Por: dtallent
Leelo en 6 minutos

5 claves para redactar contratos en tu pequeña empresa

0 0
0

¿Calificas para un
préstamo de negocios?

Si quieres expandir o abrir un negocio, necesitarás contratar a trabajadores. Quizá quieras contratarlos a jornada completa y hacerlos empleados oficiales. Para que alguien sea un empleado, necesitarás redactar un contrato. A primera vista, la cosa no parece tan difícil, ¿no?

Pero esto es lo que pasa:  

Redactar un contrato es difícil. Un término vago o un error de redacción pueden llevar a confusión e incluso originar una demanda. Las cosas se complican si tienes en cuenta las leyes federales, estatales y locales. En este artículo intentaremos aclararte los cinco puntos fundamentales que como dueño de una pequeña empresa debes saber sobre los contratos.  

5 elementos de un contrato efectivo para pequeñas empresas

Ya hemos visto que redactar contratos puede ser complejo. Pero si sigues estos 5 sencillos consejos podrás redactar contratos claros y legales sin problema.

1 Ponlo por escrito

Los contratos orales son legales y válidos bajo ciertas circunstancias. Pero intenta siempre poner por escrito tus contratos, así como la aceptación de dicho contrato por parte del empleado. Así conseguirás que los términos del contrato queden más claros para ti, para el empleado, y para cualquier tercera persona que tenga que resolver una disputa o una demanda.

2 Usa lenguaje claro y preciso  

Los términos vagos a ambiguos pueden crear malentendidos entre tu empleado y tú. Se pueden volver en tu contra si el empleado cuenta con un buen abogado. Tu empleado debe entender claramente qué quieres decir en cada sección del contrato. Además, tienes que tener cuidado con el uso de adverbios y modificadores (“rápidamente”, “profesionalmente”, etc.). Veamos un ejemplo: “El empleado debe leer rápidamente y responder a los horarios de trabajo cuando sean anunciados”. Esta estipulación deja claro que el empleado tiene que leer los horarios rápidamente. Pero deja abierta la interpretación a si debe o no debe responder también rápido.

Veamos cómo podemos mejorar esa frase:

“El empleado debe leer rápidamente y responder rápidamente a los horarios de trabajo cuando sean anunciados”. Ahora está claro que “rápidamente” se refiere tanto a “leer” como a “responder”. Parece que se trata de buscarle tres pies al gato, pero realmente marca la diferencia en términos legales.

3 Define los términos importantes y a los involucrados  

Al principio de los contratos, el redactor define a menudo ciertas palabras. Se trata de aquellos términos que van a repetirse constantemente en el contrato.

Veamos otro ejemplo:

“El empleado debe trabajar 40 horas a la semana”.  

Parece muy claro, ¿no? ¿Pero quién es exactamente el “empleado” al que nos referimos? La gran mayoría de empresas tienen más de un empleado. Por eso es buena idea definir “empleado” como la persona que acepta el contrato. Puedes incluso usar el nombre de esa persona en lugar de la palabra “empleado” para no dejar lugar a dudas. También conviene definir términos como “beneficios” o “compensación”. Así estará claro lo que significan exactamente en el contrato.

4 Escribe los números con numerales y con palabras

Suena innecesario, pero de hecho es una estrategia estupenda para prevenirse. Cuando redactas muchos contratos es fácil equivocarse en un detalle como un número o una coma, lo cual puede tener consecuencias desastrosas. Si escribes el número en cuestión también con palabras, te protegerás contra errores de redacción que puedan cambiar por completo las cifras de tu contrato.

5 Evita las expresiones que puedan tener un significado legal

Existen palabras que no parecen dar lugar a interpretaciones para la mayoría de nosotros. Y sin embargo, pueden significar cosas muy diferentes en un documento legal. Por ejemplo, llamar a alguien “agente” puede parecer simplemente una manera de designar a esa persona. Pero bajo el punto de vista legal, afecta a la manera en que esa persona puede tratar con clientes en potencia. Asegúrate de que si usas alguna de estas expresiones o palabras, conoces su significado legal, o podrías estar diciendo algo que no quieres. Para tener una lista de algunos de estos términos y su significado legal, mira este glosario para dueños de empresas (solo en inglés).

Otros recursos para dueños de empresas  

Como ves los contratos son un tema complicado, y nos es imposible cubrirlo todo en este artículo. Por eso te ofrecemos esta base de datos de findlaw.com. Ahí encontraras leyes importantes en cada estado, ejemplos de formularios de contrato, y mucho más.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a ver la importancia que los contratos pueden tener en una pequeña empresa. Si sigues los cinco consejos que te hemos ofrecido, no tendrás problema a la hora de redactar contratos que no acaben en una demanda. ¡Y no olvides visitar nuestro blog para ver más consejos sobre marketing, finanzas, y gestión de tu pequeña empresa!

¡Llévate algo extra si nos recomiendas a un amigo!

Obtén $175 en efectivo por cada recomendación

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

¡Llévate algo extra si nos recomiendas a un amigo!

Obtén $175 en efectivo
por cada recomendación