Cover or restaurant menu with fork and knife on each side to illustrate the idea of menu prices and design
Derek Tallent
Por: dtallent
Leelo en 9 minutos

Cómo diseñar y poner precios en tu menú

2 0
2

El diseño y los precios de tu menú son una de los componentes más importantes de saber manejar tu restaurante. Tu menú es lo que va a definir tu negocio y decirles a tus clientes qué tipo de restaurante tienes. Un buen menú debe hacer que los clientes se sientan entusiasmados por probar la comida, y debe ofrecerles una idea de qué esperar cuando hagan sus pedidos. Los mejores menús son claros y concisos: lo último que deseas es que tus clientes se sientan abrumados y confundidos. A continuación te ofrecemos diez consejos esenciales sobre cómo diseñar y establecer los precios de tu menú para lograr que cualquier cliente se entusiasme al pedir uno de tus platos.

10 Consejos para diseñar y poner los precios en el menú de tu restaurante

1. No ignores el diseño

Diseñar un menú no se trata solamente de poner platos y precios en un pedazo de papel. Los mejores menús conllevan un trabajo artístico interesante  y atractivo, donde las recetas están colocadas de manera experta para capturar la atención de los clientes. Ten en cuenta que lo importantes es que tus platos y sus descripciones se conviertan en el foco de atención en cualquier diseño que elijas.

2. Decide con cuidado tus precios

Los precios en tu menú son tan importantes como el diseño del menú. La primera cosa que tienes que hacer es un inventario de tus ingredientes. Si no tienes muchos recursos para un plato específico, considera aumentarle el precio o hacerlo más exclusivo, utilizando una pequeña y cuidadosa selección de los ingredientes. De esta manera los ingredientes no se agotarán rápidamente. Aquí tienes una guía detallada para saber cómo hacer tu inventario. Además, debes mantener un registro de tus ventas. No se deben improvisar los precios de un menú, por lo tanto, debes decidir tus precios según la popularidad de un plato y los costos que conlleva. Por todo esto, calcular el costo de los alimentos es un paso vital y previo a la decisión de los precios en tu menú.

Calcula aquí la fórmula de costo de los alimentos en tu restaurante

3. Ten en cuenta tus recursos

Para todo artículo que pongas en tu menú, debes de tener una idea de cuántas personas se necesitan para realizarlo, qué tipo de equipamiento y estaciones tendrán que ser utilizadas, y cuántos ingredientes se necesitaran para hacerlo. Muchos dueños cometen el error de poner una amplia variedad de platos que se preparan en la misma estación, lo cual causa demoras y un pobre servicio para los clientes. Intenta mantener la variedad en la manera en que se preparan los platos. Otro consejo es tratar de que se utilicen los mismos ingredientes en muchos de tus platos. Así, puedes preparar diferentes platos a la vez con solo unos cuantos ingredientes.

4. Céntrate en las descripciones

Una buena descripción puede determinar si un cliente ordenará un plato o no. Tus descripciones deben ser lo suficientemente cortas como para que un cliente pueda leerlas rápidamente, pero también quieres que los clientes imaginen cómo es saborear cada plato con solo leer su descripción. Trata de destacar los diferentes sabores y elementos principales; eso le dará al cliente una idea de qué esperar.

5. Una imagen vale más que mil palabras

Ya hemos dejado claro que las descripciones son importantes, pero una buena foto de los platos es una forma estupenda de ofrecerle al cliente una idea de lo que va a recibir. Asegúrate de que las fotos de los platos están etiquetadas, que sean de alta calidad (hay fotógrafos especializados en comida que pueden hacer buenas fotos a bajo precio), y que tengan un lugar prominente en el diseño del menú.

6. Controla las porciones

Una de las razones por las que los restaurantes en cadena tienen tanto éxito es que tienen un control firme de las porciones. Los cocineros saben exactamente cuánto de cada ingrediente se va a usar en cada plato. Un plato de camarones puede necesitar exactamente seis camarones por plato, por lo que cada plato de camarones que salga de la cocina tendrá la misma cantidad. Asegúrate de que tus cocineros miden todo lo que usan en cada plato. La proteína se puede pesar, mientras que las verduras picadas y otros ingredientes se pueden almacenar en recipientes que midan las porciones.

7. Usa la estrategia “Bueno, Mejor, aún Mejor”

Una de las estrategias de fijación de precios de menú más efectivas es el método de “bueno, mejor, aún mejor”. Funciona así: refleja en tu menú tres variedades del mismo plato, una al lado de la otra. También puedes optar por 3 tamaños (pequeño, mediano, grande) del mismo artículo. La mayoría de clientes tiende a elegir los artículos “mejores” (o de precio medio, o de tamaño mediano). Sin embargo, aún así debes incluir los artículos “aún mejores” (pues algunos clientes seleccionarán estos platos más caros) y las opciones “buenas”, ya que los platos “mejores” y “aún mejores” no se verán tan atractivos si no existe una tercera opción.

8. Piensa dónde ubicar cada plato

La ubicación de cada plato en tu menú es muy importante. Debes colocar tus platos más vendidos o más caros en la parte superior dentro de su categoría. No coloques los platos más caros justo encima o justo debajo de las opciones más baratas, o se verán aún más caros en comparación.

9. ¡No uses signos de $$$!

Evita usar indicadores de moneda como signos de dólar. E incluso si se trata de una práctica muy común en muchas tiendas, no uses precios que terminen en “.99”. Redondea hasta la cantidad entera en dólares. Las columnas de precios, las líneas o puntos que llevan hasta un precio saturarán tu menú y no harán sino destacar los precios, así que es mejor que evites esos elementos. En resumen, haz que tu menú se vea lo más limpio y ordenado posible, destacando los elementos del menú y no los precios.

10. Divide los elementos de tu menú en 4 categorías

Finalmente, considere dividir los elementos del menú en cuatro categorías diferentes: platos estrella, platos rentables, platos económicos y platos no rentables. Cada una de estas categorías tiene características específicas y requieren de estrategias diferentes para maximizar las ganancias:
• Los platos estrella son los que se venden muy bien y rinden más ganancias. Debes hacer lo posible por destacar su presencia en el menú, utilizando las estrategias mencionadas anteriormente.
• Los platos rentables son los artículos que generan buenas ganancias pero que no se venden tan a menudo como los platos estrella. Intente averiguar cómo lograr que se vendan más.
• Los platos económicos son aquellos que conllevan un bajo costo en su preparación pero que tampoco generan mucho beneficio. Sin embargo, debido a que se venden bien, debes mantenerlos en tu menú.
• Los platos no rentables tienen bajas ganancias y bajas ventas. Lo mejor que puedes hacer es intentar vender lo que te quede de este plato y eliminarlo de tu menú.

Realizar una auditoría de menú puede ayudarte a ver qué elementos de tu menú están funcionando bien (cuáles deberían ser los platos estrella) y cuáles debes eliminar. Aprende aquí cómo hacer una auditoría de menú.

Si sigues estos diez consejos, estarás en el buen camino para crear un menú fantástico que conseguirá que tus clientes regresen una y otra vez. Una vez que tengas un diseño creativo, concéntrate en cuadrar tus precios para obtener los mayores márgenes de ganancia posibles. Sigue leyendo aquí más recomendaciones para hacer crecer tu restaurante.

 


¿Calificas para un
préstamo de negocios?