getting a small business loan
Maria Arnedo
Por: marnedo
Leelo en 5 minutos

Ventajas de un préstamo comercial

0 0
0
Blog_Banner_1

Muchos empresarios se sienten incómodos a la hora de pedir un préstamo comercial, por mucho que quieran hacer crecer su negocio. Y es que nadie quiere comenzar una empresa estando en deuda, ¿verdad? Sin embargo, de la misma manera que pagar un seguro o la cobertura de salud tiene sus beneficios, también pagar un préstamo comercial tiene sus ventajas.

6 Beneficios de obtener un préstamo comercial

1. Exenciones en impuestos

Las pequeñas empresas que obtienen préstamos comerciales pueden disfrutar de exenciones a la hora de hacer los   impuestos: el porcentaje de ganancias que se utiliza para pagar el préstamo están exentas de impuestos. Puede que esto no parezca mucho si lo consideramos solo en términos de porcentajes, pero piensa que si el 5% de tus ganancias equivalen a $ 5,000, eso es dinero que se va acumulando. Además, si tienes un préstamo de interés fijo, la tasa de interés no cambia, lo cual significa que el monto de la devolución permanece igual durante todo el ciclo del préstamo. Esto te da flexibilidad en cuanto a la planificación y la elaboración de un presupuesto para tu empresa: siempre sabes la cantidad exacta que vas a pagar de un mes a otro, en lugar de tener que preocuparte por las fluctuaciones del mercado.

2. Libertad para usar el dinero

Un préstamo de un banco, aunque conlleva la carga de los intereses, también conlleva la ventaja de poder gastar el dinero como lo desees. No pasa eso con muchas otras fuentes de préstamos, como inversores capitalistas de riesgo o subvenciones. Incluso si aquello a lo que destinas el dinero cambia desde el momento en que solicitaste el préstamo, está bien, y no hay necesidad de entregar nueva información. Otras fuentes de capital en esa situación te pedirían documentos adicionales. Además, los bancos y las cooperativas de ahorro y crédito tampoco tienen derecho a un porcentaje de las ganancias, de manera el reembolso es mucho más fácil y sencillo que con otras fuentes de capital.

Si puedes obtener un préstamo de la SBA a través del gobierno estarás de suerte, ya que a menudo los préstamos de la SBA ofrecen tasas de interés más bajas y un período de tiempo más largo para pagar el préstamo. Estos préstamos también se pueden utilizar para refinanciar deudas.

Si puedes, pedir un préstamo a un amigo o algún miembro de la familia también es una buena opción, ya que a diferencia de con un banco, pagarás una tasa de interés más baja (o nada de intereses, dependiendo de la generosidad de tu benefactor). Seguramente también tendrás mayor flexibilidad con respecto a los plazos de pago y las cantidades. Dicho esto, un amigo o miembro de la familia puede querer involucrarse en las actividades cotidianas de tu empresa: es algo que debes considerar, ya que es mejor evitar cuanquer tensión es tus relaciones personales.

En pocas palabras, con un préstamo bancario tú sigues teniendo el control de tu negocio.

3. Establecimiento de crédito

Por mucho que tengas tarjetas de crédito personales, si apenas estás comenzando como propietario de una pequeña empresa, puede que tu negocio no tenga historial de crédito establecido. Este es otro beneficio de un préstamo comercial, que establece y construye tu historial crediticio. Además, una vez que obtengas el préstamo y que por tanto construyas historial de crédito, te será más fácil obtener tarjetas de crédito corporativas (para compras puntuales) o futuros préstamos adicionales para mejorar o expandir tu empresa.

Aprende más sobre cómo construir crédito para tu pequeña empresa

4. Intereses razonables

Muchos hemos caído en el pasado en la trampa de las deudas por tarjeta de crédito. ¿Quieres cometer ese error otra vez, pero ahora con tu negocio? ¡Probablemente no! Aunque a veces puede ser necesario, utilizar tarjetas de crédito con el fin de financiar tu pequeña empresa no es buena idea. Las tarjetas de crédito generalmente cobran una tasa de interés mucho más alta que un préstamo bancario. Pagar tu deuda será mucho más difícil. Eso es algo a considerar antes de ir por tu billetera… tal vez en vez de eso sea mejor rellenar una solicitud de préstamo. A largo plazo gastarás mucho menos.

Si te preocupa la posibilidad de pagar un interés muy alto, usa nuestra calculadora de préstamos comerciales para calcular fácilmente de cuánto serían los pagos mensuales de un préstamo en potencia.

5. Organización

Otro beneficio de un préstamo comercial es que te obligará a desarrollar un fuerte plan de negocios y una declaración que icluya tu misión y visión de la empresa. Y deberás tenerlo todo organizado, ya que todos estos son documentos que un prestamista va a querer ver y revisar. Además, tendrás que considerar las respuestas a un número de preguntas sobre circunstancias que puedan surgir. Esto te permitirá reflexionar sobre tus estrategias a largo plazo y sobre la manera en que resuelves los problemas. Al principio esto puede parecer tedioso o abrumador, pero a largo plazo no solo aumentará tus probabilidades de obtener el préstamo, sino que también le proporcionará una base más fuerte a tu pequeña empresa. Te sentirás mejor preparado ya que sabrás cómo manejar diversas situaciones. Uno de los componentes de tu plan de negocios que tu prestamista considerará es, por supuesto, cómo y cuándo reembolsarás el préstamo. Si bien esto puede crearte cierta ansiedad al principio, piensa en el alivio que será en el futuro el saber que tu reembolso ya ha sido tenido en cuenta en tu plan de negocios.

6. Crecimiento

Puede sonar cliché, pero es cierto que a veces “tienes que gastar dinero para ganar dinero”. No puedes esperar generar ganancias si no puedes contratar al personal adecuado que satisfaga las demandas de tus clientes. Solo podrás confiar en las recomendaciones y las redes sociales si no puedes invertir en un plan de marketing. Y no serás capaz de expandir tu negocio si continúas trabajando en un espacio pequeño que no te permite trabajar con eficacia. En otras palabras, la posibilidad de hacer crecer tu negocio es sin duda la mayor ventaja de obtener un préstamo comercial.

Todos estos son solo algunos ejemplos que ilustran cómo tu pequeña empresa puede beneficiarse de un préstamo. Se trata de aspectos que pueden salir caros, así que utilizar un préstamo comercial puede ser la opción más razonable, en lugar de agotar tus ahorros para hacer crecer tu empresa.

Es cierto que a nadie le atrae la idea de tener la deuda que implica un préstamo comercial, pero lo que obtienes a cambio puede compensar el interés pagado. De hecho, en muchos casos, podrías acabar de pagar el préstamo antes de lo planeado. Por ejemplo, si otro negocio está cerrando y tienes la oportunidad de comprar el inventario a un buen precio, aumentando así tu propio inventario y la capacidad de tu negocio. Esto no solo ayudará a tu billetera, sino que favorecerá tu historial de crédito, en caso de que necesites obtener otro préstamo en el futuro.

Hemos visto aquí seis importante ventajes que puede tener para tu empresa un crédito comercial. Si aún no estás seguro, sigue leyendo este otro artículo, con el que podrás determinar si un préstamo comercial es lo más adecuado para tu empresa. Y si ya estás listo para dar el siguiente paso y hacer crecer tu negocio, consulta nuestros tipos de préstamos comerciales. O simplemente solicita un presupuesto para saber cómo sería exactamente tu préstamo. ¡Estaremos encantados de ayudarte y ver crecer tu negocio!

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS