Italia Martinez Vallejo
Por: imartinezvallejo
Leelo en 6 minutos

Alcanza tus metas con un plan de fijación de objetivos

0 0
3

Cada año nuevo, definimos nuevas metas. Para alcanzarlas, debes definirlas con un plan de fijación de objetivos que se adapte a tu pequeña empresa.

Hacer planes es esencial para empezar bien el año, pero, si no tenemos presentes nuestras metas, solemos olvidarnos pronto de ellas. Si no haces un debido seguimiento, ¿cómo va a saber si estás progresando? Para ponértelo más fácil, en este artículo te daremos las pautas para alcanzar tus objetivos en 2018.

Cómo alcanzar tus metas con un plan de fijación de objetivos

Definir tus metas te dará una idea clara de qué rumbo está tomando tu negocio. Esto no solo será útil para ti, también lo será para tus empleados. Ellos trabajarán contigo para alcanzar  esas metas y esto les ayudará a sentirse responsables. Definir objetivos ayudará a tu negocio a crecer y convertirse en lo que siempre has deseado.

Plan de fijación de objetivos en dos sencillos pasos

Define tu meta general

Empieza por tu meta general. ¿Qué es lo que quieres lograr en 2018? ¿Aumentar los ingresos, sacar al mercado un producto nuevo, cambiar el menú de tu restaurante? Una vez que tengas una meta general, la puedes ir dividiendo en metas más pequeñas, seguidas de acciones a llevar a cabo. Y para eso necesitas…

Definir metas inteligentes (SMART)

Definir metas “SMART” (acrónimo en inglés que significa “inteligente”) te ayuda a ser más específico, cuantificar tus objetivos, y pensar en acciones a corto y largo plazo para alcanzar tu meta general. Las metas SMART son: :

Específicas (“Specific”) – Has de ser lo más detallado posible. Si ya tienes tu meta general, ahora debes definir las pequeñas metas que te conducirán a tu gran objetivo.

Ejemplo: Tu meta general es incrementar el número de clientes al finalizar el año.

Una meta específica sería: Conseguir X número de clientes con una campaña de “Trae a tu amigo y recibe 2×1” al final de cada mes.

Medibles (“Measurable”) – Una meta debe incluir una cantidad específica o algún resultado concreto. Solo de esta manera sabrás si has alcanzado tu meta y podrás celebrarlo.

Ejemplo: Conseguir 300 nuevos clientes en el primer trimestre del año dando muestras gratis de la bebida de la casa.

Alcanzables (“Achievable”) – Asegúrate de que tus metas sean alcanzables, esto es, realistas: para ello has de contar con el personal adecuado, los recursos apropiados y el tiempo necesario. Intenta encontrar el término medio entre metas de bajo impacto que apenas afecten a tu negocio, y metas imposibles que sólo harán que tú y tu equipo se frustren.

Relevantes (“Relevant”) – Tus metas específicas deben  ser relevantes para tu meta general, es decir, deben aportar algo que haga más fácil la consecución de tu objetivo. Además, deben estar conectadas entre sí.

Ejemplo: Si tu meta es incrementar el número de clientes al final del año, tus metas pequeñas deben de incluir estrategias de marketing y experiencia del consumidor.

Con una fecha límite (“Timely”) – Define un límite de tiempo para alcanzar tus metas. Sin una fecha límite es muy fácil perder de vista el objetivo y distraerse con otras actividades que no son  relevantes para tu negocio.

Otras cosas a tener en cuenta

Involucra a tu equipo en el proceso 

Cuando estés planificando y definiendo metas para 2018, asegúrate de incluir a tus empleados o al menos a los líderes de cada equipo. Te darán una perspectiva más amplia de lo que tu negocio necesita y esto los hará sentirse más realizados.

Mide tu progreso periódicamente

Hay muchas maneras de medir tu progreso. Desde un simple “check list” en el que puedas ir tachando elementos a medida que avanzas, hasta métodos más específicos dependiendo de tu tipo de negocio.

Una buena idea es poner por escrito tu objetivo final y tus pequeños objetivos, junto con la fecha límite y otros datos cuantificables, y colocarlo todo en un lugar visible. Puedes guiarte por esta plantilla que te ayudará a plantear tus ideas y medirlas.

Celebra los logros 

Porque la mejor parte de definir metas es alcanzarlas, cada vez que alcances un pequeño objetivo  celébralo con tus empleados. No tiene que ser una fiesta por todo lo alto una vez a la semana, pero simplemente reconocer los logros y a los que trabajaron duro para lograrlos puede hacer que todos se sientan más motivados y lograr que tu empresa llegue más lejos.

¿Calificas para un
préstamo de negocios?