Trabajador en empresa metalera. Concepto: ¿Qué pasa con tu negocio si eres deportado?
Adina A.
Por: adinaa
Leelo en 12 minutos

¿Qué pasa con tu negocio si eres deportado?

1 0
0
Blog_Banner_1

La ley federal de inmigración permite al gobierno deportar a aquellos que no tienen un estatus legal actualizado o que no cumplen otros requisitos necesarios para permanecer en el país. Por ejemplo, los oficiales de inmigración pueden deportar a alguien que cruce la frontera sin ser inspeccionado por un oficial de inmigración, a alguien que permanezca el país con una visa expirada, o a alguien que se enfrenta a una condena penal, incluso si tiene una greencard.

Además de considerar si tu negocio corre riesgo debido a las leyes de inmigración, es importante que cuentes con planes en caso de que las autoridades de inmigración decidan deportarte. Puedes preparar un plan de emergencia en caso de deportación para estudiar las formas de luchar por tu caso desde tu país de origen para volver a llevar tu negocio en los Estados Unidos, si bien es extremadamente difícil lograrlo. También puedes hacer un plan de emergencia para tu negocio para asegurarte de que está en buenas manos mientras vivas fuera de los Estados Unidos y dejar una vía abierta para continuar administrándolo desde el extranjero.

Pasos a seguir una vez que hayas regresado a tu país de origen para luchar contra la deportación

Desafortunadamente, es casi imposible para aquellos que han sido deportados regresar a los Estados Unidos. Si has sido deportado y quieres tratar de encontrar una manera de regresar a los Estados Unidos para continuar con tu negocio desde dentro del país, existen muy pocas opciones.

1. Familiarízate con las prohibiciones para regresar a los Estados Unidos después de la deportación

Para los inmigrantes que ya han sido deportados, es extremadamente difícil regresar a los Estados Unidos debido a las leyes e impedimentos para regresar al país después de la deportación. Dependiendo del tipo de orden de deportación, los inmigrantes deportados pueden estar sujetos a restricciones legales que les impiden regresar legalmente a los EE. UU. durante cinco, diez o veinte años, o, a veces, de forma permanente.  

2. Consulta con un abogado de inmigración calificado y experimentado para identificar posibles opciones legales

En primer lugar, es realmente importante consultar con un abogado de inmigración sobre tus opciones si eres deportado.

Para los pocos que tienen la opción de intentar regresar legalmente al país, el proceso es legalmente complejo y requiere un abogado de inmigración altamente calificado y experimentado.

Debes asegurarte de que el abogado de inmigración tenga una licencia actualizada, que la mantenga con educación legal continua, y que sea miembro de una Asociación de Abogados del Estado. Uno de los mejores recursos para verificar esta información es a través de la herramienta de búsqueda de abogados de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA por sus siglas en inglés). Si el abogado de inmigración es miembro de AILA, esta es también una excelente manera de verificar y asegurarse de que la persona sea realmente un abogado y no un fraude notario.

3. Apela la orden de deportación

Un abogado de inmigración puede ayudar a una persona deportada a determinar si tiene alguna opción para tratar de impugnar su orden de deportación a través de una apelación en los tribunales. Una persona que ha sido ordenada deportar por un juez de inmigración tiene 30 días para apelar la decisión ante la Junta de Apelaciones de Inmigración, que es la agencia de apelaciones para casos de inmigración bajo el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Una persona que ha sido ordenada deportar por la Junta de Apelaciones de Inmigración puede intentar apelar esa decisión ante un Tribunal de Apelaciones del Circuito de EE. UU. también en un periodo de 30 días.

Sin embargo, debe haber una base válida para impugnar la orden de deportación bajo la ley. Si no hay un problema legal que lo justifique, apelar la decisión de la orden de deportación podría ser una pérdida de dinero, esfuerzo y tiempo.

Además, no todas las órdenes de deportación pueden ser apeladas a través de los tribunales. Para aquellos que sí tienen una base sólida para apelar y todavía están dentro de los 30 días para presentar la apelación, es muy importante buscar un abogado de inmigración con experiencia en apelaciones porque los individuos a menudo solo tienen una oportunidad de presentar una apelación en cada etapa del proceso.

4. Intenta reabrir la orden de deportación

Además, un abogado de inmigración puede ayudar a una persona deportada a identificar si tiene un argumento sólido para tratar de reabrir su orden de deportación de su caso de inmigración en la corte de inmigración o en la Junta de Apelaciones de Inmigración. Por lo general, los inmigrantes pueden tratar de reabrir su caso dentro de los 90 días posteriores a la orden de deportación si existe un motivo válido según la ley, y solo después de ese período de 90 días en circunstancias excepcionales. Es bastante difícil tratar de reabrir un caso para anular una orden de deportación. De nuevo, es muy importante trabajar con un abogado de inmigración para asegurarse de que la única oportunidad de reabrir la orden se haga de la manera correcta. 

5. Solicita el procesamiento consular a través de una embajada o consulado de EE. UU.

Para los inmigrantes deportados que no pueden apelar sus órdenes de deportación o intentar reabrirlas, un abogado de inmigración también puede ayudarlos a determinar si tienen la opción de regresar a los Estados Unidos a través del procesamiento consular en la embajada o consulado de los Estados Unidos desde el extranjero. Por ejemplo, se podría solicitar una greencard a través de un miembro de la familia que sea ciudadano estadounidense o residente permanente legal. O tal vez la persona deportada pueda solicitar una visa de estudiante o de turista.

Una persona que ha sido deportada y desea presentar una solicitud para regresar a los Estados Unidos necesitaría la ayuda de un abogado de inmigración para solicitar una exención con la que renunciara a su orden de deportación anterior. Dicha exención es discrecional, lo que significa que los oficiales de inmigración no tienen la obligación de otorgarla. Solicitar una greencard o visa a través del procesamiento consular también es discrecional, por lo que es importante que alguien que ha sido deportado presente el mejor caso posible con la ayuda de un abogado de inmigración calificado.

Existen formas de llevar tu negocio desde tu país de origen incluso si eres deportado.

Haz un plan de emergencia para tu empresa: cómo continuar administrando tu negocio desde tu país de origen en caso de deportación

Al igual que con la elaboración de un plan para regresar a los Estados Unidos después de la deportación, es fundamental consultar con un abogado para hacer un plan de emergencia para tu negocio en caso de que seas deportado.

1. Llega a un acuerdo con tus socios

Un abogado puede ayudarte como inmigrante a establecer un acuerdo con tus socios comerciales en caso de que uno de los socios sea deportado. Un acuerdo avanzado puede determinar cómo actuarán los otros socios en esa situación. Los socios pueden acordar permitir que la persona deportada mantenga la propiedad del negocio o que continúe compensándolos financieramente.

2. Intenta continuar siendo el propietario y administrar tu negocio desde el extranjero

Aunque puede ser bastante complejo hacerlo, los inmigrantes deportados pueden contratar a un abogado para ver si es posible elaborar un plan para continuar siendo el dueño del negocio y administrarlo desde su país de origen después de la deportación. Un abogado puede ayudarte a administrar el negocio, representar los intereses del país en caso de disputa, y garantizar la estabilidad del negocio en los Estados Unidos una vez que ya no estés en el país.

3. Haz planes para transferir la propiedad de la empresa

Muchos inmigrantes que se preocupan por ser deportados eligen a otra persona de su confianza para continuar dirigiendo sus negocios en caso de ser deportados. Una persona puede transferir la propiedad de su empresa a alguien que sea ciudadano de los EE. UU. o asignar a esa otra persona la capacidad de tomar decisiones a través de un poder notarial en caso de que sean deportadas.

4. Pon el negocio a nombre de otra persona

Además de hacer planes para transferir la propiedad del negocio a un pariente que sea ciudadano de los EE. UU., algunos inmigrantes deciden poner su negocio a nombre de un familiar o socio con estatus legal. Tomar esta decisión podría tener muchas implicaciones y consecuencias legales. También puede poner a un inmigrante en una situación vulnerable en la que fácilmente podrían aprovecharse de él o podría perder sus derechos en el negocio. Por lo tanto, es importante buscar el consejo de un abogado antes de tomar cualquier decisión sobre el nombre de la empresa.

5. Reduce o vende el negocio

Debido al miedo o a la certeza sobre la deportación, algunos inmigrantes deciden reducir sus negocios o venderlos. Desafortunadamente, a menudo aquellos que se encuentran en esta situación y tienen que vender su negocio debido a la deportación, acaban perdiendo mucho dinero. Sin embargo, para algunos, puede valer la pena vender el negocio incluso con pérdidas para obtener algunas de las recompensas financieras de su arduo trabajo antes de abandonar el país.

Conocer tus derechos y los recursos disponibles es la mejor manera de luchar contra la deportación.

En definitiva, aunque puede ser muy difícil enfrentar la posibilidad de deportación como dueño de un negocio cuando hay tanto en juego en los Estados Unidos después de años de arduo trabajo, hay algunas opciones disponibles para que los inmigrantes que han sido deportados puedan intentar regresar a los Estados Unidos o continuar sus negocios desde el extranjero.

En Camino Financial, creemos firmemente en nuestro lema: “No cerramos las puertas a ningún negocio”. Apoyamos a los inmigrantes latinos independientemente de tu estatus migratorio. Por eso nuestra misión es mostrarte cómo luchar por sus derechos y aprender formas de proteger tu negocio y a tu familia.

Educarte sobre tus derechos y saber qué hacer en caso de un problema de inmigración es una de las mejores maneras de estar preparado. Asegúrate de saber qué hacer si los agentes de inmigración se presentan en tu negocio, de cómo recibir educación en finanzas y de los recursos legales disponibles para obtener ayuda como inmigrante.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS