Adina A.
Por: adinaa
Leelo en 11 minutos

¿Cuándo puedes necesitar a un abogado para tu negocio?

0 0
0
Blog_Banner_1

Como dueño de una empresa, probablemente en algún momento te haya surgido esta pregunta: “¿necesito a un abogado para mi negocio?”. Saber responder y evaluar si merece la pena pagar el costo de un abogado puede ser un reto.

En cualquier caso, siempre es buena idea consultar al menos con un abogado para ver si hay un problema legal que esté afectando a tu negocio y del que no estés completamente al tanto. Un abogado puede determinar qué tan grave es ese problema. Luego, tú puedes decidir si es realmente necesario contratar los servicios del abogado.

Ventajas de trabajar con un abogado para tu negocio

Son múltiples las maneras en que te puede beneficiar trabajar con un abogado:

Proporciona orientación

Al comenzar tu negocio, un abogado puede ayudarte a descubrir cuál es la mejor estructura legal para tu negocio, ya sea una empresa unipersonal, una compañía de responsabilidad limitada (LLC), una sociedad, una corporación C o una corporación S. Después de tomar la decisión sobre el tipo de negocio que formarás, un abogado también puede asegurarse de que el negocio esté configurado correctamente.

Si bien algunos dueños de negocios con una estructura comercial simple son capaces de resolver los aspectos legales por su cuenta, contratar a un abogado también puede tener sentido en algunos casos. Como dueño de una empresa tendrás un horario muy apretado y deberás centrarte en los aspectos no legales del negocio, como asegurarte de poder cubrir los costos iniciales, o de que tu empresa sea rentable y pueda sobrevivir a la competencia. Contar con un abogado te permitirá centrarte en tu negocio en lugar de tener que aprender los complejos procesos legales por tu cuenta.

Te ayuda con la documentación

Si una empresa está bien financiada y puede permitírselo, tiene sentido externalizar los aspectos legales de la empresa con un abogado. Hay muchos formularios y documentos legales con los que tendrás que lidiar en tu negocio, lo cual puede ser abrumador si lo intentas hacer por tu cuenta. Si solicitas la ayuda de un abogado, podrás invertir tu tiempo en lo que realmente importa: hacer crecer tu negocio.

Proporciona asistencia en asuntos legales

Cuando surgen problemas legales importantes, necesitarás la ayuda de un abogado. Si tu empresa enfrenta problemas legalmente complejos o en los que recae sobre ti la responsabilidad, contratar a un abogado especializado en negocios será la mejor decisión que puedas tomar.

Previene problemas futuros

Finalmente, los dueños de negocios deben considerar trabajar con un abogado simplemente por razones preventivas; para minimizar los posibles riesgos asociados a tener una empresa. Por ejemplo, un abogado puede ayudarte a identificar posibles problemas legales que pueden abordarse en el presente para evitar que se agraven en el futuro. Hacerlo así puede ahorrarte miles de dólares e incontables horas de tiempo, evitar una demanda o incluso la pérdida de tu negocio.

Obtener ayuda de forma proactiva antes de que realmente se llegue a necesitar puede ser un movimiento inteligente. Aunque inicialmente un abogado puede suponer un costo adicional y aparentemente innecesario, debes verlo como un costo más asociado a tu negocio y que termina dando sus frutos a largo plazo, ahorrándote dinero y estrés.

¿En qué situaciones puedes necesitar a un abogado?

Existen diferentes escenarios en los que trabajar con un abogado de negocios te será particularmente útil.

1. Decidir la estructura de tu negocio

Como hemos mencionado, un abogado puede ayudarte a determinar la mejor estructura legal para tu negocio, ya sea una empresa unipersonal, una compañía de responsabilidad limitada (LLC), una sociedad, una corporación C o una corporación S. Esta decisión puede tener implicaciones legales y fiscales para el negocio y afectar su capacidad de crecer en el futuro. Por ejemplo, si buscas inversores, puede tener más sentido para ti formar una corporación C.

2. Solicitar licencias comerciales y otros documentos legales

Después de decidir qué tipo de negocio quieres formar, seguramente necesites solicitar una licencia comercial y encargarte de otros documentos relacionados.

Como dueño de la empresa puedes solicitar una licencia por tu cuenta si tu negocio tiene una estructura legal simple. Una empresa unipersonal, por ejemplo, seguramente no necesitará una licencia estatal (aunque sí licencias locales).

Presentar todos los documentos comerciales iniciales sin la ayuda de un abogado puede ahorrarte dinero y ayudarte a aprender los procesos legales comerciales básicos. Sin embargo, incluso en esa situación te beneficiarás de al menos consultar con un abogado y pedirle que revise los documentos, para asegurarte de que no haya errores que puedan afectar a tu negocio.

Para estructuras comerciales más complicadas, en la mayoría de los estados, las compañías de responsabilidad limitada (LLC), sociedades, una corporaciones C y corporaciones S necesitan licencias comerciales estatales. Estas estructuras comerciales también pueden requerir que se presenten ciertos documentos adicionales, como los Artículos de Organización, un acuerdo de asociación, los estatutos corporativos, un acuerdo operativo y otros documentos de incorporación. Las corporaciones C y corporaciones S en particular tienen una estructura más complicada que requiere estatutos y otros documentos. Un abogado de negocios es extremadamente útil en todos estos asuntos.

Además, si una empresa nueva presenta complejidades particulares, puede ser una buena idea trabajar con un abogado. Por ejemplo, si tu negocio está ubicado en un área con leyes complejas de zonificación o rezonificación reciente, contar con un abogado te facilitará el proceso de  solicitar licencias comerciales.

3. Solicitar una marca o patente

Tener un abogado puede ser crítico si tu empresa necesita solicitar una marca comercial o patente. Si tu negocio tiene su sede fuera de los EE. UU., debes contar con un abogado que te represente en la Oficina de Patentes y Marcas de los EE. UU. Un abogado también puede ayudar a tu empresa a lo largo de los pasos que el proceso involucra, como determinar si la marca comercial de la empresa puede protegerse legalmente, y hacer cumplir los derechos de marca comercial de la empresa.

4. Encargarse de los requisitos de privacidad del sitio web

Si tu empresa tiene un sitio web, un abogado puede asegurarte de que este cumple con varias leyes de privacidad, y asesorarte sobre las políticas de privacidad, divulgaciones y otros requisitos legales. Por ejemplo, en California existe la Ley de Protección de la Privacidad en Línea de California (CalOPPA) y en la Unión Europea existe la Directiva de Protección de Datos (DPD), el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) y la Directiva de Privacidad Electrónica.

5. Afrontar una demanda laboral

Esta es la situación en la que la presencia de un abogado puede ser más crucial que nunca. En cualquier momento, tu empresa puede afrontar un problema legal grave, como una demanda. Ser demandado por un cliente o un empleado por motivos de discriminación, por despido injustificado o por un ambiente de trabajo hostil, es uno de los mayores temores de cualquier empresario.

Aprende aquí qué hacer en caso de una demanda laboral.

También pueden darse situaciones en que tu empresa necesite demandar a otra parte, por ejemplo, si un acuerdo o contrato sale mal. Si un problema legal se lleva a los tribunales, tu empresa puede necesitar a un abogado con experiencia en litigios comerciales y otros asuntos relacionados, como el derecho laboral o contractual.

También puede ser necesario un abogado si una entidad gubernamental está investigando tu negocio por haber infringido alguna ley o ha presentado una queja causada, por ejemplo, por un problema ambiental o de zonificación.

6. Afrontar problemas de inmigración

Además, pueden surgir problemas de inmigración relacionados con tu negocio. Un abogado de inmigración puede asegurarse de tu compañía cumpla con el proceso I-90, determinar si tu negocio corre riesgo debido a las leyes de inmigración como por haber contratado a inmigrantes indocumentados, ayudar a patrocinar a un empleado potencial para una visa de inmigración de empleo, y prepararte para para un posible control de inmigración, en caso de que los agentes de inmigración se presenten en tu negocio.

7. Manejar otros asuntos legales complicados

Finalmente, una empresa que presenta asuntos complejos se beneficiará de contratar a un abogado de negocios.

Un abogado especializado se puede encargar de asuntos como los siguientes: aumentar el capital de riesgo y vender acciones a inversionistas, comprar bienes raíces, asegurarse del cumplimiento de la legislación laboral, crear contratos para contratistas independientes y negociar contratos con clientes.

Además, pueden surgir asuntos comerciales complejos de los que un abogado puede encargarse, como negociar la venta de la empresa o la adquisición de otra empresa o sus activos.

Si tu negocio se encuentra en una situación que requiera un abogado, o incluso si crees que sería aconsejable simplemente consultar por prevención, debes asegurarte de tener los fondos necesarios para contratar a un profesional. Algunos dueños de negocios recurren a un préstamo comercial a corto plazo para disponer de fondos y evitar que la escasez de efectivo afecte las operaciones diarias. Si este es tu caso, aprenda aquí si debes utilizar un préstamo comercial para contratar a un abogado para tu negocio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS