Dueña de negocios hispanan al mostrador en su negocio realizando un pago por teléfono con tarjeta de crédito para ilustrar la idea: préstamos comerciales no garantizados y tarjetas de crédito.
Por: rkapur
Leelo en 17 minutos

Préstamos comerciales no asegurados o tarjetas de crédito: ¿qué es mejor?

1 0
0

El éxito de tu pequeña empresa a menudo depende de tu capacidad para conseguir dinero a corto plazo. Una reserva en efectivo o tener rápido acceso a fondos puede abrirte nuevas oportunidades y acelerar el crecimiento de tu empresa. ¿Cómo puedes asegurarte de que tu empresa siempre tenga la liquidez que necesita? Muchos empresarios recurren a préstamos comerciales no asegurados y tarjetas de crédito para este propósito.

Estas dos fuentes de capital proporcionan a los dueños de negocios el dinero en efectivo necesario para satisfacer las necesidades que conlleva tener cada vez más clientes. Los fondos disponibles también pueden solucionar cualquier contratiempo que pueda surgir o servir para atenuar los períodos de baja actividad.

Sin embargo, muchos dueños de empresas dudan a la hora de solicitar préstamos no garantizados o tarjetas de crédito debido a las altas tasas de interés que ambas formas de financiamiento pueden tener. En otras palabras, piensan que no es buena idea contraer demasiadas deudas.

En este artículo abordaremos estos dos tipos de fuentes de reserva de efectivo, detallando sus ventajas y desventajas, para que puedas tomar la mejor decisión para tu negocio. Pero lo primero es lo primero, ¿a qué nos referimos con “reserva de efectivo”? Sigue leyendo para saberlo.

¿Qué es una reserva de efectivo?

El informe titulado Cash is King: Flows, Balances and Buffer Days, que analiza los resultados de una encuesta realizada por JPMorgan Chase & Co., define la reserva  de efectivo como el número de días que una empresa puede mantenerse si se detienen sus entradas de efectivo. En otras palabras, se trata de la cantidad de días en que una empresa tiene dinero disponible para usar en operaciones diarias y gastos inesperados; es un “colchón” de dinero en efectivo que proporciona un margen de maniobra para el negocio. El informe, que utilizó los datos recopilados de 597,000 empresas estadounidenses, reveló algunos resultados clave: al 50% de las pequeñas empresas la reserva de efectivo les dura menos de un mes.

El estudio halló que:

⇨ El 50% de las pequeñas empresas tiene una reserva de efectivo para 27 días.

⇨ 25% de las empresas cuenta con este dinero solo por 13 días.

¿Te son estos números familiares? Incluso si no conocías el término “reserva de efectivo”, seguramente debes admitir que tu efectivo no es suficiente en momentos de poca actividad. Tal vez en más de una ocasión no hayas podido satisfacer las demandas de un cliente porque tus fondos disponibles no han sido suficientes para cubrir los gastos del proyecto. Regresemos a tus opciones: si tu empresa necesita dinero rápidamente, ¿qué pueden hacer por ti las tarjetas de crédito comerciales y los préstamos bancarios no asegurados?

 

Tarjetas de crédito comerciales

Vayamos primero con la opción que parece ser la más común entre los dueños de pequeñas empresas. Puedes usar una tarjeta de crédito comercial para recaudar dinero rápidamente para las diversas necesidades de su empresa. Esto puede ayudarte a superar tus problemas de flujo de efectivo. Es una buena forma de recaudar fondos a corto plazo para cumplir con sus requisitos de capital de trabajo. La Encuesta de Crédito para Pequeñas Empresas publicada en 2017 por el Banco de la Reserva Federal llegó a la conclusión de que el 31% de los dueños de pequeñas empresas solicitan una tarjeta de crédito para ayudarlos a satisfacer sus necesidades de efectivo.

Posiblemente, la mayor ventaja de las tarjetas de crédito es que te pueden proporcionar una línea de crédito renovable. Pides prestado precisamente la suma que necesitas y nada más. Esta característica asegura que la cantidad de dinero que retiras con tu tarjeta de crédito, digamos, como anticipo en efectivo, se limita a tus necesidades inmediatas.

Lee más sobre las ventajas de usar una tarjeta de crédito comercial en nuestro artículo Usa una tarjeta de crédito para capitalizar tu negocio.

Pero las ventajas que ofrece una tarjeta de crédito conllevan un alto costo. A continuación tienes una lista detallada de las desventajas asociadas con una tarjeta de crédito comercial:

  • Tiene varios cargos asociados; el interés o Tasa de Porcentaje Anual (APR por sus siglas en inglés) sobre el dinero que tomas prestado oscila entre el 12% y el 22% o más.
  • Puede haber una serie de cargos adicionales que debas pagar:
    • Cuota anual: esta puede oscilar entre $100 y $500. Algunas no imponen esta tarifa. También hay tarjetas que no te cobran durante el primer año, pero imponen una tarifa anual a partir del segundo año.
    • Cargo por adelanto en efectivo: generalmente oscila entre el 3% y el 5% del monto que retiras. Recuerda que debes pagar intereses también sobre el efectivo que pides prestado. Por lo tanto, el costo total de un adelanto en efectivo podría ser muy alto.
    • Cargo por sobrepasar límite: si excedes tu límite de crédito, deberás pagar un cargo adicional.
  • Otro problema con las tarjetas de crédito es que usar todo el límite daña tu puntaje crediticio. Se recomienda usar solo el 30% de la cantidad total disponible en la tarjeta. Usar más puede disminuir tu puntaje de crédito. En ocasiones, el emisor de la tarjeta de crédito puede enviar un informe erróneo a la agencia de crédito con respecto a tu cuenta de tarjeta. Siempre es recomendable que hagas un seguimiento de tu informe de crédito por si hay cualquier error.

Si bien es cierto que una tarjeta de crédito ofrece varios beneficios, debes usarla con cuidado. Es una buena herramienta para conseguir efectivo en una situación de emergencia y para cubrir aquellos gastos que puede pagar inmediatamente después de recibir tu estado de cuenta. Usar dinero prestado con mucha frecuencia puede tener un costo muy alto.

 

Préstamos comerciales no asegurados

Esta puede ser la mejor opción para proporcionarte la reserva de efectivo que quizá necesites para tu empresa. Pero, ¿qué es exactamente un préstamo comercial no asegurado? Los préstamos comerciales no asegurados o no garantizados, a diferencia de los préstamos empresariales asegurados, son aquellos que no requieren que el prestatario se comprometa con un aval o garantía.

¿Qué es exactamente “aval”?

El aval o garantía es una propiedad u otro tipo de bien o activo que un prestatario ofrece para que el prestamista pueda asegurar (garantizar) el préstamo. Así, si el prestatario no puede cumplir con los pagos del préstamo y no devuelve el dinero, el prestamista puede utilizar la garantía (tomar posesión de estas propiedades) para recuperar sus pérdidas. ¿Cuáles son los tipos de avales más comunes que te pueden pedir a la hora de solicitar un préstamo comercial?

  1. Propiedad

El tipo de garantía que se acepta con más frecuencia son propiedades inmobiliarias, como una casa. Los bienes inmobiliarios a menudo se utilizan como garantía porque son tangibles; están “a mano”. Otras propiedades que pueden utilizarse como garantía incluyen barcos, equipamiento, automóviles y motocicletas.

  1. Otras cuentas

Cuando solicitas un préstamo en la institución financiera en la que ya tienes tu cuenta, el prestamista puede liquidar esta cuenta existente si incumples los pagos de tu préstamo.  

  1. Inventario

Los artículos enumerados en el inventario de tu empresa pueden servir como aval. Tu prestamista puede usar y vender tu inventario si no devuelves tu préstamo.

  1. Facturas

El flujo de caja de tu negocio puede verse bloqueado porque tus clientes aún no han pagado sus facturas, por lo que estas facturas de pagos pendientes también se pueden usar como aval.

Ahora sabes exactamente qué es aval o garantía, pero quizá no cuentas con ninguno de los elementos enumerados arriba para presentar como tal. Las pequeñas empresas no siempre poseen activos como un inmueble comercial o una flota de vehículos para garantizar que el préstamo será aprobado. De hecho, lo más probable es que alquilen estas propiedades o activos, en lugar de poseerlos. E incluso si tienes bienes inmuebles u otros activos que puedas proporcionar como aval, es muy probable que no quieras usarlos como garantía con tu prestamista. La idea de que tus propiedades puedan ser embargadas y vendidas para pagar a tu prestamista no te resulta precisamente atractiva ¡Es normal sentirse así!

¿Puedo recurrir a un banco para obtener préstamos comerciales no asegurados?

Seamos claros: los bancos tradicionales generalmente no son la mejor opción para obtener un préstamo comercial. Sí, normalmente un empresario que necesita un préstamo para su pequeña empresas recurrirá a un banco pero, desafortunadamente, es muy probable que su solicitud no sea aceptada por estos prestamistas tradicionales.

En primer lugar, debemos destacar que la mayoría de los bancos tradicionales te van a exigir garantías cuando pidas un préstamo comercial. En otras palabras, los bancos dan préstamos comerciales asegurados o garantizados. Quieren contar con seguridad en forma de acciones, bonos, certificados de depósito o cualquier otro tipo de garantía común como las que hemos visto arriba.

Además de la capacidad de proporcionar un aval cuando acudes a un banco tradicional, debe cumplir con otras muchas condiciones. Algunas de estas condiciones son:

  • Puntaje de crédito en el rango de 660 o más.
  • Capacidad de demostrar que tienes suficiente flujo de efectivo para cumplir con los pagos de tu préstamo.

Otro problema con los bancos es que son lentos. Obtener la aprobación de un préstamo puede llevar semanas o incluso meses,o lo que es peor, no ocurrir nunca. De hecho, la gran mayoría de solicitantes de préstamos comerciales son rechazados por los bancos. Según un informe reciente del Washington Post, los grandes bancos aprueban solo el 25% de las solicitudes de préstamos hechas por pequeñas empresas. Y lo creas o no, esa es la cifra más alta que se ha alcanzado en la historia.

Entonces, ¿cuáles son mis opciones para un préstamo comercial no asegurado?

Como dueño de una pequeña empresa, ¿qué puedes hacer si necesitas un préstamo rápidamente y no deseas presentar un aval? Una opción es acudir a un prestamista alternativo. Las normas de estas instituciones financieras son a menudo más flexibles que en los bancos tradicionales, y puedes recibir una respuesta rápida sobre el préstamo solicitado. Pero espera pagar una tasa de interés más alta. Los préstamos comerciales no asegurados suelen ser más costosos que los garantizados. Como hemos explicado, el prestamista está asumiendo un mayor riesgo al facilitarte el dinero. Si no pagas el préstamo, el banco no cuenta con ninguna propiedad a la que recurrir. Por eso, para compensar el riesgo, se ven obligados a aumentar sus tasas de interés.

Para muchos propietarios de pequeñas empresas, este APR es el factor más crítico a la hora de decidirse por un préstamo. Les preocupa estar pagando al prestamista una tasa de interés excesiva. Si bien este temor puede estar justificado, existen formas de determinar si una tasa de préstamo comercial es justa. Cuando evalúes un préstamo comercial, debes pensar si el dinero que generes al usar el préstamo será suficiente no solo para devolver el préstamo, sino también para pagar los intereses. Y además, debes considerar si el préstamo va a generar un retorno positivo de la inversión (también conocido como ROI por sus siglas en inglés: “Return On Investment”). Si llegas a la conclusión de que no solo puedes pagar cómodamente el préstamo cada mes, sino que también vas a ser capaz de  generar más ganancias, entonces es buena idea solicitar el préstamo.

¿Te resulta complicado hacer este cálculo? Usa una Calculadora de Préstamos Comerciales para saber exactamente la cifra de lo que tendrás que devolver. Solo tienes que introducir la siguiente información: el monto del préstamo que deseas, el plazo de pago que elijas (24, 36, 48 o 60 meses) y la tasa de interés mensual, que oscila entre un 1% y un 2.25%. Después de haber introducido esos datos, haz clic en “calcular”. La calculadora te informará de inmediato de cuánto serían tus pagos mensuales y los intereses totales.

Además del interés, recuerda que también debes cumplir con los requisitos que establezca la institución financiera de tu elección. Cada prestamista tiene diferentes normas. Un prestamista puede exigir que tengas al menos $100.000 en ingresos anuales. Otro prestamista puede preguntarte cuánto tiempo lleva existido tu empresa, ya que puede que no sea suficiente llevar un año en el negocio. Quizá te requieran un mínimo de tres años.

Los fondos que obtengas del prestamista de tu elección pueden ayudarte a comercializar tus productos, a aumentar la producción o instalar maquinaria nueva: en cualquier caso, el objetivo es generar mayores ingresos y ganancias. Independientemente de tu elección, como regla general, recuerde siempre esto: no gastes el dinero prestado de una manera que no vaya a ayudar a tu empresa.

 

Conoce a Camino Financial

Como hemos visto, un préstamo comercial no asegurado o sin aval puede ser la mejor opción si no tienes ninguna garantía que ofrecer a su prestamista o si simplemente no te sientes cómodo haciéndolo.

Si decides obtener dinero a través de un préstamo comercial no asegurado, un buen lugar para comenzar es Camino Financial.

Todo lo que necesitas hacer es introducir los datos básicos sobre ti y tu empresa en la solicitud en línea de Camino Financial. Al hacerlo recibirás en solo unos minutos un presupuesto de tu préstamo. Nuestro equipo revisará los detalles y te sugerirá la opción de préstamo que más le conviene a tu empresa.

Los fondos que recibas pueden ayudar a tu empresa a crecer y prosperar. Y en el caso de que no puedas cumplir con el reembolso del préstamo, tus bienes personales, como tu hipoteca o tu casa, no sufrirán las consecuencias. Dado que nuestros préstamos no requieren aval, nuestras tasas de interés anual oscilan entre un 12.0% y un 29.75%. En este sentido, son parecidos a los intereses de las tarjetas de crédito. Pero nuestros préstamos son mucho más beneficiosos que una tarjeta de crédito porque te permiten construir tu crédito tanto personal como comercial si lo que tienes planeado es devolver el préstamo durante un largo período de tiempo.

Nuestros préstamos comerciales no asegurados están destinados a ayudar a los pequeños empresarios, o empresas familiares, ofreciendo financiamiento que oscila entre $5,000 y $400,000.

Además de ser préstamos no asegurados, ¿cuáles son otras características clave de los préstamos comerciales de Camino Financial?

  • Precalificación instantánea sin impacto en tu puntaje de crédito
  • Aplicación adaptable a cualquier dispositivo móvil, con financiación disponible entre 4 y 10 días
  • Puedes pagar en cualquier momento todo tu saldo sin penalizaciones ni cargo adicional
  • Pocas restricciones en el uso de los fondos
  • Términos del préstamo entre 24 a 60 meses, con pagos mensuales

Consulta aquí los productos de préstamos comerciales de Camino Financial. ¡O simplemente completa esta solicitud de préstamo sencilla y rápida si ya estás listo para hacer crecer tu negocio!

 

¿Calificas para un
préstamo de negocios?