Inversor eligiendo diferentes tipos de inversión desde su computadora.
Francisco Salvador
Por: fsalvador
Leelo en 13 minutos

¿Qué tipos de inversión puedes hacer como dueño de una pequeña empresa?

1 0
0
Blog_Banner_1

Como emprendedor, sabes que debes asumir ciertos riesgos a la hora de invertir en tu negocio. Pero también sabes que cada centavo cuenta. Por lo tanto, es clave que el dinero que inviertes en tu empresa (¡y con tanto esfuerzo!) sea lo más productivo posible.

Cuanto mejor sepamos invertir (en materiales, instalaciones u horas de trabajadores), seremos más productivos y competitivos, obtendremos el mayor beneficio posible y haremos crecer nuestro negocio de manera sostenible.

En este post te explicamos de manera sencilla las principales alternativas y los tipos de inversión que puedes hacer como dueño de tu negocio.

¿Cuáles son los tipos de inversión más comunes para los propietarios de pequeñas empresas?

Si tienes intención de invertir en tu negocio para su crecimiento a largo plazo, tienes muchas opciones y debes sopesarlas con cuidado. Estos son los tipos de inversión más habituales:

1. Acciones

Las compañías dividen la propiedad en un número de acciones, las venden y obtienen dinero a cambio (aquí puedes ver cómo funciona la bolsa de valores). Cuando compras una acción, estás invirtiendo en una pequeña parte de las ganancias y activos de una empresa concreta.

Pros

Como inversor, puedes comprar y vender acciones de distintas empresas. Si el valor de la acción sube, puedes venderlas y obtener un beneficio. En algunos casos las empresas reparten dividendos (una parte de las ganancias que algunas empresas periódicamente pagan a sus inversores)

Contras

Puedes obtener grandes ganancias pero no olvides que conlleva un riesgo (aquí puedes barajar los riesgos de la bolsa de valores): si cae la actividad económica de la empresa de la que tienes acciones, esas acciones pierden valor. Y si esa empresa quiebra, perderás toda tu inversión.

Lectura relacionada: Cómo invertir en la bolsa de valores.

2. Bonos

Un bono es una inversión de renta fija. Consiste en un préstamo que haces al emisor de ese bono (una compañía o el gobierno) a cambio de unos pagos regulares en forma de intereses. El capital invertido se amortiza en la fecha de vencimiento del bono.

Pros y contras

Suelen considerarse de menor riesgo que las acciones, pero también tienen menos rendimiento. De igual manera, los bonos del estado o de una ciudad suelen considerarse más seguros que los corporativos y por tanto ofrecen menos interés a cambio de tu dinero.

3. Fondos

Los fondos son reservas comunes de dinero que se establecen para un propósito concreto. Suelen ser administrados e invertidos por profesionales.

Como inversor, el propietario del negocio puede colocar dinero en los fondos para obtener una rentabilidad. Tienen la ventaja de acceder a un gran número de inversiones a través de una única transacción de dinero.

Estos son los tipos principales de fondos:

  • Fondos de inversión: Reúnen dinero de inversores y lo invierten en una cartera diversificada de acciones, bonos u otros activos. Si el fondo gana dinero, puedes distribuir una parte de ese dinero entre los inversores. Si el fondo aumenta su valor, puedes vender tu participación en el fondo y ganar dinero. Para invertir, se paga una tasa anual de gastos.
  • Fondos indexados: Es un tipo de fondo de inversión que sigue un índice bursátil de referencia (el índice Standard & Poor’s 500): en vez de pagar a un manager que decida las inversiones, se tiene una cartera de acciones de las empresas del citado índice. Estos fondos pueden subir de valor cuando los índices de referencia aumentan su valor. Tienen menos gastos que un fondo de inversión.
  • Fondos de inversión cotizados (ETF): Se trata de un tipo de fondo indexado. La diferencia entre un ETF y un fondo indexado es que a lo largo del día puedes comprar y vender ETFs como si fueran una acción. Es decir, el precio del ETF varía a lo largo del día (mientras que los fondos de inversión o los indexados se cotizan una única vez al final del día, con independencia de la hora a la que el inversor compre). Puede resultar muy útiles para el pequeño inversor porque le permite diversificar a un coste bajo.

4. Productos bancarios

  • Certificados de depósito: Son emitidos por bancos y cooperativas de crédito, ofreciendo un interés si el inversor deja el dinero sin tocarlo un tiempo determinado, y con penalizaciones en caso de retirarlo antes de finalizar el plazo. Hay una gran variedad, con diferentes tipos de interés, duraciones y ofertas temporales en bancos tradicionales y online.

Pros y Contras

A diferencia de las acciones y los bonos, son una inversión más segura (tasa de rendimiento garantizada) pero en caso de necesitar el dinero, hay penalizaciones por la retirada anticipada.

  • Cuentas de ahorros: Hay cuentas de ahorros de alto rendimiento (por encima de la inflación), pensadas para emergencias futuras o una compra elevada prevista también pensando en el futuro. Suelen ser ofrecidas por instituciones diferentes a los bancos con sucursales físicas, que soportan mayores gastos.

Pros y Contras: Ofrecen tasas de interés por encima de la inflación pero hay que estar atentos a las comisiones, cargos y requisitos. Dependiendo de ellos, incluso podrías perder dinero.

Lectura relacionada: ¿Por qué deberías abrir una cuenta de ahorro comercial?

5. Opciones

Una opción es un contrato que refleja el precio fijo para comprar o vender una acción en una fecha específica. Al comprar el contrato, compras la opción, no las acciones. La opción no te obliga a comprar o vender las acciones en la fecha. Puedes comprar o vender las acciones es esa fecha, vender el contrato a otro inversor o dejar que expire sin comprar o vender. La opciones pueden ser complejas pero básicamente consisten en bloquear el precio de una acción que esperas que aumente de valor en esa fecha. Si sale mal la predicción y no se compra o vende, sólo se asume el coste del contrato en sí.

Si tienes dudas entre invertir en acciones u opciones lees este post para saber en cuál de los dos productos invertir.

6. Planes de Pensiones (Cuentas 401 K)

Un plan 401(k) (el nombre proviene del Código de Rentas Internas de EE. UU.) es una cuenta de jubilación con ventajas fiscales y aportaciones ofrecidas por los empleadores  a sus trabajadores.

Las contribuciones a sus cuentas las pueden realizar los trabajadores mediante retenciones automáticas en sus nóminas. Por su parte, los empleadores pueden igualar todas o algunas de esas contribuciones.

Hay dos tipos básicos de 401(k)s: cuentas tradicional y cuentas Roth. La diferencia principal entre ambos llega básicamente a la hora de los impuestos.

Pros y Contras

En un 401(k) tradicional, las contribuciones de los trabajadores bajan los impuestos sobre la renta para ese año, pero retirar dinero (generalmente tras jubilarse) está sujeto a impuestos. Con una cuenta Roth, los empleados hacen contribuciones tras los impuestos, pero pueden hacer retiros de dinero libres de impuestos.

En este otro post podrás encontrar más información útil para pequeños empresarios sobre los planes de jubilación.

7. Anualidades

Este tipo de producto financiero consiste básicamente en un seguro donde el inversor paga una serie de primas para obtener un retorno en el futuro. Estos son algunos tipos:

  • Anualidades fijas: A través del pago de una prima, recibes una cantidad fija tras un periodo determinado de tiempo.
  • Anualidades variables: Permite al inversor elegir opciones de inversión para la prima pagada.
  • Anualidades vitalicias indexadas: Garantiza pagos mínimos de intereses y sigue un índice bursátil como el S&P 500.

Pros

Se recibe un pago fijo, que puede ser una renta vitalicia hasta que el inversor o el inversor y su cónyuge fallezcan. Además, el fallecimiento puede incluir beneficiarios por dinero no pagado.

Contras

Hay una compleja variedad con distintos modelos, cantidades y plazos de pago y duraciones que las pueden hacer de difícil comprensión. Además, la inflación resta poder adquisitivo a largo plazo. Por último, el inversor prácticamente no tiene poder de decisión en las inversiones.

Lectura relacionada: Planifica tu jubilación. Aprende qué son las anualidades.

8. Criptomoneda

Es una forma de pago que puede ser canjeada en línea por bienes y servicios. Hay empresas que han emitido sus propias monedas para ser usadas con sus bienes o servicios. Se las suele llamar “fichas”.

Puedes obtenerlas a cambio de dólares o de otras criptomonedas. La adquisición se hace a través de una aplicación donde se puede intercambiar dinero real por criptomonedas. Hay multitud de estos mercados de intercambio de criptomonedas, donde es posible comprarlas y venderlas. A efectos de impuestos se las considera “propiedad”, no moneda.

Pros

Las criptomonedas utilizan la tecnología Blockchain, lo que las hace seguras (aunque hay cierto escepticismo al respecto). Si aquellos que tienen criptomonedas consideran que van a aumentar su valor en el futuro, optan por dejar de usarlas como moneda y no gastarlas para pasar a considerarlas una inversión.

Contras

Para obtener un beneficio, alguien tiene que pagar más por la criptomoneda que el inversor inicial. Además, hay una gran volatilidad en los precios en los últimos años.

Aquí puedes profundizar más sobre este tipo de inversión y saberlo todo sobre las criptomonedas.

Camino Financial: invierte en tu negocio de manera segura y sostenible

Llegados a este punto puedes pensar que te gustaría invertir en el crecimiento de tu negocio y aumentar su rentabilidad, pero no disponed del exceso de liquidez para hacerlo por medio de las opciones que te hemos explicado arriba. ¡No te desanimes! Tienes una alternativa a tu alcance.

En Camino Financial nuestro lema es “No cerramos las puertas a ningún negocio”. El tuyo, por supuesto, no es una excepción.

Brindamos préstamos de hasta $400,000 a pequeñas empresas. ¿Quieres saber si precalificas para uno de nuestros préstamos?  Completa nuestro formulario en línea y tendrás la respuesta al instante.

¿Qué ventajas encontrarás al optar por nosotros? Nuestros especialistas en préstamos te ayudarán a:

  • Conseguir la mejor opción de financiamiento con las mejores tasas de interés posibles que te permitan devolver tu préstamo con comodidad, con pagos mensuales y fijos, y por tanto sin sorpresas.
  • Aumentar las ganancias de tu negocio y hacerlo crecer, ya que puedes usar los fondos de nuestros préstamos para el propósito que elijas: aumentar tu flujo de caja, mejorar o ampliar tu negocio, comprar equipamiento o inventario, contratar a personal, invertir en marketing, etc.
  • Rentabilizar al máximo tu inversión, de manera que obtengas la máxima ganancia posible al usar tu préstamo.

Esperamos que esta lectura te haya ayudado a entender mejor qué tipos de inversión puedes hacer y todas tus alternativas. Ahora que lo sabes, la pregunta natural que sigue es “¿Cuánto debo invertir en mi negocio?”. Sigue leyendo esta guía para saber cuánto y cómo invertir en tu empresa.

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS