preparing your small business for the worst
Por: vnadal
Leelo en 5 minutos

Cómo preparar tu pequeña empresa para un desastre natural

0 0
0

Muchas veces, estamos tan ocupados atendiendo nuestro negocio que olvidamos que podríamos perderlo todo en un segundo. En fundamental que seas realista y tomes medidas para que tu negocio esté preparado para lo peor. Toma en cuenta todo el abanico de posibilidades con antelación. Estarás mejor preparado para afrontar cualquier reto.

Incendios, huracanes, tuberías congeladas, rotura de cañerías… Si no cuentas con determinados mecanismos, afrontar esas situaciones críticas puede ser abrumador. Muchas pequeñas empresas no cuentan con un plan en caso de desastre, o con el tipo apropiado de seguro. Debes resolver estas cuestiones antes de que puedan convertirse en un problema real. Eso te colocará en ventaja.

Prepara tu pequeña empresa con un plan de recuperación  

Para ayudarte, hemos creado esta guía para preparar un plan de recuperación en caso de desastre. En ella te indicamos todos los detalles que debes tener en cuenta si estás preparando tu negocio para lo peor. Por ejemplo, ¿quién hace la llamada para anunciar que la oficina cerrará en caso de un huracán o una tormenta de nieve? ¿Se pone esa persona en contacto con todos los empleados, o es mejor comenzar una cadena de llamadas? ¿Tiene cada empleado la responsabilidad de llamar a alguien más? ¿Cuenta tu empresa con la tecnología para enviar un mensaje de texto masivo?

Prepara tu pequeña empresa según tu ubicación  

Si estás en Colorado, entonces no tienes por qué preocuparte de los huracanes. Pero sí de las tormentas de nieve o de los aludes de barro. No pierdas tiempo preparándote para aquellos desastres naturales que son improbables en tu área geográfica. Examina los que sí son probables en tu región, y crea planes de emergencia acordes. ¿Estás en Oklahoma o Kansas? En ese caso, ¡más vale que tu pequeña empresa cuente con una póliza se seguro que cubra tornados!

Prepara tu pequeña empresa con la mejor cobertura

Una vez que sepas las áreas en que tu pequeña empresa es más vulnerable, asegúrate de que cuenta con una cobertura acorde. Reúnete con tu agente de seguros para dar con la mejor cobertura para tu negocio. Cuanto más incluya, más caro será tu seguro. Pero a largo plazo, te saldrá más barato que tener que reemplazar productos, mercancía o equipamiento.

Cuando el huracán Isabelle azotó Virginia y Carolina de Norte, todo el mundo tenía seguro de inundación. Pero casi nadie había considerado hacerse con un seguro que cubriera los daños causados por el viento. Resultó que fueron los vientos asociados al huracán los que causaron la mayor parte de los daños. Y como resultado, las pérdidas entre los dueños de pequeñas empresas fueron enormes, al no contar con este tipo de seguro. No corras ese riesgo: cuanto más cubra tu seguro, mejor.

Prepara tu pequeña empresa con simulacros  

Asegúrate de que tus empleados saben bien qué papeles les corresponden en una situación crítica.

Es conveniente que crees equipos para encargarse de las siguientes áreas:

  1. Evaluar la situación
  2. Crear un plan acorde
  3. Comunicar este plan

Lleva a cabo simulacros, practica con tu personal, tanto si es al teléfono como evacuando el edificio. Mantener a tus empleados comunicados te asegurará que tu plan se lleva a cabo adecuadamente. Además, hará que tu personal se esfuerce al máximo para ayudarte.

Recuerda: siempre podría pasarte a ti. Y también es muy posible que nunca suceda nada (¡eso esperamos!). Pero en cualquier caso, preparar tu pequeña empresa para lo peor es lo mejor que puedes hacer. Es mejor recuperarse poco a poco que perder todo aquello por lo que tanto has trabajado.

¿Calificas para un
préstamo de negocios?