hombre de traje dando dinero
Camino Financial
Por: camino-financial
Leelo en 16 minutos

Deudas buenas y malas: cómo usar un préstamo para tu beneficio

Hay ciertas deudas buenas, que funcionan a tu favor, te ayudan a generar riqueza a largo plazo y lograr metas.

En este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre el uso estratégico de las deuda, cómo ayuda tomar dinero prestado para mejorar tus finanzas y cómo se pueden evitar las deudas malas.

¿Qué es una deuda buena?

Piensa en la deuda buena como en dinero que pides prestado para lograr un objetivo. Este tipo de deuda también te puede ayudar a generar riqueza o a mejorar tu situación financiera en el largo plazo.

Una buena deuda te ayuda a invertir en el futuro. Si bien tendrás que hacer pagos regulares cada mes para pagar el préstamo, te terminará favoreciendo al final.

Esto no quiere decir que las deudas buenas estén libres de riesgo.

Al igual que con cualquier emprendimiento financiero, es importante que te asegures de comprender cuáles son los términos y condiciones de un contrato antes de asumir un préstamo.

Buscar la tasa de interés más baja posible y negociar un plan de pago que se ajuste a tus finanzas puede ayudarte a reducir los riesgos.

Ejemplos de deuda buena

Los préstamos estudiantiles y otros tipos de deuda para educación son un tipo de deuda buena.

Con estos créditos inviertes en tu futuro puesto que te brindan acceso a conocimiento, habilidades y capacitación que pueden mejorar tus oportunidades futuras de empleo.

Los préstamos comerciales te ayudan a crear, administrar o hacer crecer tu propia empresa comercial.

Dependiendo de tus necesidades, un préstamo para pequeñas empresas te puede ayudar a aumentar tu flujo de efectivo, facilitar la adquisición de nuevos equipos, permitir la inversión en nuevas propiedades y otras estrategias para desarrollar el valor de tu marca.

Los préstamos hipotecarios te ayudan a pagar una nueva vivienda. Estos préstamos tienden a ir acompañados de tasas de interés relativamente bajas.

A diferencia de alquilar una casa, la compra de una te ayuda a generar capital a largo plazo e incluso te favorece con ciertos beneficios fiscales. Incluso si mejoras la casa, el valor de reventa puede subir y tu inversión habrá generado ganancias.

¡Solicita un préstamo comercial!

¿Qué es una deuda mala?

Una deuda mala es aquella que perjudica tus finanzas a largo plazo.

Las deudas malas incluyen préstamos que no puedes pagar, así como productos crediticios con plazos de pago desfavorables o tasas de interés elevadas.

Por ejemplo, una deuda mala es aquella usada para adquirir artículos que pierden valor o cosas sin importancia que realmente no necesitamos.

#SabíasQue
De acuerdo con el Estudio de Crédito al Consumidor 2021 de Experian, el estadounidense promedio tiene deudas que suman más de $96,000.

Ejemplos de deudas malas

Los préstamos de día de pago quizá parezcan útiles en teoría, pero estos préstamos a corto plazo suelen tener altas tasas de interés y altos cargos por pagos atrasados.

Muchos los consideran predatorios ya que harán aumentar tus deudas rápidamente si no realizas los pagos a tiempo.

Los préstamos para automóviles a veces pueden resultar valiosos, en particular cuando necesitas un automóvil para ampliar tus opciones de empleo o administrar tu propio negocio.

Dicho esto, es crucial recordar que el valor de los automóviles se deprecia desde el momento en que los sacas del concesionario, lo cual significa que no acumularás ninguna riqueza por esta inversión.

Las tarjetas de crédito se pueden convertir en una forma de deuda mala, dependiendo de cómo se utilicen.

Dado que estas tarjetas tienden a tener altas tasas de interés sin un período de pago establecido, los saldos pendientes pueden crecer rápidamente.

Si no pagas tus tarjetas de crédito personales o comerciales de manera regular, se convierten en una deuda mala.

La deuda es buena o mala según cómo la uses

Generalmente, una deuda por sí sola no es buena o mala (exceptuando préstamos predatorios), sino que dependen de tus hábitos financieros.

En otras palabras, pocas opciones financieras son identificables completamente de un lado u otro, ya que lo que funciona para algunos, no lo hace para otros.

Usemos como ejemplo los préstamos personales.

Un remodelador de casas que use un préstamo personal para remodelar una propiedad y revenderla adquiere una “deuda buena”, ya que está invirtiendo en un proyecto con un claro retorno de la inversión.

Sin embargo, alguien que utilice un préstamo personal para financiar una luna de miel extravagante (que en realidad no puede pagar) quizá tiene una “deuda mala”, ya que terminará pagando mucho tiempo después de finalizado el viaje.

¿Qué debo tener en cuenta para evitar deudas malas?

En términos generales, evitar una deuda mala significa hacer la debida diligencia antes de obtener un crédito. Los siguientes son algunos aspectos a considerar:

  • No pidas prestado más de lo que puedes pagar. Esto se cumple especialmente si ya estás endeudado. No puedes resolver la deuda que ya tienes adquiriendo más deuda, con la única excepción de la consolidación de deudas.
  • No pidas prestado para gastar si tus ingresos discrecionales no cubren el costo. Si estás solicitando un préstamo para algo que no necesitas, o para algo que no ayude a tus finanzas, piénsalo dos veces.
  • Asegúrate de que la deuda te ofrezca un buen retorno de la inversión (ROI). Regresando al objetivo de la deuda que te ayude a crecer, busca deudas que te ayuden a lograr tus objetivos financieros.
  • Busca las mejores tasas y términos de pago. Busca tarifas y términos favorables, ya que a menudo resulta imposible modificarlos después del hecho. De igual forma, las deudas con tasas de interés fijas suelen ser una mejor opción que las tasas variables.

¿Cómo puedo proteger mis finanzas si tengo deudas malas?

Si, desafortunadamente, ya has obtenido una deuda mala, no te preocupes. Salir de una deuda mala es posible administrar tus finanzas e incluso pagar tus adeudos más rápido si sigues algunos consejos.

En primer lugar, elabora un plan para empezar a pagar tus deudas aprovechando cada dólar libre del que puedas disponer. Esto quizás implique reducir tus hábitos de gastos personales o comerciales a corto plazo.

Estrategias para pagar deudas

  • Estrategia de “bola de nieve de las deudas”, que implica pagar primero las deudas más pequeñas.
  • Estrategia de “avalancha de las deudas”, que implica concentrarse en las deudas de más altos intereses primero mientras se realizan pagos mínimos de otras deudas.
  • Comunícate con tu prestamista para ver si está dispuesto a ofrecerte un plan de pago diferente.
  • Si necesitas ayuda o recursos adicionales, piensa en obtener la asesoría de un profesional de crédito.

No hay una única estrategia que sea correcta o incorrecta, dado que cada una tiene sus ventajas y desventajas. ¡Lo que cuenta es que encuentres una táctica que te funcione y que la mantengas!

Consolida tus préstamos actuales

Los préstamos para la consolidación de deudas te permiten reunir varias deudas en un solo préstamo, a menudo a un interés más bajo. Esto puede facilitar la organización de tus pagos mensuales y evitar que dejes de pagar alguna factura.

Estos préstamos también pueden ofrecer mejores opciones y términos de pago.

Aunque de todos modos tendrás que pagar en su totalidad tus deudas actuales, a menudo ahorrarás dinero al hacerlo, lo cual te permitirá destinar esos fondos a otras necesidades.

Reglas que debes seguir sobre las deudas

En términos de tus deudas actuales, tanto buenas como malas, hay algunas tácticas que vale la pena que uses para mantener tus finanzas bajo control.

Empieza por organizarte

Si no lo has hecho aún, crea una lista de todas las deudas que tengas, desde las de tarjetas de crédito hasta préstamos estudiantiles y facturas médicas.

Toma nota de los pagos mínimos y las tasas de interés asociadas con cada una.

No sigas adquiriendo deudas

Nunca obtengas nuevos adeudos sin pensarlo y analizarlo.

Si ya te encuentras preocupado por tus deudas actuales, concéntrate en saldarlas antes de obtener nuevas. Ten presente que esto también podría significar prescindir del uso de tus tarjetas de crédito.

Elabora un plan de pagos

La priorización de tus deudas dependerá de tus preferencias personales, pero centrarse en los métodos de Bola de nieve o Avalancha es buena idea. Pregunta si puedes configurar pagos automáticos.

No hagas solamente los pagos mínimos

Aunque hacer pagos mínimo te podría ahorrar algo de dinero, también asegura que acumularás tasas de interés y permanecerás endeudado por más tiempo.

Siempre es mejor pagar un poco más para salir más rápido de la situación.

Disminuye tus tasas de interés

Aunque esto no siempre es factible, quizá puedas cambiar de tarjeta de crédito o consolidar tus deudas de forma que recibas tasas de interés más bajas. Esto te puede ayudar a ahorrar dinero a largo plazo.

Busca ayuda si la necesitas

Si enfrentas dificultades para mantenerte organizado o si te encuentras abrumado, comunícate con un profesional.

La administración del dinero es una habilidad aprendida, ya sea para uso personal o comercial, y no tienes por qué avergonzarte de admitir que necesitas ayuda.

#SabíasQue
Cualquier tipo de deuda se puede volver problemática si no la manejas bien y, por ello, es buena idea realizar verificaciones periódicas de tus finanzas.

Cómo utilizar las deudas para generar riqueza

Dado que muchas personas asocian el término “deuda” con algo negativo, parecería contradictorio aceptar que puedes utilizar la deuda para ganar dinero, pero sí se puede.

Las estrategias correctas te permiten aprovechar las deudas buenas para crear riqueza a largo plazo.

Compra propiedad

Vale la pena indicar que los préstamos hipotecarios tienden a ser una de las maneras de generar riqueza más seguras y libres de riesgos. Estos préstamos a bajo interés te permiten acumular patrimonio personal con el tiempo.

Si ya eres propietario de una vivienda y deseas invertir en una segunda propiedad, puedes financiarla por medio de un préstamo. Para quienes esperan invertir en bienes raíces, ésta puede ser una opción inteligente.

Invierte en ti mismo

La educación constituye otra manera de generar riqueza a largo plazo.

Puedes aprovechar préstamos estudiantiles, personales o comerciales para pagar estudios y cursos.

Aunque el pago de estos préstamos puede tardar, la educación adecuada te llevará a un trabajo mejor pagado.

Inclusive para los dueños de empresas, ir a instituciones académicas o regresar a las aulas pueden abrir las puertas a mayores oportunidades.

Además, puedes usar una calculadora de préstamos para asegurarte de que puedes hacer los pagos mensuales.

Calculadora de Préstamos


Invierte en tu negocio

Si eres empresario, obtener un préstamo comercial es una forma rápida de hacer crecer tu negocio y tu patrimonio. Puedes usarlo para:

  • Ampliarte al conseguir una nueva ubicación
  • comprar herramientas nuevas
  • promocionarte en línea

Un préstamo comercial te puede ayudar a avanzar en tu camino financiero. Es importante que antes de obtener un préstamo, te asegures que te traerá un buen retorno financiero.

Esto lo puedes hacer con la fórmula del retorno sobre la inversión (ROI) que te dice cuánto dinero te ayudará a generar una inversión.

ROI = (Beneficio total – Inversión / Inversión) x 100

Ten un plan y síguelo

Antes de solicitar un préstamo, asegúrate de tener un plan que describa tus objetivos y estrategias. Esto te ayudará a:

  • identificar los tipos de financiamiento que son adecuados para ti
  • determinar cuánto necesitas pedir prestado
  • mostrarle a los prestamistas por qué deberían invertir en ti o tu negocio

Pero igual de importante es seguir este plan una vez que obtengas el préstamo.

Es tentador usar el dinero para hacer otras compras que no estaban planeadas, pero es importante que uses el dinero del préstamo solo para el propósito previsto.

Crea un presupuesto

Un presupuesto te ayudará a realizar un seguimiento de cuánto dinero ingresa y sale para que puedas administrar tu flujo de efectivo de manera más eficiente y garantizar que puedas pagar el préstamo a tiempo.

Supervisa regularmente

Es importante vigilar cómo estás utilizando los fondos y asegurarte de que van a donde deben ir.

El monitoreo regular te ayudará a asegurarte de que está realizando inversiones sólidas y aprovechando al máximo el capital.

Si estás listo para obtener un préstamo comercial, convertirlo en deuda buena y crecer tu patrimonio, somos una de tus mejores opciones.

En Camino Financial estamos listos para ayudarte.

Envía una solicitud hoy mismo.

Introduce un nombre válido

Introduce un apellido válido

Introduce tu número de teléfono

Tu número debe ser de 10 dígitos

Introduce tu email

Introduce un email válido

Tipo de Préstamo
Préstamo Empresarial Préstamo Personal

Por favor seleccione un tipo de préstamo

Tiempo en el negocio
Menos de 9 meses Más de 9 meses

Por favor seleccione una opción

Por favor seleccione la casilla de arriba

Preguntas frecuentes

¿Cómo sé si tengo demasiadas deudas?

La manera más fácil de responder esto es calculando tu relación deuda-ingreso. Esto significa tomar tu deuda mensual total y dividirla por tu ingreso mensual.

La mayoría de los expertos aconsejan mantener esta proporción por debajo de 35 o40% y, cuánto más baja, mejor.

¿Las hipotecas se consideran deudas?

Sí, las hipotecas son un tipo de deuda. Sin embargo, generalmente estos préstamos seguros son un tipo de “deuda buena”, dado que te pueden ayudar a acumular capital en tu hogar.

¿Cuál es la diferencia entre deuda y crédito?

El crédito es tu capacidad de pedir dinero prestado, a menudo hasta cierto límite financiero. La deuda es dinero que ya has pedido prestado, bien sea a crédito o mediante un préstamo.

¿Por qué las deudas son malas?

Las deudas no siempre son malas. Ciertos tipos de “deuda mala” pueden ser difíciles de pagar, lo cual dificulta que administres tu dinero o que alcances tus objetivos.

No obstante, una deuda buena te favorece, dado que financia algo que te puede brindar un excelente retorno de la inversión.

¿Cuál es la definición de deuda en economía?

En términos económicos, la deuda es dinero que una parte (el prestatario) toma prestado de otra (el prestamista). Estas deudas suelen ayudar al prestatario a realizar compras que de otro modo no podría sufragar.

¿Qué se considera deuda?

Cualquier monto de dinero que alguien pide prestado a otra persona es una forma de deuda. Algunos tipos comunes de deudas incluyen hipotecas, préstamos para automóviles, deudas médicas, préstamos estudiantiles y tarjetas de crédito.

¿Qué significa “invertir en deudas”?

Esto ocurre cuando alguien “posee” deudas, lo cual significa que espera que el prestatario se la pague con intereses. El ejemplo más popular de esto son los bancos, que prestan dinero y obtienen ganancias con los intereses.

Sin embargo, los consumidores también pueden invertir en deuda a través de bonos, títulos valores del Tesoro y estrategias similares.

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS