del COVID-19.  

El futuro puede ser más brillante si tomas todo como una oportunidad de aprendizaje.

La supervivencia de nuestros negocios no dependió solamente de mejores estrategias de marketing o ayudas del gobierno, sino de poner en primer lugar en la lista de prioridades a los seres humanos. 

Y las personas deben seguir siendo la prioridad en los años por venir. Si de ahora en adelante los empleados pueden armonizar su vida en el hogar con el trabajo en casa y si se les facilitan espacios para que alivien su estrés, estarán más satisfechos con su labor y con una mejor disposición para dar lo mejor de sí.

De igual modo, si nos acercamos a nuestros clientes y les hacemos saber que los entendemos y que estamos para ayudarlos, confiarán más en nosotros y estarán de nuestro lado cuando los necesitemos. 

En Camino Financial no le cerramos las puertas a ningún negocio y menos en tiempos difíciles. 

Por eso creamos recursos que te ayuden a prepararte para el futuro y hacer tu negocio más rentable. Te invitamos a seguir leyendo:

Recuperación económica de los negocios después del COVID

Las pequeñas empresas después del COVID: pronóstico para el verano

 

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS