Dueño de empresa señalando algo y haciendo planes con trabajador en una fábrica- Concepto: cuánto invertir.
Suanny Garcia
Por: sgarcia
Leelo en 13 minutos

¿Cuánto debo invertir en mi negocio?

1 0
0

Has alcanzado un nuevo hito empresarial, y por tanto es posible que te estés haciendo la pregunta: ¿cuánto debo invertir en mi negocio? Si es así, ¡enhorabuena! Es un gran paso. Este artículo te ayudará a saber cuánto y cómo invertir, según tus objetivos. Mucha gente ven erróneamente las inversiones como un gasto adicional, cuando la verdad es que, si sabes cuánto invertir y cómo hacerlo, con una inversión conseguirás ganar más dinero a largo plazo.

Invertir en tu empresa es como hacer la compra. ¿Alguna vez has ido al supermercado con el estómago vacío y sin la lista de la compra? Si lo haces, terminarás comprando lo que no necesitas, o ingredientes dispares con los que es imposible preparar una receta. Pero si vas con tu lista y objetivos específicos, comprarás justo lo que necesitas y gastando según lo planeado. Saber cuánto invertir en tu negocio es igual: no puedes dejar nada al azar. Debes establecer objetivos claros y elaborar un plan de inversión para alcanzar esos objetivos.

Debes establecer estas tres fases:

  • Un plan de fijación de objetivos
  • Un plan que detalle dónde y cuánto invertir
  • Opciones de recursos de capital para poder invertir

 

3 pasos para saber cuánto y cómo invertir

1. Fija tus metas con un plan de fijación de objetivos

Es un hecho: si quieres lograr todos tus objetivos, necesitas un buen plan. Un plan de fijación de objetivos te ayudará. Se trata de un documento escrito que responde a las siguientes preguntas: ¿qué quiero lograr? y ¿por qué quiero invertir?. Tus metas deben clasificarse en metas a corto, mediano y largo plazo.

Además, tus objetivos deben ser inteligentes, o en inglés, “SMART”. Se trata de un acrónimo cuyas iniciales significan que tus objetivos deben ser lo siguiente:

Específicos (Specific): en lugar de decir, por ejemplo, “quiero aumentar los ingresos de mi  negocio en un 50% este año”, prueba con “quiero aumentar los ingresos de mi negocio en un 50% este año con la adición de un equipo de marketing que implementará 2 tácticas de cada mes durante todo el año”. Seguiremos usando el mismo ejemplo.

Medibles (Measurable): asegúrate de establecer cómo vas a medir esas tácticas de marketing. Por ejemplo, si publicas un anuncio en un periódico como parte de la primera táctica de marketing que vas a usar, puedes agregar un cupón con un 10% de descuento para nuevos clientes. Puedes contar cuántos clientes usan el cupón y así podrás medir exactamente qué tan efectiva es esta táctica de marketing.

Alcanzables (Achievable): asegúrate de que tus objetivos son lo suficientemente ambiciosos como para dar frutos, pero no demasiado ambiciosos o no llegarás a cumplir lo que te propones.

Relevantes (Relevant): asegúrate de que tus metas a corto y largo plazo estén relacionadas entre sí. No tiene sentido invertir en la decoración de tu local si tu prioridad es contar con más personal para atender la creciente demanda de tus servicios.

Con una fecha límite (Timely): establece una fecha límite para alcanzar tus metas. Si un objetivo no se cumple en la fecha límite, analiza por qué no se cumplió y asegúrate de revisar los demás objetivos para ver si son realistas.

¿Quieres saber lo mejor? Establecer metas y completarlas puede convertirse en una actividad excelente para hacer en equipo. De hecho, es recomendable que para completar con éxito una meta, como empresario involucres a todo tu equipo, que compartas tus metas y expectativas y que lo celebres como es debido una vez que se cumplan las metas. El trabajo en equipo es lo que hace que los sueños se hagan realidad.

Aquí tienes un excelente ejemplo de cómo la fijación de objetivos funciona en una pequeña empresa. Julio y Teresa Mendieta son los dueños de un pequeño negocio de alteraciones de ropa. Solo tienen un empleado y hacen la mayor parte del trabajo ellos mismos. Quieren saber cuánto necesitarían invertir para expandir sus servicios y conseguir más clientes. Aquí es cómo se verá su tabla de fijación de objetivos:

2. Decide dónde y cuánto invertir

Invertir no es tan complejo una vez que tengas una visión general clara de cuánto invertir y cuánto riesgo puedes asumir. Tendrás las cosas más claras si sigues una estrategia de inversión basada en objetivos: esto básicamente significa invertir de acuerdo con los objetivos que ya has establecido en el plan de fijación de objetivos (fase 1).

Siguiendo con el ejemplo de antes, el negocio de alteraciones de Julio y Teresa, ahora desglosaremos cómo pueden establecer una estrategia de inversión basada en objetivos. No hay una respuesta simple que a la pregunta “¿cuánto?”. Sin embargo, considerando sus objetivos a corto plazo de aumentar la productividad diaria y atraer a más clientes a través de una mayor presencia en línea, podemos deducir que sería buena invertir en equipos que aceleren el proceso de alteraciones, o equipos de mejor calidad. También tendrán que invertir su propio tiempo para diseñar un sitio web atractivo o contratar a un especialista en SEO y a un especialista en redes sociales para administrar el sitio web e implementar estrategias. El precio exacto de cada uno de estos elementos dependerá de las elecciones que hagan y de las tarifas de las personas que contraten, pero más o menos se verá así (verás que, junto al objetivo que ya hemos visto en la sección anterior, ahora aparece la inversión necesaria para alcanzar dicho objetivo).

Como puedes ver, todavía falta la cantidad específica de dinero necesaria para invertir en los objetivos a medio y largo plazo. Tu prioridad es tener una imagen muy clara de los números a corto plazo. Una vez que se alcancen estos objetivos a corto plazo y que obtengas resultados, es hora de pasar a un nivel más alto y proyectar un mayor beneficio en potencia de tus inversiones a medio y largo plazo.

Otros puntos a tener en cuenta para decidir cuánto invertir:

  • Es clave evaluar los riesgos involucrados en tu inversión. Por ejemplo, ¿qué pasará si Julio y Teresa hacen la inversión necesaria para ofrecer servicios de vestidos de novia y luego no hay clientes que requieran este servicio? ¿Es buena idea ofrecer este tipo de servicio de temporada? ¿Es la población en su área la mejor para ofrecer vestidos de novia? Tendrán que analizar cuidadosamente todo eso antes de dar el salto de expandir sus servicios para ofrecer vestidos de novia. Otro riesgo, y mayor, será abrir una segunda ubicación en unos años. Deberán considerar si la ubicación elegida es la correcta para atraer a más clientes, la competencia en el área, y muchos otros factores para decidir si la inversión merece el riesgo y si obtendrán los rendimientos que esperan.
  • Al calcular las cifras de la inversión, no olvides el capital de trabajo que actualmente utilizas en tu negocio y ten en cuenta que esta cantidad aumentará en el futuro (los gastos mensuales como el alquiler, los servicios públicos, la nómina de empleados, los impuestos, etc.) Siempre es beneficioso separar un “colchón” de seguridad, o fondos de los que disponer en caso de que algo salga mal.
  • Lo más importante es seguir la regla de oro de toda inversión: no apuestes todo tu dinero al mismo caballo. En otras palabras, diversifica tus inversiones. Considera siempre estas cuatro áreas: recursos humanos, procesos, tecnología y marketing. El blog de Camino contiene numerosos artículos que te darán más ideas para saber dónde invertir. Al igual que tu plan de de fijación de objetivos, debes revisar periódicamente tus inversiones para asegurarte de que estén en línea con los objetivos que has modificado.
  • Para llegar a una cifra específica, tienes que hacer números e investigar un poco. Por ejemplo, si Julio y Teresa desean mejorar el área de probadores en su tienda, tendrán que comparar los diferentes precios y presupuestos que les ofrezcan varios contratistas. También un plan de negocios puede ayudarte con esta tarea (pues incluye la descripción de tu negocio, un análisis del mercado, un análisis de la competencia, etc.), además de un asesor financiero profesional.

3. Encuentra la fuente de capital adecuada para comenzar a invertir

Antes de comenzar a invertir, debes comprender una cosa: invertir no es un costo añadido, sino una táctica para ganar más dinero.

Para comenzar a invertir, debes evaluar tus opciones de capital, es decir, qué tipo de préstamo y prestamista necesitas. Es clave que hagas coincidir tus objetivos y necesidades financieras con el tipo correcto de financiamiento. Hay diferentes tipos de préstamos según lo que quieras adquirir  (herramientas, equipos, edificios, maquinaria, etc.). Por ejemplo, es probable que una inversión a corto plazo, como aumentar tu inventario, requiera un préstamo para pequeñas empresas de Camino Financial. Sin embargo, comprar una nueva tienda requerirá un préstamo mayor con una duración más larga, como un préstamo de la SBA (Small Business Administration).

Cuando acudas a tu prestamista, también es crucial que sepas exactamente cuánto puedes pedir prestado para tu negocio, junto con el rendimiento de la inversión (o ROI por sus siglas en inglés: Return On Investment) que esperas obtener. Si no crees que puedes recuperar el dinero de la inversión (el costo de un préstamo) y además obtener ganancias extra, entonces probablemente la inversión no valga la pena. En otras palabras: invierte solo cuando estés seguro de que el ROI superará el costo inicial de la inversión.

Un último consejo: comienza el proceso de buscar financiamiento lo antes posible. No esperes hasta que necesites el dinero con urgencia. Esto puede hacer que te veas obligado a aceptar la primera oferta que recibas de un prestamista, o un préstamo a un alto costo y sin condiciones favorables.

Los préstamos comerciales de Camino Financial son una excelente opción para aquellos que desean invertir en su negocio de la manera correcta. Para calcular tu inversión, puedes utilizar esta calculadora de préstamos comerciales y así saber exactamente el costo de tu préstamo y decidir los pagos mensuales con los que te sientas cómodo. Ofrecemos préstamos a plazos de entre $5,000 y $400,000 que se adaptan a cualquiera de tus necesidades comerciales y tus proyectos de inversión. Una vez que lleves nueve meses haciendo tus pagos a tiempo, puedes obtener mejores términos y tasas de interés en tu préstamo: es una excelente manera de hacer que tus objetivos de inversión sean más fáciles de alcanzar e incluso de proyectar nuevos objetivos más ambiciosos. Nuestro proceso es rápido y simple: puedes recibir el dinero en un plazo de 4 a 10 días hábiles.
¡No pospongas tus planes de expansión por más tiempo! Todo lo que se necesitas son unos minutos para enviar tu solicitud en línea, lo cual no afectará tu puntaje de crédito. Poco después, un especialista en préstamos se pondrá en contacto contigo para ayudarte a encontrar el préstamo que mejor se adapte a tus planes de inversión.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS