Concepto: Deducible de impuestos por oficina en el hogar
Betsy Wise
Por: betsy_wise
Leelo en 8 minutos

¿Cuáles son los requisitos para pedir una deducción fiscal por tener una oficina en casa?

1 0
0
Blog_Banner_1

¡Ah, las ventajas de trabajar desde casa! Dile adiós a manejar en hora punta,  olvídate de seguir un código de vestimenta, y deja que sean otros los que sufran el drama de la oficina. Por si esto fuera poco, si trabajas desde casa, es posible que puedas beneficiarte de una deducción de impuestos por tener tu oficina en el hogar, además de reclamar otros deducibles en tu declaración.

Aquí puedes encontrar una lista de los requisitos para poder obtener una deducción de impuestos por tener tu oficina en casa, junto con una lista de otros deducibles y ventajas por trabajar desde tu hogar. ¡Acomódate en tu butaca preferida para seguir leyendo!

¿Cuáles son los requisitos para obtener una deducción fiscal por tener una oficina en casa?

Mientras sigues disfrutando de tu horario de trabajo flexible, toma nota de los siguientes requisitos:  

  • Primero de todo, debes estar al corriente de esto: esta deducción está disponible tanto para propietarios de una casa como para inquilinos que estén alquilando, independientemente del tipo de vivienda en la que estén. Califican además todo tipo de viviendas: casas unifamiliares, apartamentos, condominios o incluso casas flotantes. En definitiva, hay una variedad de espacios que califican, siempre que trabajes allí regularmente para realizar tus actividades comerciales. Ten en cuenta lo siguiente: para calificar para esta deducción de impuestos el espacio que utilices como oficina no puede usarse con otros fines. Es decir, si trabajas en la misma habitación donde duermes, este espacio no califica para una deducción de impuestos.
  • Para determinar el monto de la deducción de impuestos, puedes elegir el método regular (basado en los gastos que te genera tu trabajo) o la opción simplificada (usando un porcentaje establecido). Usa el Formulario 8829 para saber qué gastos son elegibles. Para hacer un seguimiento adecuado de los gastos de tu trabajo, debes mantener registros detallados que puedan respaldar la deducción que solicites. Del mismo modo, los propietarios de viviendas que reclaman una deducción de impuestos por tener su oficina en casa deben depreciar el valor de su casa cuando usan la opción basada en los gastos reales, pero no están obligados a hacerlo cuando usan la opción simplificada. Si tienes preguntas sobre la depreciación de tu hogar, lo mejor es que consultes con un preparador de impuestos profesional.
  • Debes cumplir con dos requisitos básicos para poder calificar para la deducción: tu oficina en casa debe ser el lugar principal donde operas tu negocio negocio y utilizarla de manera regular y exclusiva para fines comerciales. Tener una oficina en casa, sin embargo, no limita al dueño de un negocio en cuanto a dónde lleva a cabo sus actividades comerciales. Es común que muchos empresarios operen sus negocios en más de una ubicación. Sin embargo, para poder recibir la deducción de impuestos por tener la oficina en casa, el espacio que se reclame debe ser la ubicación principal.

 

¿Qué otras deducciones puedes reclamar al tener tu negocio en casa?

Además de beneficiarte de los deducibles de impuestos comunes para las pequeñas empresas, puedes solicitar otros deducibles propios de trabajar desde casa, como los siguientes gastos directamente relacionados con el hogar:

  • Hipotecas y seguro del hogar: si usas tu hogar como el lugar principal de tu negocio, puedes deducir en tus impuestos un porcentaje de lo que pagas por tu hipoteca y por tu seguro de hogar.
  • Gastos de comunidad: e
  • Interés de tu hipoteca: una vez más, no podrás deducir el monto total de los intereses que pagas por tu hipoteca, pero puedes aplicar un porcentaje basado en los pies cuadrados de tu hogar que utilizas con fines comerciales.
  • Reparaciones y mantenimiento: si agregas estantes o enchufes adicionales en tu oficina, o incluso si pintas las paredes, estos gastos se consideran gastos directos relacionados con tu oficina en casa. Si, por ejemplo, reparas un tejado con goteras, eso se considera un gasto indirecto. Puedes deducir una cantidad equivalente según el tamaño del espacio de tu oficina en comparación con el área total de la vivienda. No puedes deducir lo que gastes en el cuidado del jardín o en paisajismo. Una excepción sería un negocio de cuidado del césped que, con fines comerciales, utiliza su propio césped para atraer a los clientes.
  • Servicios y suministros de limpieza: los montos específicos que pagas para mantener limpia tu oficina son también deducibles en tus impuestos.
  • Servicios públicos: registra lo que pagas en electricidad, Internet, calefacción y teléfono, para poder deducir una parte de estos gastos en tus impuestos.
  • Para poder reclamar otras deducciones por tener tu oficina en casa, considera obtener una línea de teléfono fija exclusiva para tu negocio. Al usar esa línea solo para fines comerciales, puedes deducir el costo total. También es recomendable que inviertas en software de gestión de proyectos y en una combinación de tecnología tradicional y soluciones en la nube para no solo trabajar de manera más eficiente, sino también para deducir esos costos y así ahorrar en impuestos.

     

    Otras ventajas de tener tu negocio en casa

    Cuando comiences un negocio en casa, pronto te darás cuenta de las numerosas ventajas que conlleva, tanto a nivel personal como profesional. Nunca te cansarás de pequeños detalles como disfrutar de tener cerca a tus mascotas o poder ir a la nevera en cualquier momento a por tu refresco favorito.

    Además de estas comodidades y las ventajas fiscales que hemos explicado, administrar un negocio desde casa tiene otros incentivos. Tú eres tu propio jefe. Tú eres el que propone metas y decides cuánto riesgo estás dispuestos a correr para alcanzarlas.

    Si, por otro lado, tienes obligaciones personales como llevar a tus hijos a la escuela o ayudar a un miembro de la familia anciano, tienes la flexibilidad para poder hacerlo y atender así las necesidades de tu familia.

    Al tener tu espacio de oficina en casa, no debes hacer frente a los gastos típicos que tienen otros dueños de negocios, como el alquiler de un espacio o la compra de una propiedad comercial. En otras palabras, puedes llevar tu negocio en casa sin invertir una cantidad significativa de dinero.

    Esta cita anónima resume una de las principales ventajas de tener tu negocio en casa:

    «El espíritu empresarial significa vivir unos años de tu vida como la mayoría de la gente no sería capaz de vivir, para que puedas pasar el resto de tu vida como la mayoría de la gente no puede».

    En Camino Financial pensamos lo mismo. Apoyamos a los emprendedores independientemente del tamaño de sus negocios y les brindamos las herramientas y el financiamiento que necesitan para crecer. Avanzamos paso a paso contigo porque nos guía un mismo motivo: tu éxito.

    Si estás listo para presentar tus impuestos, consulta esta Guía para declarar impuestos como propietario único.

    Compruebe si califica
    para un préstamo

    SABER MÁS