Brazos de hombre firmando un contrato de préstamo y sostiendo un auto de juguete y unas llaves. Concepto: Aval
Maja Mirosavljevic
Por: mmirosavljevic
Leelo en 13 minutos

¿Qué es aval? ¿Lo necesito para pedir un préstamo comercial?

0 0
0
Blog_Banner_1

Imaginemos que acudes a un prestamista para pedir un préstamo comercial. El prestamista te pide una montaña de documentos, y si esto no fuera suficiente, te informa de que además debes presentar un aval. En otras palabras, debes presentar como garantía algún tipo de propiedad que tu prestamista pueda confiscar si no llegas a devolver el préstamo. ¡A nadie le gusta poner en juego sus propios bienes o propiedades! ¿Tienes otra alternativa? ¿O en realidad es una buena opción y podría conllevar ventajas que no conoces? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de usar un aval para obtener un préstamo comercial?

Sigue leyendo para saber todo lo que necesitas sobre este requisito al solicitar un préstamo comercial.

¿Qué es aval?

Un aval, también llamado garantía, es un tipo de activo o propiedad que ofreces a tu prestamista para obtener un préstamo. Llegado el caso de que no hagas los pagos acordados, tu prestamista puede usar la garantía para recuperar sus pérdidas.

Supongamos que necesitas un préstamo de $100,000 para comenzar tu negocio. Como tu empresa es nueva, el banco puede dudar en prestarte el dinero, por lo que el prestamista puede exigirte que pongas tu casa como garantía (siempre que el valor de tu casa sea igual o superior a $100,000). Por tanto, corres el riesgo de ser embargado si no devuelves el préstamo.

Técnicamente hablando, un aval es un derecho de embargo para tu prestamista. Un prestamista puede confiscar tus bienes si tiene el derecho principal para hacerlo. Esto significa que, en el peor de los casos y si no puedes pagar el préstamo, el prestamista puede confiscar tus bienes sin que intervengan otros acreedores que intentan hacer lo mismo. Por ejemplo, un banco tiene el derecho a embargar tu casa cuando obtienes una hipoteca: mantienen este derecho hasta que terminas de pagar el préstamo. Una vez que has pagado la hipoteca por completo, el banco ya no tiene este derecho.

Para resumir, un aval proporciona a los prestamistas seguridad en caso de que no puedas pagar tu deuda. Además de ofrecer una garantía de devolución a los prestamistas, el aval proporciona tasas de interés más bajas para los prestatarios, por lo que si lo que más te preocupa son los altos intereses, el hecho de presentar un aval también puede ser beneficioso para ti.

Tipos de aval

Hay siete tipos comunes de activos que puedes presentar como aval para obtener un préstamo comercial:

1. Bienes inmuebles

Los bienes inmuebles se refieren a propiedades en forma de edificaciones y al valor de tu vivienda, pero también a automóviles, motocicletas y barcos. Es el tipo de aval más común debido a su alto valor y a su disponibilidad inmediata. Muchos propietarios de pequeñas empresas tienen acceso al capital de su vivienda, por lo que esta es una opción obvia para obtener un préstamo comercial. Sin embargo, ten en cuenta con este tipo de aval pones en riesgo el hogar de tu familia si no pagas tu deuda.

2. Inventario

Este tipo de aval es viable si tienes un negocio basado en productos. El prestamista envía un auditor externo para estimar el valor de tu inventario, y si el prestamista no lo considera lo suficientemente valioso o apto para ser revendido, es posible que no puedas obtener el préstamo.

3. Equipamiento

En caso de que desees obtener fondos para comprar un equipo específico, el equipo en sí mismo puede servir como aval. Si el prestamista estima que el equipo que deseas comprar puede conservar su valor tras un tiempo, tienes más oportunidades de obtener mejores condiciones.

4. Efectivo

Otra forma de aval es el efectivo, como tu cuenta de ahorro comercial. Para los prestamistas, este tipo de aval es muy práctico, ya que pueden acceder a este dinero fácilmente y sin tener que vender nada en caso de que no puedas devolver el préstamo. Pero para ti supone un gran riesgo porque podrías perder todos tus ahorros.

5. Facturas por pagar

Si tus clientes suelen atrasarse en sus pagos, puedes presentar esas facturas sin pagar como aval. Es una excelente opción para los propietarios de pequeñas empresas que no tienen un buen puntaje de crédito, ya que los prestamistas determinan si eres elegible para un préstamo por medio del valor de esas facturas.

6. Derecho general de embargo

Se trata del derecho que le otorgas a tu prestamista a embargarte o expropiarte tus bienes comerciales en caso de impago. Aunque técnicamente se considera un tipo de aval, ten en cuenta que este derecho general que le estás dando a tu prestamista no impide que uses esos mismo bienes como garantía para otro préstamo. Es decir, puedes obtener un préstamo no asegurado pero con un derecho general de embargo (que incluye cualquier equipamiento de tu empresa), y luego obtener un préstamo asegurado usando como aval una pieza en particular de tu equipamiento. Teniendo en cuenta todo esto, este derecho general de embargo es en realidad una forma muy débil de aval y no logrará reducir la tasa de interés de tu préstamo porque, una vez más, tú tienes la flexibilidad y la libertad de presentar cualquier tipo de aval.

7. Garantías personales

Es similar al derecho general de embargo sobre los bienes comerciales (que hemos visto en la sección anterior), pero referido esta vez a tus biene personales. Este tipo de aval le permite al prestamista incautarte cualquier bien personal que hayas puesto como garantía. Al igual que el derecho general de embargo sobre los bienes de tu negocio, no te ayudará demasiado a la  hora de reducir tu tasa de interés.

Diferencia entre préstamos asegurados y préstamos no asegurados

Comprender la diferencia entre préstamos asegurados y no asegurados te ayudará a calcular tus posibilidades de obtener un préstamo comercial y tu tasa de interés.

Préstamos asegurados: con un préstamo asegurado o garantizado, si no devuelves el préstamo según lo acordado el prestamista tiene el derecho sobre el embargo de tus bienes. Como este derecho ofrece cierta seguridad al prestamista, a este tipo de préstamos se les llama asegurados. Un préstamo asegurado supone un menor riesgo para el prestamista porque puede incautar fácilmente el aval prometido ejerciendo su primer derecho de embargo, y sin preocuparse de que otro acreedor pueda hacer lo mismo antes que ellos. La cantidad de aval requerido para garantizar este tipo de préstamo dependerá de los términos del prestamista, del tipo de préstamo y del monto que quieres pedir prestado. El valor de aquello que presentes como aval se determina a través de un proceso llamado evaluación certificada. Consiste en una valoración de cualquier propiedad, como bienes raíces, y realizada por una persona certificada. La parte positiva es que gracias al aval, es más probable que obtengas el préstamo y tasas de interés más bajas. Sin embargo, con los préstamos asegurados, si no paga el préstamo corres el riesgo de perder tus propiedades, tus ahorros, e incluso todo tu negocio .

Préstamos no asegurados: Por otro lado, aunque un préstamo no asegurado técnicamente puede involucrar algún tipo de aval (como el derecho general de embargo de tus bienes comerciales o personales), este aval se considera débil, como hemos visto anteriormente. Si no pagas tu deuda, la decisión sobre lo que sucede con tu propiedad debe resolverse en el tribunal, lo cual conlleva un proceso molesto para el prestamista y además no le garantiza que podrá finalmente quedarse con tu propiedad. Como el prestamista no obtiene ningún tipo de garantía, no obtendrás mejores términos en tu préstamo. En otras palabras, hay muchas posibilidades de que obtengas tasas de interés más altas y tu préstamo termine siendo más costoso.

¿Qué tipos de financiamiento empresarial requieren aval?

Después de aprender todo lo que necesitas saber sobre aval, hay una última pregunta que debemos hacer: ¿qué tipos de financiamiento comercial requieren aval?

El financiamiento basado en activos es un tipo de financiamiento ofrecido para financiar un activo o una compra en particular, como inventario o equipo, y que sirve como garantía al mismo tiempo.

La financiación de equipos es una forma de préstamo basados ​​en activos donde se obtiene una suma global para comprar el equipo deseado, que actúa a su vez como garantía.

Las líneas de crédito comerciales aseguradas te permiten obtener una línea de crédito en lugar de una suma global, pero también pedir prestado mayores cantidades de dinero con tasas más bajas.

El financiamiento de cuentas por cobrar es también conocido como factoraje. Con esta opción, los prestamistas toman un pequeño porcentaje de cada factura por pagar para recibir un reembolso.

Los préstamos a plazos son una suma global de capital que debes devolver con pagos regulares a una tasa de interés fija. El prestamista puede solicitar algún tipo de garantía para minimizar el riesgo de prestarte el dinero.

Tipos de crédito comercial sin garantía

Tarjetas de crédito comerciales

Esta es una de las opciones de financiamiento más comunes entre los dueños de pequeñas empresas. Es una forma rápida de acceder a fondos para destinar a cualquier necesidad de tu empresa y para cumplir con tus requisitos de capital de trabajo.

Una de las mayores ventajas de una tarjeta de crédito comercial es que solicitarla no requiere presentar ningún tipo de aval. Además, proporciona una línea de crédito renovable: esto  significa que pides prestado precisamente la suma que necesitas y nada más.

Pero estas dos ventajas conllevan un alto costo: el interés o la tasa de porcentaje anual (APR, por sus siglas en inglés) sobre el dinero que pides prestado puede llegar a estar entre el 12% y el 22% o más, mucho más que en un préstamo comercial no asegurado. Además, existen otros cargos adicionales (como una tarifa anual o una tarifa por exceso del límite de uso) que no encontrarás en un préstamo comercial no asegurado

Infórmate aquí sobre cómo las tarjetas de crédito comerciales se comparan con los préstamos comerciales no asegurados

Camino Financial

En Camino Financial ofrecemos préstamos comerciales a plazos que oscilan entre $5,000 y $400,000. A diferencia de los prestamistas tradicionales, ofrecemos términos flexibles y cómodos:

  • Nuestros préstamos no están garantizados, lo que significa que no te pediremos un aval. Para evaluar tu solicitud,  tenemos en cuenta principalmente tu puntaje de crédito personal y los flujos de efectivo globales de tu empresa.
  • Ofrecemos financiamiento a prestatarios con mal crédito y solo con un ITIN.
  • Puedes utilizar los fondos para una variedad de propósitos: capital de trabajo, compras de equipo y también para pagar préstamos personales o tarjetas de crédito que hayas utilizado con fines comerciales. Incluso puedes utilizar el préstamo para comprar un segundo negocio.

Además, nuestros requisitos son más flexibles:

  • Para solicitar un microcrédito, tu empresa debe generar $ 30,000 en ventas anuales; para solicitar un préstamo comercial, tu empresa debe generar $90,000 al año.
  • Tu empresa debe haber estado operando por solo nueve meses.

Cuando estés listo para solicitar un préstamo, estos son los únicos documentos que necesitarás:

  • Tu solicitud en línea.
  • Autorización electrónica para que podamos acceder a los últimos 6 meses de tu actividad bancaria.
  • Tu declaración de impuestos del pasado año que incluya los ingresos reportados de tu empresa.
  • Comprobante de registro de tu empresa.

Por último, nuestro proceso de solicitud es fácil y rápido. ¡Enviar tu solicitud te llevará solo unos minutos! Si estás listo para dar el siguiente paso, todo lo que debes hacer para comenzar es enviar esta solicitud de préstamo. Recibirás una respuesta instantánea informándote de si ha sido preaprobado. En 24 horas, uno de nuestros especialistas en préstamos comerciales se pondrá en contacto contigo para guiarte a través del resto del proceso.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS