Edson Karisa
Por: edsonkarisa
Leelo en 12 minutos

Crecimiento empresarial o calidad del producto: ¿en cuál enfocarse?

0 0
0
Blog_Banner_1

Puedo asegurarte que la mayoría de los emprendedores y dueños de pequeñas empresas empiezan sus negocios con una meta: crecimiento empresarial continuo.

Llegar a esa meta puede ser difícil.

Hay muchos problemas que uno debe resolver, obstáculos que sortear y preguntas que responderse. Una pregunta (que seguro le causa dolor de cabeza a muchos) es:

Si tengo la oportunidad de crecer rápido, pero esto puede bajar la calidad de mi producto o servicio, ¿qué debería hacer?

Ambos (crecimiento empresarial y calidad del producto) son indispensables, uno debe ser inteligente y prudente para saber cuándo priorizar cada uno.

¿Calidad o cantidad?

Si bien concentrarse en aumentar la cantidad (o el crecimiento empresarial) puede traer gratificación inmediata, no siempre es la mejor alternativa, ya que puede ser solo temporal.

Enfocarse en la calidad del producto puede significar clientes felices, pero puede que no haya suficientes ingresos y que tu empresa se estanque.

¿Puedes ver el dilema?

Muchas startups se dejan enamorar por una alta rentabilidad y tomarán la oportunidad de crecer sin pensarlo dos veces. Después de todo, el crecimiento empresarial no es, necesariamente, algo malo, ya que te puede permitir alcanzar a más clientes que quieran o necesiten tu producto. Otras veces hace que las startups se endeuden y pierdan clientes.

¿Pero esto qué significa?

Cuando te encuentres en una situación en la que debas decidir, debes analizar las razones de por qué y cuándo hay que considerar el crecimiento empresarial y cuándo enfocarse en la calidad de nuestros productos.

Veamos un ejemplo:

Jane es la dueña de una guardería, y recientemente tuvo una sorpresa inesperada: nuevos niños fueron admitidos, incluso cuando ya estaba llena, aún había padres pidiéndole que admitiera a sus hijos.

Jane pensó que este podría ser el momento para crecer. La posibilidad de tener más ganancias estaba frente a ella. Sin embargo, esto significaría rentar un espacio más grande, contratar personal adicional, así como comprar más material de juego.

La oportunidad de crecer no sólo le traería más dinero, sino que tendría la oportunidad de ayudar a más padres y niños. La respuesta de qué hacer parece ser obvia, ¿no?

Pero Jane se encontró en un dilema cuando no pudo encontrar gente calificada, y se necesita personal calificado y con experiencia para cuidar niños. Era una situación complicada. Después de pensarlo mucho, se dio cuenta que admitir a más niños no era la respuesta correcta.

Puede que suene descabellado, tal vez en otras industrias bajar un poco la calidad no es algo de vida o muerte, pero cuando se trata de cuidar niños, sería irresponsable no contratar al personal correcto.

Lo que Jane hizo fue en beneficio de su negocio, ya que en su línea de trabajo la calidad no debe ser comprometida.

Las cosas no son tan claras a veces, llegar a la decisión correcta no siempre es fácil.

Recuerda que cada situación es diferente, habrá negocios que puedan crecer fácilmente mientras otros no. Algunas empresas necesitan mantener su calidad intacta, mientras que otros podrían comprometerla un poco (claro, sin dañar la satisfacción del cliente).

No hay una respuesta que les sirva a todos.

Veamos más de cerca los pros y los contras de la calidad y el crecimiento empresarial.

Calidad sobre cantidad

No importa en qué industria se encuentren las empresas, el secreto del éxito podría ser tener productos de la mejor calidad o de ofrecer los mejores servicios, en otras palabras: calidad sobre cantidad.

Muchos empresarios creen que concentrarse solo en el crecimiento empresarial es lo que les traerá el éxito. Bueno, no siempre es el caso. Un gran número de clientes (es decir, una mayor cantidad de producto) puede traer satisfacción inmediata, pero la calidad del producto es lo que importará a la larga.

La calidad gana el debate de “calidad vs. cantidad” cuando:

  • Seguidores y sostenibilidad. Producir productos o servicios de calidad ayuda a un negocio a dejar su marca en el mercado. Además, ayuda a los negocios a identificar cuáles son sus clientes reales y darles lo que buscan (recuerda, en los negocios no todo es sobre números). Por esa razón, muchas empresas prefieren ofrecer productos superiores para mantener sus operaciones sostenibles.
  • Productividad. Las estrategias (por ejemplo de marketing) no deben enfocarse solo en crear un alto volumen de tráfico, sino en crear leads de calidad que ayuden a impulsar el negocio. Por lo tanto, estrategias de calidad traerán resultados.
  • Ganancias e ingresos. Los clientes siempre estarán preocupados por la calidad de los productos o servicios que obtienen. Un cliente feliz sirve para hacer promoción de boca en boca. Esto ayudará a incrementar las ventas y los ingresos.
  • Satisfacción del cliente y lealtad. Los clientes satisfechos siempre calificarán bien a tu empresa y le harán promoción. Por lo tanto, un negocio puede atraer a más clientes y mantenerlos felices si ofrece productos y servicios de calidad.

Una de las desventajas de concentrarse en la calidad es que no siempre la conseguiremos rápidamente. Pero si somos consistentes en nuestros productos o servicios, lograremos el éxito.

Crecimiento empresarial sobre calidad

Si eres un dueño que está recibiendo grandes ingresos, es natural que pienses en expandir tus operaciones y crecer tu empresa.

El crecimiento empresarial puede significar expandir:

  • La línea de productos
  • El mercado
  • Las ubicaciones
  • Las estructuras operacionales

Y aunque todo esto trae riesgos inherentes, la alternativa es no crecer, lo que puede significar resultados desafortunados.

El crecimiento empresarial suele ser visto como el villano de la historia porque a veces significa que la calidad del producto baje. Pero el crecimiento es importante.

¿Por qué es importante el crecimiento empresarial?

Crecer es bueno para ayudar a que las empresas aprovechen nuevas oportunidades, atraigan nuevos clientes y den trabajo a nuevos empleados. También ayuda a expandir tus productos o servicios, aumenta las ventas y mejora tu posición en el mercado.

Algunos negocios (no todos) tendrán que comprometer la calidad. Es normal que crecer signifique que los dueños no puedan darle la misma atención a cada producto o servicio. Solo observa a cualquier empresa que empezó pequeña y ahora es una multinacional.

Tienes que tener cuidado de no perder demasiada calidad, tanta que el producto o servicio ya no le funcione o sirva a los clientes. Es una línea muy delgada, pero si conoces bien tu negocio, no tendrás problemas para encontrarla.

Imagina que eres dueño de una editorial y creas libros lujosos de pasta dura, pero un día una escuela te contacta porque les interesó uno de tus títulos y quieren comprar cientos para sus estudiantes. Te das cuenta que podrías hacer negocios con esta escuela y con otras, pero que ellos no te comprarán los libros de lujo. Así que decides imprimir una versión rústica. Claro que la calidad no será la misma, es más, será menor, pero de esta manera podrás tener crecimiento empresarial y lograr que tus libros lleguen a más personas.

El crecimiento tiene que suceder por las razones correctas y no solo por avaricia- Si haces las cosas bien, el crecimiento te traerá estabilidad y buenas ganancias. Solo necesitas asegurarte de tener el dinero para lograrlo.

Aprende cómo financiar el crecimiento de tu negocio.

¿Cómo puede ayudar el crecimiento empresarial a tu negocio?

  • A través de la diversificación, el crecimiento reduce los riesgos comerciales
  • Lleva a dominar una mayor parte del mercado y a mitigar a la competencia
  • Mejora la capacidad de soportar fluctuaciones en el mercado
  • Las economías de escala ayudan a reducir costos

Como ya dijimos, el crecimiento puede significar una menor calidad a causa del incremento en la producción, pero siempre y cuando relegues responsabilidades, todo irá bien.

Si las cosas empiezan a salirse de control, tal vez lo mejor sería llevárselo más lento. A final de cuentas, debemos concentrarnos en la satisfacción de los clientes.

Logra un balance

El crecimiento empresarial es inevitable y necesario, pero a veces expandirse puede disminuir la calidad. Si eso pasa, vuelve a evaluar tu negocio para saber qué está pasando y en qué debes enfocarte.

Pero lo más importante es no concentrarse sólo en el crecimiento empresarial o en la calidad de los productos, sino en los dos. Un buen empresario buscará un balance perfecto.

Cuando busques crecer, necesitas un plan de negocios a largo plazo y capital suficiente. No fuerces el crecimiento, nada que se haga a la fuerza termina bien.

Regresemos al ejemplo de la guardería de Jane: ella sabía que admitir a más niños afectaría de manera negativa a la calidad de sus servicios (incluso podría poner en peligro a los niños). Se concentró en ofrecer los mejores servicios.

Después de dos años, Jane pudo ahorrar suficiente dinero para construir su propia guardería (ya que el lugar que usaba era rentado). También pudo conseguir empleados calificados y con experiencia. Su nueva guardería tenía espacio para muchos más niños y le permitía ofrecer un mejor servicio.

En pocas palabras: una estrategia bien pensada ayudó a Jane a mantener a sus clientes y atraer nuevos.

Lo mejor de dos mundos

Para muchos negocios el crecimiento empresarial resulta difícil ya que requiere dinero. En esta etapa, las finanzas del negocio puede que no sean suficientes para una expansión. Por lo tanto, es bueno buscar otras opciones, como los préstamos.

Afortunadamente, nuestros préstamos para pequeñas empresas son las herramientas perfectas para los dueños que necesiten dinero extra. En tres sencillos pasos te ayudaremos a encontrar el préstamo que mejor se adecue a tu negocio y tus necesidades, sólo tienes que completar nuestra aplicación en línea.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS