James Njau
Por: jnjau
Leelo en 10 minutos

¿Cuándo deberías declararte en bancarrota?

0 0
0
Blog_Banner_1

Si le preguntas a cualquiera, seguramente te dirán que debes considerar la bancarrota “solo como último recurso”. ¿Es eso cierto? ¿Deberías declararte en bancarrota solo cuando todas las otras alternativas te han fallado? En este artículo te ayudaremos a evaluar tus opciones, pero primero te aconsejamos conocer en profundidad qué es bancarrota y los tipos más comunes que hay.

Una vez que entiendas qué es realmente la bancarrota y el proceso que implica, debes tener en cuenta que la bancarrota va más allá del aspecto financiero. Puedes experimentar cierta estigmatización o, dicho de otro modo, una cicatriz virtual que te acompaña a largo plazo. Para paliar las consecuencias de la bancarrota, puede ser buena idea declararse en bancarrota lo antes posible y buscar la ayuda de un abogado especializado.

¿Cómo saber si es el momento de declararte en bancarrota?

Antes de declararte en bancarrota, considera los efectos que puede causar en tu reputación durante mucho tiempo. Piensa antes en posibles alternativas, y trata de responder las siguientes preguntas que te ayudarán a tomar la decisión adecuada.

¿Te acosan los cobradores?

Si no estás pagando a tus acreedores, puede que tu caso ya esté en manos de una agencia de recaudación de deudas. Si no respondes a sus llamadas, pueden presentar una demanda para obligarte a pagar.

No es buena idea enfrentarse a una demanda de deuda: de perder el caso, incurrirás en más costos todavía para pagar los honorarios de los abogados y los costos del juicio. Sin embargo, declararse en bancarrota ofrece protección legal y tiempo para reorganizarse. Hasta que el proceso de bancarrota finalice, nadie puede reclamar tu dinero o propiedades.

¿Estás utilizando una tarjeta de crédito para pagar lo esencial?

Si estás intentando demorar el pago de tus deudas utilizando una tarjeta de crédito para todo, no conseguirás que la cantidad que debes disminuya. Utilizar una tarjeta de crédito para este propósito es solo buena idea si tienes un problema temporal y puntual de flujo de efectivo. Pero si usas tu tarjeta de crédito de forma regular para pagar incluso lo esencial, tu deuda solo seguirá aumentando y empeorando con el tiempo. No olvides que deberás añadir los cargos por intereses.

¿Has intentado consolidar tus deudas pero tampoco parece suficiente?

Antes de declararte en bancarrota, considera la opción de consolidar tu deuda: esto te da la oportunidad de combinar todas las deudas que tienes en una sola que puedes pagar en cuotas mensuales. La consolidación de tus deudas te ayuda a pagar tus préstamos existentes, pero solo funciona si encuentras a un prestamista con las mejores tarifas.

Elegir la estrategia correcta para la consolidación de deuda te puede ahorrar cientos o miles de dólares. Sin embargo, si ya lo has intentado y tu deuda aún es masiva, quizá sea el momento de declararte en bancarrota.

¿Estás seguro de cuánto debes y la cantidad es abrumadora?

Necesitas conocer tu estado financiero en profundidad y las cifras precisas de las deudas que debes. Haz los cálculos adecuados para averiguar si debes más de lo que puedes pagar. Cuando hagas la suma de tus activos, incluye el valor de las acciones que tengas, bienes raíces, vehículos, y cualquier otro dinero ahorrado que tengas dentro y fuera del banco.

El siguiente paso es sumar todas las facturas adeudadas, incluyendo las de las tarjetas de crédito, y comparar esta cantidad con los activos que tienes. Si la cantidad resultante es demasiado grande para poder pagarla en un futuro cercano, quizás sea hora de declararse en bancarrota.

¿Has intentado negociar con tus prestamistas pero las negociaciones han fracasado?

A los acreedores les puede resultar más práctico liquidar tus deudas en lugar de pasar por el largo proceso de la bancarrota. Cuando vean que no están recibiendo ningún pago, quizá hasta se muestren dispuestos a saldar tu deuda.

¿Te beneficiarás si te declaras en bancarrota?

No es fácil obtener una respuesta rápida y directa a esta pregunta debido a los muchos factores involucrados en la bancarrota. Primero, debes evaluar con detenimiento cuánto tiempo te llevará pagar tus deudas. Si el período parece excesivamente largo, declararse en bancarrota puede ser la opción más sensata.

¿Necesitas un trabajo adicional para poder pagar tus deudas?

Seguramente necesites ingresos adicionales para compensar tus deudas. Pero compaginar dos trabajos puede ser difícil y abrumador. Puede consumirte física y emocionalmente. Piensa detenidamente si la forma más fácil de salir de una situación así es declararse en bancarrota.

 Ahora revisa rápidamente todas la preguntas que acabas de leer. ¿Has respondido “Sí” a la mayoría? Si ese es el caso, declararte en bancarrota puede ser la opción más sensata.

Otros consejos para saber cuándo debes declararte en bancarrota

Cuando eres consciente de que no puedes pagar todas tus deudas sin ayuda, la bancarrota puede ser beneficiosa. Ten en cuenta que mediante la bancarrota el gobierno establece leyes que te protegen tanto a ti como a tus acreedores.
Para beneficiarte de declararte en bancarrota, recuerda lo siguiente:

  • Regla general: si te ves incapaz de pagar tu deuda en los próximos cinco años, puede ser un buen momento para declararte en bancarrota.
  • Considera la bancarrota como último recurso: solo declara bancarrota si estás seguro de que otras alternativas posibles no pueden saldar tus deudas actuales. En este artículo encontrarás algunas formas alternativas pagar tus deudas más rápido.

Además de estos dos puntos, también puedes declararte en bancarrota si te encuentras en una o más de estas situaciones:

  • Si estás enfermo y no puedes generar dinero para liquidar tus deudas. ¿No estás trabajando o una enfermedad te impide generar suficiente dinero para pagar a tus acreedores?
  • Cuando no eres capaz de pagar tus necesidades básicas sin usar tarjetas de crédito y aún así no puedes saldar tus deudas.
  • Si estás en medio de un proceso de divorcio y deseas reducir los costos de abogados y de la corte. Declararte en bancarrota te ayudará a saldar todas estas deudas y proteger tu propiedad.
  • Si tus acreedores te están demandando por las deudas impagadas y sigues recibiendo recordatorios y llamadas. Recuerda que desatender una citación judicial puede resultar en una sentencia. Declararte en bancarrota puede ayudarte a proteger tus activos y tus ahorros en caso de una sentencia judicial.
  • Cuando corres el riesgo de perder tu hogar. Si una ejecución hipotecaria pende sobre tu cabeza, es mejor buscar la protección en los tribunales que te ofrece la bancarrota.
  • Cuando la única opción que parece viable para pagar tus deudas es retirar dinero de tu cuenta de jubilación (cuenta 401 (k)). Recuerda que solo deberías usar los fondos de tu cuenta 401(k) para su propósito inicial: tu bienestar durante tu futuro y tu jubilación. Sacar dinero prematuramente de esta cuenta conlleva una penalización en forma de impuestos: esto se sumará a tus deudas. Si te declaras en bancarrota evitarás sacar dinero de esta cuenta.

En definitiva, para llegar a la mejor decisión sobre si es lógico declararte en bancarrota, debes evaluar detenidamente las ventajas e inconvenientes de todo el proceso, así como las consecuencias. Ten en cuenta que la bancarrota permanece en tu historial de crédito por más de siete años. También considera el estrés emocional que conlleva declararse en bancarrota.

Sin embargo, la bancarrota también te brinda la oportunidad de un nuevo comienzo y una visión esperanzadora de tu futuro financiero.

Si quieres recibir más consejos para administrar mejor tus finanzas, suscríbete a nuestro programa en Facebook Live Pregúntanos para no perderte ni un episodio. Cada semana tratamos un tema de actualidad en el mundo de las pequeñas empresas y te ofrecemos recursos y herramientas gratuitas para hacer crecer tu negocio y alcanzar el éxito.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS