Manos estrechándose sobre una mesa en una reunión de negocios para ilustrar la idea de "empresa unipersonal y sociedad"
Derek Tallent
Por: dtallent
Leelo en 6 minutos

Empresa unipersonal o sociedad: ¿qué elegir para tu empresa?

0 0
0

Los dueños de pequeñas empresas han de tomar una importante decisión cuando comienzan un negocio: ¿formarán la empresa ellos solos, o buscarán la ayuda de alguien? En otras palabras, deben decidir si quieren formar una empresa unipersonal o una sociedad. En este artículo, vamos a explorar estas dos clasificaciones deteniéndonos en las ventajas e inconvenientes de cada una.

¿Qué es una empresa unipersonal?

En una empresa unipersonal, o empresa de propietario único, una sola persona está a cargo del negocio. Las empresas unipersonales son la forma más común de estructurar un negocio porque conllevan numerosas ventajas.

En primer lugar, es la manera más fácil de comenzar, ya que en la mayoría de estados no se requiere que las empresas unipersonales se registren en la Secretaría de Estado. Además, hay menos regulaciones a la hora de formar una junta directiva (ya que estás tú solo) y de organizar reuniones. Otra obvia ventaja es que no debes responder a nadie salvo a ti mismo, y puedes establecer tu propio horario y rutina de trabajo. Por último, no tienes que compartir tus ganancias con nadie (salvo que contrates a empleados, por supuesto). Todo esto suena perfecto, pero decidirse por una empresa unipersoanal también tiene desventajas.

El mayor problema de las empresas unipersonales es que las financias personales del dueño están ligadas a las del negocio. Esto significa que si el negocio sufre bancarrota, lo mismo le sucede al dueño. Por lo tanto, formar una empresa unipersonal es más arriesgado. Lo mismo sucede si el negocio es demandado: la demanda también recae contra ti (lo que significa que eres responsable de todos los costos asociados con el litigio). Las empresas unipersonales, por otro lado, deben pagar tanto impuestos sobre la renta como impuestos del empleado por cuenta propia (de Seguridad Social y Medicare). Esto significa que, a medida que la empresa genera más ganancias, también deberá pagar más impuestos.

¿Qué es una sociedad?

Cuando son varias personas las que fundan una empresa, esta recibe la calificación de asociación o sociedad. En ella, dos o más personas dirigirán el negocio como copropietarios. Hay varios tipos de sociedades. En las sociedades generales o sociedades colectivas, los copropietarios comparten las ganancias de manera equitativa y todos pueden opinar sobre la manera de dirigir la empresa. En las sociedades limitadas, sin embargo, los copropietarios invierten en la empresa, pero no participan en las decisiones sobre las operaciones diarias del negocio. Las asociaciones pueden ser más grandes y complejas, y a veces la parte que les corresponde a algunos miembros es más grande que la que les toca a otros. Si eres dueño de una pequeña empresa, seguramente formarás una sociedad con dos o tres socios generales que lleven el negocio contigo, o con un inversor que ayude a impulsar el negocio en su etapa inicial. Pero no olvides que existen diferentes estructuras bajo las llamadas sociedades. Conoce aquí las características de todos los tipos de estrucutras legales.

Formar una sociedad conlleva muchas ventajas. Aunque las sociedades deban pagar impuestos sobre cualquier ganancia, los dueños no tienes que pagar impuestos separados del empleador. Las asociaciones pueden llegar a ser muy fructíferas, ya que cada socio aporta su conocimiento, habilidades y experiencia. Por último, y aunque su formación sea más complicada que la de una empresa unipersonal, las asociaciones son fáciles de comenzar.  

Pero también debemos tener en cuenta las desventajas de formar una sociedad. Lo peor de una asociación seguramente es que, como socio, puedes ser responsable de lo que haga otro de tus socios. Si un socio es demandado, puede que los otros socios no sean llevados a juicio, pero si el socio demandado no puede pagar la cantidad debida, la corte puede tomar bienes de los socios que no han sido demandados. Además, formar una sociedad puede conllevar situaciones muy complejas, por ejemplo, cuando uno de los socios quiere disolver la empresa pero los otros no quieren. Y aunque no estés obligado a pagar tantos impuestos, estás ligado legal y financieramente a tus socios.

Recuerda que siempre puedes comenzar tu pequeña empresa como una empresa unipersonal y, a medida que tu negocio crezca, convertirlo en una sociedad. Conoce aquí si es el momento indicado para transformar tu empresa unipersonal en una sociedad.

Aquí tienes un desglose de las ventajas e inconvenientes de cada formación legal:

Empresa unipersonal Sociedad
VentajasSimplicidad

Menos regulaciones

Todos los beneficios son para el dueño

No hay impuestos del empleado por cuenta propia
DesventajasMayor riesgo

Impuestos del empleado por cuenta propia

Complejidad

Dependencia financiera de socios

Esperamos que este artículo te haya ayudado a decidir si lo mejor para tu negocio es una empresa unipersonal o una asociación. Visita nuestro sitio web para obtener más consejos e información sobre marketing, gerencia de empresas y finanzas.  Y sea como sea el tipo de empresa que has decidido montar, ¡te deseamos toda la suerte del mundo!

¿Calificas para un
préstamo de negocios?