Jordan Schneir
Por: jordan_shneir
Leelo en 10 minutos

Cómo calcular el flujo de caja libre de tu empresa en 4 pasos

1 0
0

La gestión adecuada de una pequeña empresa requiere un plan de negocios sólido y estados financieros estables. Cuando una empresa quiere expandirse, a menudo acude a un prestamista para obtener el capital necesario. Con la solicitud de préstamo, los dueños de pequeñas empresas deberán proporcionar una variedad de documentos, como los estados financieros y un plan de negocio sólido. El objetivo principal de la documentación es pronosticar los flujos de efectivo libres del negocio para garantizar que este pueda pagar cómodamente la deuda. Por lo tanto, cuanto más organizados estén tus estados financieros, más fácil le resultará a cualquier prestamista tener una idea clara del flujo de caja libre de tu empresa y por tanto otorgarte un préstamo.

Por desgracia muchas veces los propietarios de pequeñas empresas no dedican el tiempo necesario a la preparación de los estados financieros. Aunque calcular el flujo de caja libre puede parecer un poco difícil al principio, medirlo es en realidad relativamente fácil, y todo dueño de una empresa debería saber hacerlo. En este artículo aprenderás lo siguiente:

  • ¿Qué es el flujo de caja libre?
  • 4 pasos para calcular el flujo de caja libre
  • Opciones para conseguir efectivo para tu empresa
  • ¿Cómo puede ayudarte Camino Financial a financiar tus necesidades de capital de trabajo?

¿Qué es el flujo de caja libre?

Supongamos por un momento que tienes una cuenta bancaria de tu empresa, y esa cuenta es el único lugar donde realizas transacciones para tu negocio. Si consultas la cuenta el 1 de enero y luego la revisas  un año después, el cambio en el saldo es tu flujo de caja libre. Si bien esto simplifica en exceso el concepto real, te proporciona una buena guía para comprender cómo funciona el flujo de caja libre.

El flujo de caja libre (“Free Cash Flow” o FCF, por sus siglas en inglés) analiza la cantidad de efectivo que tu empresa genera de las ventas, una vez que restas los pagos salientes por gastos. Los prestamistas a menudo miran el flujo de caja libre porque si un negocio se queda sin efectivo, no pueden pagar sus cuentas.

 

4 pasos para calcular el flujo de caja libre

Aunque puede parecer difícil al principio, el flujo de caja libre es bastante fácil de calcular. Si has trabajado con un contable o has realizado tu propia contabilidad, sabes que hay que tomar estos pasos para calcular tu flujo de caja libre:

Paso 1: Calcula tus ingresos netos o beneficios netos (ventas menos todos los gastos)

Paso 2: Agrega los impuestos pagados

Paso 3: Agrega los gastos de intereses

Paso 4: Agrega los gastos no monetarios (por ejemplo, amortización y depreciación; puedes encontrarlos en tus declaraciones de impuestos o consultarlos con tu contable)

El ingreso neto significa todos los ingresos que una pequeña empresa genera en sus servicios o productos. Resta a esta cantidad cualquier gasto en mano de obra, materiales, suministros de oficina o cualquier otra cosa relacionada con el negocio. A continuación, toma la cantidad anterior y agrega los impuestos pagados (o los beneficios recibidos), así como los pagos de intereses de los préstamos existentes. El cuarto paso normalmente solo se aplica si un contable ha preparado tus estados financieros previamente y el negocio tiene elementos como la depreciación en sus estados de pérdidas y ganancias. Debido a que la depreciación no es un gasto directo en efectivo, esos elementos se agregan nuevamente. Este cálculo del flujo de caja libre también se conoce como EBITDA: Ganancias antes de Intereses, Impuestos, Depreciación y Amortización (por sus siglas en inglés, “Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization”).

 

Opciones para conseguir efectivo para tu empresa

Obtener efectivo para tu empresa puede ser un elemento clave para ayudarte a expandir o solucionar cualquier imprevisto que surja. Sea cual sea tu caso, tienes muchas opciones disponibles. Dependiendo de por qué necesitas el efectivo, existen varias opciones para obtener capital, que dividiremos en dos categorías principales:

Líneas giratorias a corto plazo

  1. Líneas de crédito
  2. Tarjetas de crédito

Préstamos a largo plazo

  1. Préstamos asegurados a plazos
  2. Préstamos no garantizados de capital de trabajo

Si las necesidades de capital son a corto plazo y limitadas, las tarjetas de crédito comerciales y las líneas de crédito (punto 1) ofrecen una opción más flexible que los préstamos a plazos. En términos generales, estas opciones les permiten a los prestatarios pagar intereses sobre los saldos que tienen pendientes, con lo cual pueden reducir los pagos de intereses a medida que reducen sus saldos. En general, estos tipos de crédito son más fáciles de solicitar que los préstamos a largo plazo y requieren menos información. Sin embargo, debido a que estos productos son más flexibles y fáciles de obtener, generalmente conllevan tasas de interés más altas.

Los préstamos a largo plazo (punto 2) son más adecuados para inversiones a largo plazo y se reembolsan en un periodo de 2 a 7 años. Con los préstamos garantizados a plazos puedes obtener tasas de interés mucho mejores de lo que podrías recibir con una línea de crédito. Pero las desventajas son que requieren más información que las líneas de crédito, y no siempre ofrecen tanta flexibilidad en el producto. “Garantizados” significa además que debes contar con un aval o garantía de que podrás devolver el dinero. En Camino Financial ofrecemos préstamos no garantizados de capital de trabajo: eso significa que para obtener la aprobación no es necesario que cuentes con un aval. En otras palabras, no pones en riesgo tus bienes personales.

Lee este artículo si quieres saber más sobre las diferencias entre préstamos asegurados y no asegurados.

 

¿Cómo puede ayudarte Camino Financial a financiar tus necesidades de capital de trabajo?

Con un proceso en línea rápido y fácil

Una de las ventajas de trabajar con Camino Financial es que nuestro proceso en línea es extremadamente fácil de seguir. Cuenta con 3 sencillos pasos:

  1. Rellena tu solicitud en línea para recibir los términos preaprobados

Haz clic AQUÍ y completa una solicitud de préstamo adaptable a dispositivos móviles (te llevará entre cinco y diez minutos). No se requiere documentación y el envío de la solicitud no afectará tu puntaje de crédito.

  1. Revisa los términos del préstamo y autoriza la descarga de la actividad bancaria

Dentro de un día hábil, recibirás un mensaje de texto con los términos preaprobados de tu préstamo y un especialista en préstamos comerciales específicamente asignado a tu caso se pondrá en contacto contigo. Después de revisar los términos, toma un minuto de tu tiempo para autorizar que Camino Financial descargue los últimos seis meses de actividad de tu cuenta bancaria para verificar así los ingresos de tu negocio. Puedes estar tranquilo de que este paso en el proceso es totalmente seguro. Según tu perfil de crédito y los términos del préstamo, tu especialista en préstamos comerciales puede solicitar documentación adicional para verificar tus ingresos.

  1. Firma un contrato de préstamo y recibe financiación

El departamento de crédito tardará entre 1 y 8 días hábiles en revisar tu solicitud de préstamo. Una vez que recibas la aprobación final, firma en línea el contrato de préstamo que recibirás por correo electrónico. ¡Has terminado! Recibirás el dinero directamente en tu cuenta bancaria dentro de dos días hábiles.

En resumen, puedes obtener un préstamo comercial en un periodo de 1 a 10 días hábiles, invirtiendo menos de una hora de tu tiempo.

Con productos de préstamo que se adaptan a tus necesidades

Ofrecemos préstamos comerciales a plazos que oscilan entre $5,000 y $400,000. Nuestros préstamos comerciales se pagan en un periodo de entre 24 a 60 meses por medio de pagos mensuales fijos. Nuestras tasas de interés mensuales varían entre el 1.0% y el 2.5%.

Con herramientas que te permiten controlar cuánto desea pagar

Si deseas ver en línea cómo sería un préstamo antes de presentar una solicitud formal, simplemente prueba nuestra calculadora de préstamos en línea. Te permitirá calcular tus pagos mensuales según diferentes términos de préstamo. Solo tienes que introducir:

  • La cantidad de dinero que deseas solicitar
  • El número de cuotas mensuales que quieres para tu crédito; entre 24 y 60
  • La tasa de interés mensual

Después de introducir estas tres cifras, haz clic en “Calcular”. Toda la información que necesitas aparecerá en la pantalla. Puedes volver a introducir esta información tantas veces como quieras hasta que el resultado se ajuste por completo a las necesidades de tu negocio.

Como puedes ver, trabajar con Camino Financial te permite obtener las ventajas de una solución personalizada con un prestamista que se preocupa por obtener una tasa asequible y una cantidad adecuada para tu empresa. Sabemos que solicitar un préstamo comercial puede ser un proceso aterrador. Sin embargo, trabajamos duro para que esto sea lo más fácil y transparente posible. Nos esforzamos por ofrecerte las mejores soluciones financieras para ayudarte a lograr el éxito. ¡Pero no tienes por qué creernos a nosotros! Te invitamos a leer nuestras reseñas en Facebook y las historias de éxito de nuestros clientes.

¿Calificas para un
préstamo de negocios?