Betsy Wise
Por: betsy_wise
Leelo en 9 minutos

Préstamos comerciales asegurados y no asegurados: aval y otras diferencias

1 0
0
Blog_Banner_1

¿Estás pensando en obtener un préstamo comercial? Quizá te preguntes si te conviene más solicitar un préstamo asegurado o uno no asegurado. ¿En qué se diferencian? La diferencia clave está en la presencia de aval o garantía. 

Aquí vas a aprender cómo presentar un aval, junto con otros factores, puede tener un impacto significativo en los términos y condiciones de tu préstamo. 

Diferencias entre los préstamos comerciales asegurados y no asegurados

Préstamos comerciales asegurados (con aval): 

  • Este tipo de préstamos requiere que el prestatario presente alguno de sus propios activos, llamados aval, como garantía en caso de que incumpla con el pago del préstamo. De esta manera, el prestamista asume menos riesgos al adelantar el dinero. El aval puede incluir activos personales o activos que sean propiedad de la empresa. Algunos ejemplos de aval son una cuenta de ahorro, un vehículo, maquinaria, una casa, u otra propiedad inmobiliaria. La mayoría de las empresas nuevas o muy pequeñas puede que no tengan activos importantes que presentar como aval para cumplir con los requisitos de este tipo de préstamo.
  • Normalmente, los préstamos asegurados o garantizados tienen una tasa de interés más baja en comparación con los préstamos comerciales no asegurados, ya que el prestamista está asumiendo menos riesgos. Del mismo modo, las cantidades del préstamo pueden ser mayores.
  • Por lo general, el plazo de reembolso es más largo que en los préstamos comerciales no asegurados.
  • En caso de incumplimiento del préstamo (es decir, si no llegas a devolverlo según lo acordado) el prestamista puede incautar legalmente los activos utilizados como aval. Dado que el prestamista puede confiscar tus bienes o iniciar un procedimiento de ejecución hipotecaria, tu informe de crédito puede mostrar una serie de entradas negativas.
  • Si los activos vendidos por el prestamista no cubren el monto del préstamo, aún deberás pagar el saldo del préstamo.

Préstamos comerciales no asegurados (sin aval):

  • No requieren que el prestatario presente aval para garantizar el préstamo. Por lo tanto, tu prestamista no puede incautar tus bienes si no realizas los pagos del préstamo. Sin embargo, algunos prestamistas que ofrecen préstamos comerciales no asegurados o no garantizados requieren que los prestatarios firmen un acuerdo de garantía personal. Si tu empresa no puede pagar el préstamo, la persona que firma la garantía se compromete a pagar el saldo.
  • Para calificar para un préstamos comercial no asegurado, la mayoría de los prestamistas requieren que tengas un buen historial crediticio y una fuente confiable de ingresos.
  • La cantidad de dinero que puedes pedir prestado puede ser menor, porque no ofreces un aval para garantizar el préstamo. Además, la tasa de interés que cobra el prestamista generalmente es más alta de la que pagarías por un préstamo asegurado. Sin embargo, dado que el préstamo no está asegurado, normalmente pagas la deuda más rápidamente.
  • Los préstamos comerciales no asegurados se pueden procesar en cuestión de días en comparación con los préstamos asegurados, que toman mucho más tiempo.

                   Préstamos comerciales asegurados         Préstamos comerciales no asegurados

 

¿Es mejor obtener un préstamo comercial asegurado o uno no asegurado?

Al sopesar los pros y los contras de cada tipo de préstamo, considera las necesidades financieras específicas de tu negocio. El mayor riesgo que puede correr un prestatario es presentar aval para asegurar un préstamo. Al hacerlo, corres el riesgo de perder tus activos o los de tu empresa si no puedes pagar el préstamo. Pero desde el punto de vista del prestamista, eres más solvente porque pueden vender tus activos.

Además de tener que proporcionar aval, existen otras razones por las cuales obtener un préstamo comercial asegurado puede ser arriesgado. Una tasa de interés más baja y poder pedir prestado más dinero es atractivo, pero incurrir en pagos hacia un préstamo durante más tiempo significa que podrías terminar pagando más a largo plazo. Además, reembolsar el préstamo por un período más largo puede comprometer el dinero que de otra manera podrías invertir en tu negocio.

La mayoría de los dueños de negocios son reacios, y con razón, a ofrecer aval a la hora de pedir dinero prestado. Prefieren obtener fondos no asegurados por medio de un préstamo comercial no asegurado o una tarjeta de crédito. Por término medio, pueden pagar un préstamo comercial en un periodo de 24 y 60 meses o pagar una tarjeta de crédito en cada ciclo de estado de cuenta. Aunque los prestatarios pueden tener que pagar una tasa de interés más alta, devuelven el préstamo más rápidamente y no acarrean la deuda por tanto tiempo.

La solución perfecta sería encontrar un prestamista que no requiera aval y cobre tasas de interés razonables, ¿verdad? ¡Sigue leyendo!

¿Hay alguna manera de proteger tus bienes y además conseguir una tasa de interés razonable?

Camino Financial: préstamos comerciales no asegurados a tasas razonables

Te sorprenderá saber que Camino Financial no solicita aval a sus prestatarios. Es una forma más de cumplir con nuestro lema: “No cerramos las puertas a ningún negocio”. Nos comprometemos a dar un acceso más fácil a capital a las pequeñas empresas que no tienen activos para respaldar un préstamo.

Por esa razón, nuestras tasas de interés pueden ser ligeramente más altas en comparación con los préstamos tradicionales, pero son equiparables con el rango del interés que pagarías con una tarjeta de crédito. Sin embargo, hay una serie de ventajas que nos colocan por encina tanto de los préstamos tradicionales como de las tarjetas de crédito: 

  • Posibilidad de reducir tu tasa de interés: tras de 9 meses de hacer pagos a tiempo, puedes calificar para una mejor tasa de interés.
  • Menos requisitos: además de no pedirte aval, tenemos una cantidad considerablemente menor de requisitos que otros prestamistas. 
  • Procesamiento rápido: una vez que solicites un préstamo, recibirás una cotización inmediata. No debes esperar días o semanas como lo harías al solicitar un préstamo con un prestamista tradicional. Una vez que aprobemos tu préstamo, recibirás los fondos directamente en tu cuenta corriente en un plazo de 2 a 10 días. Además, puedes completar todo el proceso de solicitud en línea desde la comodidad de tu hogar o lugar de trabajo sin necesidad de visitar una sucursal.
  • No se requiere SSN: puedes calificar para un préstamo comercial incluso si solo tienes un ITIN y no tienes un Número de Seguro Social.
  • Pocas restricciones sobre cómo usas los fondos: las restricciones del uso del préstamo son mínimas para que puedas satisfacer cualquiera de las necesidades de tu negocio.
  • Puedes pagar el préstamo antes de tiempo: no cobramos multas por pago anticipado si decides saldar el préstamo en su totalidad antes de que finalice el plazo.
  • No se requiere historial de crédito: comprendemos que muchos de nuestros prestatarios no han establecido un historial de crédito porque no llevan mucho tiempo en el país. Mientras otros prestamistas los rechazan, nosotros les abrimos las puertas.
  • Servicio al cliente bilingüe: nuestros representantes de préstamos hablan inglés y español y están capacitados para ofrecerte las mejores opciones de financiamiento. Se asegurarán de encontrar para ti la solución perfecta de financiamiento que te pueda ayudar a cumplir tus metas sin forzar tus finanzas a causa de pagos mensuales excesivos o un periodo demasiado largo de tiempo. 
  • Recursos y beneficios exclusivos: como miembro de Camino, tendrás acceso exclusivo a recursos educativos para mejorar tus finanzas. Recibirás otros beneficios como cupones de descuento y seminarios web gratuitos.

¿Por qué no solicitar ya un préstamo comercial y comenzar a cosechar las numerosas recompensas de trabajar con nosotros? Enviar tu solicitud no afectará tu crédito. Al solicitar tu préstamo con Camino Financial, habrás dado el primer paso hacia el éxito financiero a largo plazo de tu empresa.

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS