Sean Salas
Por: seansalas
Leelo en 10 minutos

Préstamos alternativos: tipos de préstamos no bancarios

0 0
0

Muchas pequeñas empresas encuentran muy difícil conseguir financiamiento. El porcentaje promedio de aprobación es solo de un 30%. Aquí es donde aparecen los préstamos alternativos. Como respuesta directa a esta gran necesidad, han surgido prestamistas alternativos en línea como Lending Club, OnDeck, Funding Circle. Lo que hacen es usar grandes datos y algoritmos para reducir el largo proceso de un préstamo de 2-3 meses a 3-4 días.

Aunque parezca sencillo, los prestatarios se quedan con preguntas:

  1. ¿Cómo funciona el proceso de préstamo en línea? ¿Qué es un algoritmo? ¿Qué es eso de “grandes datos”?
  2. ¿Son todos los préstamos alternativos iguales?
  3. ¿Tiene sentido un préstamo alternativo para mi negocio?

En el siguiente artículo responderemos a las  tres preguntas más comunes sobre los préstamos alternativos.

Los préstamos alternativos: preguntas y respuestas

Pregunta 1: ¿Qué son los préstamos alternativos en línea?

En vez de pedir una gran cantidad de información financiera y un montón de documentos, los prestamistas alternativos usan la tecnología. Obtienen información financiera de grandes fuentes de datos. Estas fuentes son agencias de crédito comercial, QuickBooks, y redes sociales ( Yelp, Facebook). El prestatario en potencia solo tiene que completar un formulario de solicitud de una página, y facilitar los estados de cuenta de los últimos 3 meses. Con esta información, los prestamistas en línea podrán estimar el flujo de caja de un negocio. Y antes de asegurar un préstamo, se basan en el volumen y frecuencia de los estados de cuenta. 

Pregunta 2: ¿Qué tipos de préstamos alternativos hay y cuál es el mejor para mi negocio?

Hay muchos productos de capital alternativos en el mercado: Camino Financial, por ejemplo, ofrece 8 productos. No todos los productos de préstamo son iguales: dependerán del tipo de compañía y del uso que se vaya a dar al capital.

Opción 1: Préstamo a corto plazo

El préstamo a corto plazo normalmente está pensado para dueños de pequeñas empresas que tienen una demanda de efectivo inmediata, y necesitan por tanto un financiamiento rápido. Los términos de estos préstamos varían entre 3 a 18 meses, con tasas de interés mínimas de un 18% y máximas de un 50% o más.

Ventajas: ingreso rápido de efectivo, con un proceso de solicitud relativamente sencillo. Inconvenientes: altas tasas de interés y pagos automáticos diarios.

Los prestamistas a corto plazo tienden a ser más flexibles con los prestatarios que no tengan un crédito óptimo. Para muchos negocios emergentes o dueños con puntajes FICO menores a 640, estos préstamos pueden funcionar. Sin embargo, estos préstamos tienen un costo prohibitivo a largo plazo.

Opción 2: Préstamos a plazo intermedio

Los préstamos a plazo intermedio están pensados para empresas establecidas, con al menos 2 años en funcionamiento y con flujo de caja positivo. Estos préstamos se usan para inversiones en el negocio de medio a largo plazo (por ejemplo, compra de equipamiento, o expansión del local). Los términos de estos préstamos varían entre 6 meses a 5 años. Los pagos se hacen de manera bimensual y las tasas de interés son de entre el 8 y el 25%.

Los prestamistas alternativos procesan estos préstamos más rápido que los bancos tradicionales. Prestan hasta $500.000, y no hay sanciones por saldar el crédito antes de tiempo. Los préstamos a plazo intermedio son una excelente alternativa para empresas establecidas que quieren expandirse. Normalmente los estándares de calidad de crédito para estos préstamos son similares a los de un préstamo del banco. Así que si un posible prestatario tiene tiempo (2-3 meses), es aconsejable que verifique primero con un banco.

Opción 3: Línea de crédito

Las líneas de crédito son similares a una tarjeta de crédito. Se trata de un crédito disponible para los dueños de negocios. Se usa para pagar los requisitos diarios o mensuales de capital en el trabajo. La gran diferencia con una tarjeta de crédito está en la estructura de la devolución del dinero. Una vez que el efectivo es retirado de la cuenta de crédito, los pagos principales y de interés se devuelven automáticamente, a diario y por un período de tiempo predeterminado. Dos veces al mes debes pagar intereses de un 5%, y APRs de 30% o más.

Mientras que los APRs son altos, estas líneas de crédito abiertas son muy accesibles para los dueños de negocios. Incluso si su historial de crédito no es óptimo. Lo que cuenta es la frecuencia y el tamaño de las transacciones en la cuenta bancaria de una empresa. Otro beneficio es el balance de crédito alto disponible para los dueños de negocios ($100.000). Esto es diferente en comparación con las líneas de crédito tradicionales y las tarjetas de crédito.

Opción 4: Adelantos de caja de mercado

Los adelantos de caja de mercado (“MCAs” por sus siglas en inglés) son la opción más flexible. Pero es también la alternativa de financiamiento más costosa en el mercado. Los MCAs no son préstamos. Son adelantos en efectivo que se devuelven con lo recibido en tarjetas de crédito en una empresa. El proveedor del MCA se queda con un porcentaje de las ventas cobradas con tarjetas de débito o crédito, hasta que la cantidad acordada al comienzo se pague completamente.

Hay restricciones en el uso de las ganancias sin que se requiera una garantía personal. Una ventaja clave es la simplicidad del proceso de solicitud y de la devolución del dinero, que se va pagando sobre la marcha. Esto es ideal para negocios de temporada.

Los MCAs pueden ser una buena fuente de capital para inversiones a corto plazo y con posibilidad de grandes ganancias. Pero una opción muy cara y arriesgada. Los APRs exceden el 50%. Además, existe la posibilidad de que los dueños de negocios se queden con ingresos negativos.

Otras alternativas basadas en bienes

Hay muchas formas alternativas de acceder a capital, normalmente usando de manera colateral algún tipo de bienes. Estos tipos de préstamos varían en su estructura y programa de pagos, pero son una alternativa razonable para un negocio. Sobre todo para aquellos con flujo de caja limitado o un historial de crédito que no sea óptimo.

Pregunta 3: ¿Es una fuente alternativa de capital una buena idea para mi negocio?

Desventajas de un préstamo tradicional del banco

Los bancos principales cada vez se muestran más reticentes a hacer préstamos menores a $150.000. Esto se debe a los altos costos de los servicios asociados y al bajo valor colateral que suponen los pequeños negocios. Por otro lado, a los dueños de pequeñas empresas les resulta complicado el proceso de un préstamo tradicional. Necesitan altos estándares de crédito, y hay una gran cantidad de papeleo. Además hay que esperar mucho tiempo para recibir el dinero, hasta 2 y 3 meses. Un prestamista de un banco tradicional quiere candidatos en potencia con una necesidad de capital de al menos $150.000. El candidato ideal además debe tener un puntaje de crédito personal de al menos 680.

Aquí es donde aparecen los prestamistas alternativos…

Aquí es donde surgen los prestamistas alternativos, con una valiosa propuesta que puede mitigar estos inconvenientes. Los prestamistas alternativos usan un acercamiento basado en fórmulas para pre-calificar los préstamos en tan solo unos minutos. Durante el proceso de aprobación, el papeleo se reduce. Además, se toma más en consideración el flujo de caja que el puntaje de crédito personal del dueño de la empresa. 

Pero lo más preocupante de estas opciones de préstamo alternativas es el alto porcentaje de interés al año, que va del 8% al 60% o más. Con estos precios, este tipo de préstamos pueden ser prohibitivos para las pequeñas empresas. Especialmente si los comparamos con préstamos SBA, que tienen un precio de entre el 6 y el 8%. Por eso, el financiamiento alternativo no funciona para todo el mundo..

Sin embargo, el financiamiento alternativo  funciona para muchas de estas empresas. De hecho, los prestamistas no-bancarizados prestaron 9 mil millones de dólares en 2015 (fuente: Liberum). La realidad es que hay muchos inconvenientes en el proceso tradicional de un préstamo, y por eso esta es una opción atractiva.  

En Camino Financial, nos encontramos con muchos negocios que cuentan con limitaciones de capital. Muchas veces su efectivo está ya invertido en el negocio, lo que les impide invertir en el crecimiento y el mantenimiento de la empresa. Y lo que es peor, la mayoría de estas pequeñas empresas recurren a sus tarjetas de crédito o a prestamistas informales con altas tasas de interés. Mucho más altas que las opciones de capital alternativo. También vemos muchas empresas con un  flujo de caja sólido, pero cuyos dueños tienen bajos puntajes de crédito. Esto se debe a varias razones, como haber vendido una propiedad durante una crisis hipotecaria. O nos encontramos con empresas sólidas que necesitan capital de inmediato para comprar una gran orden de inventario para abastecer su alta demanda. Los ejemplos son innumerables y la naturaleza de las necesidades varía. En resumen, la cantidad extra que se gasta con un préstamo alternativo compensa por lo que se está perdiendo al no obtenerlo.

Así que antes de que rechaces vías alternativas de financiamiento para tu pequeña empresa porque te parecen muy costosas, considera todo lo que puede obtener a cambio tu pequeña empresa, sin los obstáculos e inconvenientes tradicionales.

¿Quieres saber más sobre los préstamos alternativos? Sigue leyendo 6 Datos sobre los préstamos alternativos.

 

¿Calificas para un
préstamo de negocios?