Fichas de ajedrez en un camino de A a B
Camino Financial
Por: camino-financial
Leelo en 20 minutos

Guía definitiva sobre gestión estratégica para una ventaja competitiva

La gestión estratégica puede contribuir a que tu empresa obtenga una ventaja en relación con tus competidores. Esto es posible mediante el desarrollo de un plan que te ayude a alcanzar tus metas empresariales.

Si entiendes lo que es esta herramienta crítica puedes llevar a tu empresa al éxito.

Hemos compilado una guía que te ayudará a iniciar la administración estratégica. Con ello puedes obtener una ventaja competitiva sobre los rivales de tu empresa.

¿Qué es la gestión estratégica?

La gestión estratégica es la toma de decisiones referente a la asignación de recursos para lograr las metas empresariales.

Lo anterior incluye desarrollar estrategias, implementarlas y monitorear su avance. Igualmente implica decidir a qué mercados ingresar, qué productos o servicios ofrecer y cómo fijarles su precio a estos.

¿Cuál es la importancia de la gestión estratégica?

La gestión estratégica es importante porque le permite a una organización identificar y hacer uso de sus fortalezas y debilidades para alcanzar sus metas en un corto, mediano y largo plazo.

Es decir, puede ayudar a una organización a responder a los cambios que ocurran en el entorno, tales como nuevas tecnologías o competidores, para que se pueda mantener a la vanguardia en el mercado.

Por otra parte, esta estrategia corporativa puede ayudar a una organización a asignar sus recursos en forma eficiente, maximizando así sus ganancias.

Aprende a hacer un plan estratégico para tu negocio

Beneficios de la gestión estratégica para la empresa

Tener un proceso de gestión trae varios beneficios, que incluyen los siguientes:

Ayuda a las empresas a identificar oportunidades y amenazas

Analizando cuidadosamente los datos y las tendencias, la gerencia puede tomar decisiones informadas respecto a dónde enfocar los recursos de la organización a fin de maximizar las posibilidades de éxito.

Esto es particularmente importante en el ambiente empresarial actual, que enfrenta cambios constantes durante la implementación de estrategias.

De igual modo, un plan de gestión estratégica eficaz puede contribuir a mantener una organización más ágil y receptiva al cambio, así como una empresa que rinda cuentas a las partes interesadas.

Ayuda a las empresas a tomar mejores decisiones y a obtener una ventaja competitiva

Una gestión estratégica aclara la visión y el propósito de la empresa. Sin una dirección clara, le puede resultar difícil a la gerencia tomar decisiones que estén en línea con las metas de la empresa.

Además, proporciona un marco para establecer el rumbo y tomar decisiones que estén alineadas con la misión y los objetivos de la organización.

Al adoptar una visión holística y a largo plazo del negocio, la gestión estratégica ayuda a las empresas a identificar oportunidades que de otra manera no hubiesen considerado y a obtener un mejor desempeño estratégico.

Ayuda a las empresas a darle seguimiento a su avance

Fijando metas y objetivos específicos y luego midiendo su avance con respecto a estos puntos de referencia, las empresas pueden garantizar que van por el buen camino hacia el logro de sus metas a largo plazo.

Esta labor constante de monitoreo y evaluación permite a las empresas hacer las correcciones de rumbo necesarias, asegurándose de mantener el camino hacia los objetivos.

Ejemplo de gestión estratégica

Cuando se trata de la teoría de la gestión estratégica aplicable en las empresas, hay numerosos ejemplos de dónde escoger. Sin embargo, se destaca un ejemplo particularmente notable, el de Apple.

Bajo el liderazgo estratégico de su cofundador y director ejecutivo, Steve Jobs, Apple se transformó de una empresa de computadoras en apuros a fines de la década de 1990 a una de las marcas más valiosas del mundo en la actualidad.

En el caso de Apple, esto implicó una serie de decisiones estratégicas, todas las cuales contribuyeron al destacado cambio de rumbo de la empresa.

Una de las decisiones estratégicas primordiales que tomó Jobs fue la de centrarse en el diseño del producto y la experiencia del usuario.

En una época en la que la mayoría de las demás empresas de informática se centraban en hacer que sus productos fuesen más potentes y ricos en funciones, Jobs se dio cuenta de que a los consumidores les importaba más que los productos fueran  fáciles de usar.

Este discernimiento de la estrategia comercial condujo al desarrollo de productos innovadores como el iPod, iPhone y iPad, que redefinieron la forma en que las personas interactúan con la tecnología.

Pasos en el proceso de la gestión estratégica

Definir las metas de la empresa

En primer lugar, para la formulación de la estrategia se debe establecer la misión y los valores de la organización.

La declaración de misión es una breve descripción de lo que hace la organización y de por qué existe. La visión, por su parte, es una declaración más amplia de lo que la organización espera lograr en el futuro.

Los objetivos de la estrategia de la organización deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y limitados en el tiempo (SMART, por sus siglas en inglés):

  • Específicos. Deben ser inequívocos. Tienen que ser lo suficientemente específicos para que se puedan entender y comunicar fácilmente.
  • Medibles. Deben ser cuantificables en el tiempo. Esta cuantificación permite rastrear y medir el avance hacia la meta.
  • Alcanzables. Deben constituir un reto, siendo a la vez alcanzables. Asimismo, deben poner a prueba tus capacidades, pero dentro del ámbito de las posibilidades.
  • Relevantes. Deben ser pertinentes a la misión y visión de la empresa y estar alineados con tus valores fundamentales. En última instancia, deben contribuir a lograr tus metas de largo plazo.
  • Con límite de tiempo. Las metas deben tener un tiempo límite específico para cumplirse. Este plazo proporciona un sentido de urgencia y motivación para alcanzar la meta.

Análisis de la situación

El segundo paso es una de las etapas de la gestión estratégica más relevante. Para ello, se debe llevar a cabo un análisis de la situación. Este análisis es un proceso de revisión del entorno de la organización con el fin de identificar sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas.

Por lo tanto, constituye una parte importante del proceso de gestión empresarial ya que ayuda a las organizaciones a tomar decisiones informadas respecto a dónde asignar los recursos.

En este sentido, implica observar de cerca los factores internos y externos que puedan afectar la capacidad de la organización para lograr sus objetivos. Los factores internos incluyen aspectos tales como la estructura organizativa, la cultura y los recursos de la empresa.

Estos datos pueden provenir de informes financieros, encuestas de clientes, análisis de la competencia, estudios de mercado o recursos de otras organizaciones, entre otros.

Desarrollar e implementar estrategias

Una vez que hayas analizado la situación, puedes pasar al desarrollo de estrategias para lograr tus metas. Debes entonces alinear estas estrategias con la misión y visión de la empresa.

Luego, la empresa debe implementar su estrategia por medio de diversas iniciativas y acciones. Esta fase del proceso de gestión estratégica se puede dividir en dos partes: la planificación operativa y la ejecución.

La planificación operativa implica desarrollar un plan de acción que ayudará a la empresa a lograr sus objetivos estratégicos. Este plan incluye iniciativas y tareas específicas que se deben cumplir, así como plazos y asignaciones presupuestarias.

La ejecución es la implementación del plan operativo. Esta fase del proceso de gestión estratégica implica poner el plan en acción y garantizar que todas las tareas se cumplan de acuerdo con el cronograma fijado.

Monitoreo y evaluación

La fase final de esta estrategia empresarial es el monitoreo y la evaluación. Esta fase comprende el seguimiento a los resultados para garantizar que la estrategia obtenga los resultados deseados.

Del mismo modo, la empresa también evaluará si es necesario efectuar algún cambio en el plan estratégico en función de los resultados de la evaluación.

Elementos esenciales para el desarrollo de un proceso de gestión estratégica

Los siguientes son algunos de los elementos esenciales clave para crear una gestión estratégica empresarial exitosa.

  • Una definición clara de las metas empresariales. El primer paso consiste en comprender claramente lo que quiere lograr la empresa. Sin esto, será un desafío desarrollar una estrategia efectiva.
  • Un entendimiento del entorno. Investiga el ambiente interno y externo que pueda afectar a la empresa. Esto te ayudará a identificar oportunidades y amenazas.
  • Una misión y una visión bien definidas. Estas orientarán el rumbo por el cual debe avanzar el empeño de la empresa. Debes utilizar una declaración de misión para informar todas las decisiones que se tomen.
  • Un claro entendimiento de las fortalezas y debilidades de la empresa. Debes saber cómo aprovechar al máximo tus recursos, que incluya llevar a cabo una adecuada gestión del inventario. Esta concientización es esencial para una estrategia eficaz.
  • Voluntad de cambiar. Una empresa que no adapte su estrategia probablemente quedará en desventaja. La flexibilidad es clave para el éxito.

Ten en cuenta que no existe un enfoque único para todas las situaciones. Por el contrario, cada empresa necesita adaptar su estrategia a sus circunstancias específicas.

Tipos de gestión estratégica

Hay diversos tipos de gestión estratégica. Las más frecuentes son la estrategia corporativa, la estrategia a nivel de empresa, la estrategia funcional y la estrategia operativa.

La estrategia corporativa es la dirección general que toma una empresa para lograr su estado deseado.

La estrategia nivel de empresa es el plan estratégico concebido específicamente para las unidades de negocio o líneas de productos individuales de una empresa.

Por otra parte, la estrategia funcional se centra en las decisiones y planes estratégicos realizados para funciones específicas dentro de una empresa, tales como marketing o finanzas.

Asimismo, la estrategia operativa es el plan estratégico diseñado específicamente para los procesos y actividades operativas de una empresa.

Modelos de gestión estratégica

Existen muchos modelos diferentes de gestión estratégica que pueden utilizarse para ayudar a las organizaciones a alcanzar sus objetivos. Algunos de los modelos más populares son la visión basada en los recursos, la visión de las partes interesadas y el modelo de la cadena de valor.

Modelo de visión basado en recursos

La visión basada en los recursos es un popular modelo de gestión estratégica que se centra en los recursos internos de una organización.

Este modelo ayuda a las organizaciones a identificar y desarrollar sus capacidades únicas y a utilizarlas para crear una ventaja competitiva.

La principal debilidad de este modelo es que puede conducir a una visión miope de la organización, que puede ignorar factores externos que pueden impacto en el éxito de la organización.

Modelo de visión de partes interesadas

La visión de las partes interesadas es otro modelo popular de gestión estratégica que tiene en cuenta los intereses de todas las partes interesadas de una organización.

Este modelo ayuda a las organizaciones a crear valor para todas las partes interesadas alineando sus estrategias con los intereses de las mismas.

El principal punto débil de este modelo es que puede resultar difícil identificar y gestionar todas las partes interesadas.

Modelo de cadena de valor

El modelo de la cadena de valor es un modelo de gestión estratégica que se centra en la creación de valor para la organización.

Este modelo ayuda a las organizaciones a identificar las actividades que crean valor y los recursos necesarios para apoyar esas actividades.

La principal debilidad de este modelo es que puede llevar a un énfasis excesivo en la reducción de costes, lo que puede afectar a la calidad de los productos y servicios.

Factores que se deben considerar en la gestión estratégica

La mejor gestión estratégica variará entre una empresa y otra, dependiendo de los siguientes factores:

  • Tamaño de la empresa.  Las empresas más pequeñas suelen ser más ágiles y responden más rápidamente a los cambios. Por su parte, las empresas de mayor tamaño pueden tener más recursos, lo que les permite invertir en un proceso formal.
  • Industria. Algunas industrias marchan a un paso más acelerado y requieren que las empresas cambien rápidamente. Otras son más estables y permiten una planificación a más largo plazo.
  • Cultura empresarial. Algunas empresas son de naturaleza más jerárquica y requieren un enfoque de arriba hacia abajo. Otras están más descentralizadas y permiten un enfoque de abajo hacia arriba.
  • Metas de la empresa. Algunas empresas pueden tener metas a corto plazo, que requieren una programación más flexible, mientras que otras tienen metas a largo plazo, que exigen un proceso de planificación estratégica formal.
  • Recursos disponibles. Algunas empresas quizá tengan más recursos, lo que permite un proceso más completo. Otras pueden disponer de menos recursos, lo cual es posible que requiera un enfoque más simple.
  • Marco de tiempo.  Algunas empresas pueden tener un marco de tiempo más largo para lograr sus metas, mientras que otras quizá necesiten una capacidad de adaptación rápida.

Independientemente del enfoque que adoptes, la meta de la gestión estratégica es ayudar a la empresa a obtener una ventaja competitiva sostenible.

Puedes hacer esto analizando las fortalezas y debilidades de la empresa, así como sus oportunidades y amenazas.

Conoce estas herramientas para impulsar tu negocio

Ventaja competitiva de la gestión estratégica

El proceso de gestión estratégica ayuda a las empresas a lograr una ventaja en el mercado por lo que también es una estrategia competitiva. El proceso les permite identificar cuáles son sus metas y objetivos y luego desarrollar las estrategias necesarias para alcanzarlos.

Una ventaja perfectamente diseñada en la gestión estratégica incluye también:

  • Disponer de los recursos necesarios
  • Asegurarse de que todos los miembros de la organización estén conscientes de sus funciones y responsabilidades.

Asimismo, incluye el seguimiento a los avances y el ajuste de la estrategia según sea necesario.

Siguiendo este proceso, las empresas se pueden asegurar de que siempre:

  • Puedan responder a los cambios en el entorno
  • Puedan adaptar sus estrategias según se requiera.

Esto les ofrece una ventaja significativa en comparación con las empresas que no siguen un proceso de gestión estratégica.

Son muchos los beneficios que brinda la implementación de una ventaja competitiva en un proceso de gestión estratégica en tu negocio, entre ellos los siguientes:

  • Aclarar funciones y responsabilidades. Con esto se asegura que todos sepan lo que espera la organización de ellos y ayuda a prevenir confusiones y conflictos.
  • Mejorar las comunicaciones. Una buena gestión estratégica proporciona un foro para discusión y debate. Esto puede ayudar a garantizar que todas las partes interesadas conozcan los planes y objetivos de la empresa.
  • Fomentar la innovación. El proceso de gestión estratégica brinda una estructura para lluvias de ideas  y para poner a prueba nuevas ideas orientadas a obtener más beneficios. Esto puede llevar al desarrollo de mejores productos y servicios.
  • Aumentar la eficiencia. Un proceso de gestión estratégica bien concebido puede ayudar a agilizar la toma de decisiones así como a reducir el desperdicio y a evitar la duplicación de esfuerzos.
  • Mejorar la competitividad. Al monitorear continuamente el entorno y ajustar la estrategia según se necesite, las empresas pueden mantener una ventaja competitiva sobre aquellas que no siguen un proceso de gestión estratégica.

Mantener tu ventaja competitiva con la gestión estratégica

Una vez hayas logrado una ventaja, es esencial mantenerla con el fin de tomar la delantera frente a tus competidores.

La mejor forma de lograrlo es monitorear continuamente tu entorno y ajustar tu estrategia según se necesite.

De igual modo, es esencial mantener a tus empleados actualizados respecto a los cambios en el mercado y asegurarte de que conozcan cuáles son sus correspondientes funciones y responsabilidades.

Siguiendo estas recomendaciones, puedes asegurarte de que tu empresa siga siendo flexible y receptiva a los cambios del mercado.

Herramientas de gestión estratégica

Matriz FODA y PEST

El análisis FODA en la gestión estratégica es una herramienta que te ayudará a identificar los aspectos siguientes de un una empresa:

  • Fortalezas
  • Debilidades
  • Oportunidades
  • Amenazas

Tú puedes utilizar esta información para desarrollar estrategias que aprovechen las fortalezas y oportunidades de la empresa mientras mitigan sus debilidades y amenazas.

Los análisis PEST realizan un análisis del entorno y ayudan a identificar los factores que pueden afectar el negocio de una empresa. Más específicamente los:

  • Políticos
  • Económicos
  • Sociales
  • Tecnológicos
  • Legales y
  • Ambientales

Así pues, puedes emplear esta información para desarrollar estrategias que tengan en cuenta estos factores.

Lienzo de modelo de negocios

El Lienzo de Modelo de Negocios (Business Model Canvas, en inglés) ayuda a visualizar el modelo de negocios de una empresa. Constituye una herramienta que pueden emplear las empresas para desarrollar y documentar su modelo de negocio.

El lienzo presenta una estructura que permite que les permite a las empresas estudiar y organizar los diversos elementos de su modelo de negocio, tales como su propuesta de valor, socios clave, actividades clave, etc.

Análisis de la cadena de valor

El análisis de la cadena de valor es una poderosa herramienta de la gestión estratégica.

Ayuda a identificar las actividades que crean valor para una empresa. También puede ayudarte a comprender los costos y los márgenes asociados con cada etapa de producción e identificar áreas en las que puedes crear un mayor valor.

Cuadro de mando integral

Un cuadro de mando integral (Balanced Scorecard o BSC) es un sistema de gestión de desempeño que proporciona un “marco para medir el desempeño organizacional”.

Este proceso rastrea el efecto de las acciones y estrategias en los resultados financieros, la satisfacción del cliente, los procesos comerciales internos, así como el aprendizaje y el desarrollo.

Un cuadro de mando integral mide el rendimiento de una empresa frente a sus objetivos estratégicos.

Esta información ayuda a realizar ajustes a la estrategia según sea necesario.

Descubre formas de manejar tu dinero efectivamente

Dale a tu empresa una ventaja

La gestión estratégica es un proceso que te permite desarrollar e implementar estrategias que te darán una ventaja competitiva.

El presente proceso puede ayudar a las empresas a mejorar las comunicaciones, fomentar la innovación, aumentar la eficiencia y mejorar la competitividad.

De igual forma, puede contribuir a que las empresas mantengan su ventaja monitoreando continuamente su entorno y ajustando sus estrategias.

Sin embargo, en algunas ocasiones, un cambio de estrategia puede resultar costoso.

Un préstamo para pequeñas empresas de Camino Financial puede ser la respuesta que estás buscando.

Trabajaremos de la mano contigo para determinar qué herramienta es la mejor para tus necesidades únicas y te ayudaremos a emprender el camino hacia el éxito.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS