Betsy Wise
Por: betsy_wise
Leelo en 9 minutos

¿Qué es un negocio de transferencia cuando hablamos de impuestos?

¿Qué es un negocio de transferencia o pass-through business en inglés? ¿Estamos de hablando de algo relacionado con las transferencias bancarias? No, nada más lejos de la realidad.

Cuando hablamos de negocios de transferencia, nos estamos refiriendo al ámbito de los impuestos. Ya sabes que, como dueño de una empresa, tienes la obligación y la responsabilidad de declarar tus impuestos. Siempre, independientemente del tipo o tamaño del negocio que tengas. Lo que pasa es que hay diferentes maneras de hacerlo, dependiendo de la manera en que esté estructurada tu empresa.

Un negocio de transferencia no tiene que pasar por los requisitos fiscales que enfrentan las corporaciones, que son estructuras legales de “doble imposición”. ¿Qué significa todo esto? Hablemos de ello en detalle. Vemos qué es un negocio de transferencia, cómo declaran los impuestos las empresas de este tipo y cuáles caben en esta categoría.

Y lo más importante de todo: ¿es un negocio de transferencia lo más adecuado para ti?

¿Qué es un negocio de transferencia?

A la hora de hacer los impuestos de un negocio de transferencia, los ingresos, las deducciones comerciales, los créditos y las pérdidas de la empresa pasan (“se transfieren”) a los impuestos del propietario o propietarios de la misma. Se declaran ahí, en la declaración personal de impuestos, no en la de la empresa.

En otras palabras, los empresarios reportan sus ganancias o pérdidas comerciales en su declaración de impuestos personal, junto con otros ingresos que puedan tener. Con “otros ingresos” nos referimos al salarios que puedan recibir, los intereses ganados, las distribuciones de IRA, los beneficios de seguridad social, etc.

¿Qué significa todo esto a la hora de pagar impuestos?

Lo cierto es que declarar tus impuestos como una empresa de transferencia podría reportarte grandes ahorros fiscales.

Al optar por pagar impuestos como una empresa de transferencia, los dueños de la empresa no están sujetos al pago de impuestos corporativos. A diferencia de una empresa de transferencia, las Corporaciones C pagan impuestos sobre las ganancias de la empresa y, además, los propietarios, en sus declaraciones individuales, deben pagar impuestos nuevamente sobre los dividendos o ganancias de la empresa, reflejadas como ingresos.

Eso es lo que se llama “doble imposición”, que viene a ser algo así como pagar impuestos dos veces. Además, los propietarios de corporaciones también pagan impuestos sobre cualquier acción que vendan a cambio de capital.

¿Por qué puedes ahorrar dinero como dueño de un negocio de transferencia? Porque solo pagas impuestos una vez.

Pongamos un ejemplo: una empresa tiene dos propietarios y sus ganancias netas antes de declarar impuestos suman un total de $300,000. Cada uno de los propietarios del negocio reportará $150,000 como ingresos en el Anexo C en sus declaraciones de impuestos individuales, y se les aplicarán impuestos en consecuencia. Como este negocio no es una corporación, a los dueños no se les paga dividendos, por lo que no deben impuestos adicionales.

Pero no olvides que los ingresos comerciales que se transfieren a un individuo pueden estar sujetos a impuestos sobre el trabajo por cuenta propia, que actualmente representan el 15.3% de las ganancias netas después de deducir los gastos y ajustes comerciales. Los dueños de negocios que hacen pagos estimados de impuestos para cubrir el impuesto federal sobre la renta estimado para ese año fiscal también declaran impuestos como trabajadores por cuenta propia.

¿Qué tipos de empresas son negocios de transferencia?

Los siguientes tipos de empresas no pagan impuestos corporativos y son por tanto negocios de transferencia. En algunos casos, las LLCs también se consideran entidades de transferencia.

  • Empresas unipersonales: Se trata de un negocio de un solo propietario o de una pareja casada. Las ganancias o pérdidas del negocio se reportan en el Anexo C y se transfieren a la declaración de impuestos 1040 de los individuos o las parejas. La Ley de Contribuciones de Empleo por Cuenta Propia requiere que los propietarios únicos también paguen el impuesto de trabajo por cuenta propia.
  • Asociaciones: Aquí, varios propietarios comparten los activos y pasivos de la empresa. Reportan su parte de los ingresos en el Anexo E del Formulario 1065, que es el formulario para declarar los ingresos de una asociación. Algunas LLCs o compañías de responsabilidad limitada eligen reportar sus impuestos como una asociación. Además, los socios de pleno derecho pagan el impuesto sobre el trabajo por cuenta propia, mientras que los socios limitados solo pagan impuestos por cuenta propia cuando se les paga por sus servicios laborales.
  • Corporaciones S: Están sujetas a tener una sola clase de acciones y hasta 100 accionistas. Las Corporaciones-S declaran sus impuestos como asociaciones. Las ganancias de la corporación se transfieren o reflejan en las declaraciones de impuestos personales de los accionistas. Los accionistas reciben una compensación requerida para retener el impuesto FICA. Sin embargo, los accionistas de corporaciones S no pagan impuestos por cuenta propia.

Por lo general, las empresas unipersonales y las asociaciones son más fáciles de configurar porque no se requiere presentar ningún documento. Sin embargo, normalmente sí se requiere que las LLC presenten artículos de organización, y que las Corporaciones S presenten artículos de incorporación. Según el estado en el que vivas, las autoridades pueden exigirte acuerdos operativos si tienes una LLC, o estatutos si tienes una Corporación S.

Esperamos que toda esta información te ayude, pero siempre es recomendable que consultes a un contador o a un profesional de impuestos. Piensa que conocen las leyes y requisitos fiscales mejor que nadie, y pueden ayudarte a maximizar las ganancias de tu empresa y minimizar los ingresos sujetos a impuestos.

¿Es un negocio de transferencia lo más adecuado para ti?

Como dueño de un negocio, debes sopesar las ventajas y los inconvenientes antes de decidir si una entidad de transferencia es la mejor opción para ti.

Ventajas de un negocio de transferencia

Una entidad de transferencia permite a los propietarios estar sujetos a menos impuestos y a la vez tener menos responsabilidad personal. Una de las razones obvias para elegir declarar impuestos como una estructura de transferencia es evitar la doble imposición sobre los activos de la empresa. Cualquier dueño de un negocio quiere ganar dinero, y parece injusto ver disminuir las ganancias debido a los impuestos dobles.

Implementada en 2018, la Ley de Reducción de Impuestos y Empleos aprobó una reforma tributaria que permite a los negocios de transferencia reclamar una deducción del 20% sobre la participación de cada propietario en los ingresos comerciales, para reducir así el impuesto federal sobre la renta que deben. Para reclamar esta deducción, los contribuyentes deben recibir ingresos dentro de un límite específico y cumplir otros requisitos.

Además, un negocio de transferencia puede tener cualquier tamaño. Hay negocios de un solo propietario y otros que tienen cientos de empleados. Por lo general, un negocio de transferencia genera más ingresos netos que una corporación.

#SabíasQue
Los dueños de negocios de transferecia pueden acabar pagando hasta un 20% menos en impuestos sobre los ingresos de sus empresas en comparación con lo que pagan los empleados en impuestos sobre sus sueldos.

Inconvenientes de un negocio de transferencia

Dependiendo de tus ingresos, tu tasa impositiva personal podría alcanzar hasta un 37% (si tienes ingresos de más de $510,300 como contribuyente soltero o de más de $612,350 si declaras impuestos como pareja casada). De acuerdo con las tasas tributarias del IRS más recientes, otras tasas impositivas oscilan entre el 10% y el 35 % (entre $9,700 y $204,100 para contribuyentes solteros, y entre $19,400 y $408,200 para parejas casadas).

El código tributario individual cambia continuamente a medida que los legisladores revisan cómo las empresas de transferencia afectan los ingresos tributarios. Además, al configurar una entidad de transferencia puede que tengas que pagar por los servicios de un contador y un abogado.

Por último, ten en cuenta que, a veces, los propietarios de una empresa tienen más dificultades para obtener capital de inversionistas a menos que estructuren sus negocios como una Corporación C.

Elige correctamente

La estructura comercial que elijas para tu negocio determinará la manera en que declares tus impuestos, además de otras obligaciones legales. La elección correcta ha de reflejar también la visión que tienes para tu empresa. En otras palabras, la estructura que elijas para tu empresa, si es la adecuada, mejorará la forma en la que haces negocios y te ayudará a conservar la mayor cantidad posible de tus ingresos. ¡Te los has ganado con tu esfuerzo!

Sigue leyendo:

¿Qué diferencia hay entre DBA, Empresa Unipersonal, LLC y Corporación?

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS