Por: rkapur
Leelo en 15 minutos

¿Cuánto puedo pedir prestado para mi negocio?

1 0
0

Como dueño de una pequeña empresa, sabes lo importante que es poder acceder a capital. Puede surgirte una nueva oportunidad que requiera una gran suma de dinero a corto plazo. O puede que algunos de tus clientes importantes tarden en pagarte lo que deben, haciendo que necesites efectivo para cumplir con tus obligaciones diarias. En situaciones así, quizá te preguntes: “¿Cuánto puedo pedir prestado para mi negocio?“, y “¿Qué puedo hacer para asegurar que mi solicitud de préstamo sea aprobada rápidamente?

Si bien estas preguntas son esenciales, también debes abordar otros dos problemas:

  • ¿Cuánto costará el préstamo? Un préstamo a un precio razonable no afectará tu flujo de efectivo futuro. Por otro lado, un préstamo de alto costo puede afectar tu rentabilidad e incluso puede poner en riesgo tu negocio.
  • ¿Cómo vas a pagar el préstamo? Debes establecer un plan de antemano para pagar al prestamista el capital y los intereses sobre la suma que has pedido prestada.

¿Cómo puedes asegurarte de que el proceso de préstamo se desarrolle sin problemas? ¿Cuáles son los pasos que debes seguir para obtener la mejor oferta posible para tu préstamo? Encuentra aquí la respuesta a la pregunta “¿cuánto puedo pedir prestado?” y muchas más.

 

Cómo decidir sobre el monto del préstamo

Los dueños de pequeñas empresas generalmente necesitan efectivo por una o más de estas razones:

  • Capital de trabajo: las empresas que se están expandiendo pueden tener cada vez más requisitos de capital de trabajo.
  • Compras de inventario: es posible que tengas que abastecerte para la temporada alta, o puede surgirte la oportunidad de hacer una compra a granel con descuento. El acceso a los fondos en este punto puede ayudarte a aumentar tu rentabilidad.
  • Compra de maquinaria o equipo: la compra de bienes de capital requiere una inversión considerable hecha de golpe.

Si te preguntas: “¿cuánto puedo pedir prestado en cada una de estas situaciones?”, la respuesta dependerá de varios factores:

1. ¿Cuánto dinero necesitas?

El monto de tu préstamo debe ser igual a la suma que necesitas. Si tu prestamista está dispuesto a proporcionarte más, no cedas a la tentación de endeudarte en exceso. ¿Por qué? ¿No sería mejor optar por un préstamo más grande si eres elegible? Puedes pensar que siempre puedes usar el dinero más adelante, o incluso reservarlo para usarlo en caso de emergencia.

Pero pedir prestado una suma mayor de la que necesitas no es buena idea. Si tienes más dinero del que necesitas, corres el riesgo de gastarlo. Es muy desaconsejable gastar el dinero en aquello que no sea esencial. En resumen, si te preguntas “¿cuánto puedo pedir prestado?”, la respuesta es: la cantidad que necesites, ni más ni menos.

2. ¿La suma que pides prestada te proporcionará un rendimiento adecuado para permitirte pagar el préstamo?

Aquí hay una regla fundamental que debes seguir cuando aceptes un préstamo o te preguntes cuánto puedes pedir prestado: debes usar el monto que pides prestado para comprar un bien activo que tenga productividad. El flujo de efectivo que produzca este activo, también llamado Retorno de la inversión o “ROI” por sus siglas en inglés, debería ser suficiente para permitirte pagar el préstamo.

Imagina por ejemplo que usas el préstamo para comprar inventario. La venta de ese inventario debería permitirte liquidar el monto del préstamo. En una situación ideal, también debería permitirte aumentar tu rentabilidad.

A veces puede ser difícil decidir el monto del préstamo por tu cuenta. Si te encuentras en esa situación, habla con un especialista en préstamos de Camino Financial por medio del chat en su sitio web o por teléfono. Recibirás asesoramiento personalizado, teniendo en cuenta la naturaleza de tu negocio y tus necesidades específicas. Esto te permitirá tomar la decisión correcta sobre tu préstamo.

3. ¿Los pagos mensuales del préstamo coinciden con los flujos de efectivo que generará el préstamo?

Expliquemos este punto con la ayuda de un ejemplo. Imaginemos que con el préstamo compras un activo para tu empresa . El equipo que compres tiene una vida útil de cinco años, y durante este tiempo, generará de manera constante un flujo de caja para tu negocio. En estas circunstancias, la duración de tu préstamo también debe ser de cinco años. Si optas por un período de pago más corto, puede que tu flujo de efectivo no sea suficiente para permitirte devolver el monto prestado.

Por otro lado, un plazo de préstamo más largo tampoco es aconsejable. Esto se debe a que tus reembolsos deberán continuar una vez que el activo que compraste no genere lo suficiente para permitirte pagar el préstamo.

 

¿Reúnes los requisitos para obtener un préstamo comercial?

Cuando te preguntes: “¿cuánto puedo pedir prestado?”, también necesitas preguntarte si tu prestamista estará dispuesto a prestarte el dinero.

Los bancos y otros prestamistas usan varios criterios para tomar esta decisión. Estos son algunos de los factores que tienen en cuenta:

  • Tu puntaje de crédito: algunos prestamistas tienen reglas muy rígidas en este punto, y si tu puntaje de crédito está por debajo de cierto nivel, es posible que no seas elegible para un préstamo bancario. Incluso la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) de los EE. UU., una agencia gubernamental que brinda apoyo financiero a empresarios y pequeñas empresas, generalmente no extiende préstamos a aquello con un puntaje crediticio de menos de 650.
  • La cantidad de años que tu empresa lleva operando: la mayoría de los prestamistas facilitan préstamos solo a aquellas empresas que tengan por lo menos un año. En algunos casos, este período es de dos o más años.
  • Tus ingresos mensuales y anuales: de nuevo, cada prestamista tiene sus propias reglas. Deberás probar que tu empresa genera un cierto nivel mínimo de ventas mensuales y anuales.
  • Detalles en tu cuenta bancaria comercial: saldo promedio, depósitos, etc. Conoce aquí qué es exactamente lo que tu prestamista está buscando cuando revisa tu cuenta bancaria y cómo esto puede afectar la cantidad de tu préstamo.

Un excelente lugar para comenzar tu búsqueda de un préstamo es Camino Financial. Para calificar para un préstamo comercial de Camino Financial, tu empresa debe llevar operando un mínimo de nueve meses. Tus ingresos anuales deben ser de al menos $30,000, o tus ingresos mensuales de al menos $2,500. Además, Camino Financial no tiene en cuenta tu puntaje FICO o de crédito. De hecho, puedes calificar para un préstamo incluso si este es el primer crédito que recibes.

 

Cómo calcular tus reembolsos

Antes de acordar un préstamo para tu empresa, hay un tema fundamental que debes abordar: ¿cómo generarás el efectivo para poder reembolsar cada mes el préstamo?

Esta pregunta está relacionada con otra muy común entre los dueños de pequeñas empresas: “¿cuánto puedo pedir prestado para mi negocio?”

Debes poder responder a estas dos preguntas al mismo tiempo. Pedir prestado menos de lo que tu negocio necesita es un error: no lograrás la meta que te has propuesto alcanzar. Pero pedir prestado más de lo que necesitas podría ser igualmente perjudicial para tu empresa. Si el monto del préstamo es demasiado grande y no puedes cumplir los pagos mensuales, tu reputación como prestatario puede verse comprometida y te puede resultar difícil obtener otro préstamo en el futuro.

Entonces, ¿cómo calcular la cantidad exacta que debería tener tu préstamo? Lo importante es saber a cuánto ascenderán tus pagos mensuales, para así asegurarte de que podrás cumplirlos.

¿Y cómo se calculan los pagos mensuales? Para saber de cuánto serán tus pagos mensuales debes tener en cuenta tres factores: la cantidad del préstamo en sí, el plazo duración del préstamo y la tasa de interés. Supongamos que el plazo de pago, que es el período durante el cual el préstamo debe ser reembolsado, y la tasa de interés, son contantes. En ese caso, un préstamo mayor dará lugar a una mayor cuota mensual.

Si piensas que no serás capaz de hacer tus pagos mensuales porque son muy altos, entonces puedes optar por un plazo de préstamo más largo. Además, una tasa de interés más baja también dará como resultado un pago mensual menor.

Puede ser bastante complicado ajustar estos tres factores para llegar a la combinación ideal.

FactorImpacto en el pago mensualLo que debes recordar
Duración del préstamoCuanto mayor sea la duración del préstamo, menores serán los pagos mensualesAunque una mayor duración puede reducir los pagos mensuales, aumentará los intereses totales que deberás pagar
Tasa de interésCuanto mayor sea la tasa de interés, mayores serán los pagos mensualesIntenta buscar la tasa de interés más baja posible
Cantidad del préstamoCuanto mayor sea la cantidad del préstamo, mayores serán los pagos mensualesAsegúrate de que pides prestada la cantidad correcta (ni demasiado ni muy poco)

Puedes ver que puede ser bastante difícil calcular cómo estos tres factores (el monto del préstamo, el plazo de pago y la tasa de interés) van a afectar finalmente a la cantidad que tendrás que pagar cada mes.  

Afortunadamente, existe una solución muy sencilla. Todo lo que tienes que hacer es usar la Calculadora de Préstamos Comerciales de Camino Financial. Introduce la cantidad de préstamo que deseas pedir prestado, el plazo del préstamo (duración) y la tasa de interés mensual. La calculadora te informará de inmediato  de los costos involucrados, de tu pago mensual y de tu costo total de interés.

Ilustraremos esto con la ayuda de un ejemplo:

Imaginemos que introduces estos datos:

  • Monto del préstamo: $10,000
  • Plazo de pago: 60 meses
  • Tasa de interés mensual: 1.25%

La calculadora te informará de que:

  • El monto mensual de tu pago mensual es de $237.90
  • El interés total durante el plazo del préstamo es de $4,273.96
  • El costo del préstamo es de $4,972.96 (interés de $4,273.96 + cargo de cierre de $699)

Puedes variar los datos introducidos (el monto del préstamo, el plazo de pago y la tasa de interés) hasta llegar a una cifra de pago mensual que coincida con la suma que puedes pagar cada mes.

Al hacer este cálculo, te recomendamos mantenerte prudente en tus estimaciones. Si crees que puede pagar, digamos, $500 al mes, es mejor que los pagos mensuales de tu préstamo sean de solo $400 (80% de $500). Esto te ayudará a mantener un margen de seguridad y te garantiza que ningún mes te quedarás sin dinero.

 

Las altas tasas de interés y otros costos pueden dañar tu negocio

Cuando pides un préstamo para tu empresa, es crucial minimizar el costo de los intereses. ¿Cómo puedes hacerlo? Una precaución básica que puedes tomar es comparar lo que te ofrecen diferentes prestamistas. Compara las tasas de interés y opta por el prestamista que ofrece los costos totales más bajos.

Recuerda que la tasa de interés es solo un elemento del costo total. Cuando firmas el contrato de tu préstamo, estás acordando pagar lo siguiente:

  • Tarifas de cierre: pueden oscilar entre el 4% y el 7% del monto del préstamo.
  • Cargos por pagos atrasados: generalmente se cobran a una tasa que excede la tasa de interés del préstamo.
  • Multas por pago anticipado: ¡tu prestamista puede penalizarte por pagar por anticipado! ¿Por qué? Al prepagar, estás privando al prestamista de obtener una ganancia por el resto de la duración del préstamo. La multa por prepago compensa esta pérdida. Además, desalienta a los prestatarios a saldar su préstamo antes de tiempo.  

Sin embargo, el costo del préstamo no es el único factor que debes tener en cuenta cuando tomes tu decisión. Es igualmente importante el beneficio que generarán los fondos prestados.

Imaginemos que tu única opción es un préstamo de alto costo, con una tasa de interés del 30% anual. Si no puedes obtener el dinero que necesitas, te verás obligado a dejar pasar una oportunidad que de otra manera te podría aportar una ganancia sustancial. Una ganancia que, incluso después de pagar el préstamo y el 30% de interés que conlleva, es significativa.

¿Deberías tomar el préstamo o no? La respuesta es bastante evidente. Siempre que la ganancia o el rendimiento de la inversión que obtengas exceda el costo del préstamo, es aconsejable tomarlo.  

 

Comienza buscando el préstamo que más te conviene lo antes posible

Si comienzas a buscar un préstamo cuando tu empresa necesita dinero con urgencia, puedes verte obligado a aceptar la primera oferta que recibas. Esto podría conllevar un alto costo. En cambio, es mejor encontrar a un prestamista antes de que necesites el dinero.

Todo lo que tienes que hacer es introducir algunos datos en el sitio web de Camino Financial. Presentar una solicitud de préstamo no afectará tu puntaje de crédito. Poco después de proporcionar la información sobre tu empresa, un especialista en préstamos de Camino Financial se pondrá en contacto contigo y te ayudará a encontrar el préstamo que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Calificas para un
préstamo de negocios?