Cómo crear un sitio web
Por: omunoz
Leelo en 10 minutos

Crea tu primer sitio web en apenas una semana

0 0
0

¿Calificas para un
préstamo de negocios?

Tener tu propio sitio web no es tan complejo o costoso como puede parecer. Con las facilidades que ofrecen las tecnologías actuales, mostrar tu negocio a más clientes potenciales mediante una página web es muy sencillo, tanto, que en solo una semana puedes estar en línea. A pesar de esto, para muchos, Internet todavía no es una opción.

De acuerdo con una investigación, el 46 por ciento de los pequeños negocios en Estados Unidos no tiene un sitio web. Según los encuestados, algunas de las razones para no tener presencia online son el costo, la falta de conocimientos técnicos, el uso de plataformas sociales como alternativa, y sorprendentemente, porque no creen que sea relevante para su empresa. El estudio revela que muchos emprendedores no tienen claro lo fácil que es tener una página en Internet actualmente y desconocen cómo pueden beneficiarse de esta.

Además de llegar a más clientes potenciales, tener un espacio en la web permite que cualquier negocio dé a conocer sus productos y servicios, establezca un canal directo de comunicación con sus públicos y demuestre su experiencia, ganando al mismo tiempo credibilidad y atrayendo nuevos compradores.

En esta guía encontrarás todo lo que necesitas saber para construir en un corto lapso y con pocos recursos tu propio sitio web. Sigue estas indicaciones paso a paso y aprovecha las oportunidades que Internet tiene para los pequeños negocios.

Decide cuál será el propósito de tu sitio

El primer paso es decidir para qué vas a usar tu sitio web. Dependiendo de tus necesidades, esta plataforma puede servirte para hablar de tu negocio, describir cuáles son los servicios que ofreces, publicar artículos de interés sobre el sector económico al que perteneces, o incluso, vender allí mismo tus productos. Si tienes dudas, empieza por lo más simple y recuerda que con el tiempo podrás añadir nuevos elementos y opciones, pues los sitios web son dinámicos y su evolución es constante.

Elige un nombre para tu sitio

El dominio es el nombre con el cual los usuarios de Internet te van a identificar, como www.elnombredetunegocio.com. Debe ser atractivo, pero lo ideal es que corresponda al nombre de tu negocio. Cuando hayas seleccionado un dominio, comprueba que este se encuentre disponible y luego regístralo. Sitios como godaddy.com te permiten verificar la disponibilidad del nombre que elegiste, y si decides hacer el registro con este mismo proveedor, debes pagar una tarifa anual muy baja.

Escoge un software para administrar el contenido

Un sistema de gestión de contenidos, más conocido como CMS, es un programa con el cual se pueden administrar los contenidos de un sitio web. Desde allí tienes la posibilidad de crear, editar y publicar material como textos e imágenes. Para usar este software, no es necesario tener conocimientos técnicos avanzados; además, puedes personalizarlo, cambiando su diseño o agregando nuevas funcionalidades. Entre otras ventajas, se cuentan las actualizaciones de seguridad constantes y los plugins o módulos que se pueden agregar. Algunos CMS son gratuitos, aunque es necesario pagar para acceder a ciertas funciones avanzadas. Entre los más conocidos se encuentran Joomla! y WordPress.

Selecciona un proveedor de hosting

El hosting es un servicio al que puedes asociar tu nombre o dominio, que te permite también almacenar el sitio web y su información en el disco duro de un servidor. Dependiendo del proveedor, es posible acceder a ciertas herramientas para administrar la página y a otros recursos. Cuando evalúes las opciones disponibles, comprueba que el proveedor de hosting permita instalar en su plataforma el sistema de gestión de contenidos que escogiste previamente. Compañías como Hostgator.com ofrecen estos servicios por menos de diez dólares al mes, de acuerdo con el plan que elijas. Por supuesto, la tarifa aumenta si requieres de una mayor capacidad de almacenamiento y de opciones avanzadas.

Busca una plantilla como fondo para el sitio

La plantilla tiene que ver con el diseño del sitio. Pero no se limita al aspecto visual, sino que también se relaciona con la estructura de la página. Los proveedores de CMS más reconocidos ofrecen cientos de opciones, entre las que puedes optar por el tema o plantilla que mejor se ajuste a tus necesidades. Entre sus elementos principales están las regiones, o áreas donde va el contenido, como el encabezado, el cuerpo principal, y las columnas; los menús de navegación; los botones y los formularios. Aunque abundan las plantillas gratuitas, puedes comprar una con características avanzadas y un aspecto más profesional desde 25 dólares.

Desarrolla contenido

El contenido es quizás uno de los aspectos más importantes de tu página web. Si este no es de calidad, los usuarios no permanecerán en ella por mucho tiempo. Las publicaciones más atractivas son aquellas que despiertan el interés de los visitantes, les informan, enseñan, divierten o ayudan a resolver algún problema. El texto es fundamental, pero elementos como imágenes, vídeos e infografías hacen del sitio un espacio más dinámico. Si en un principio no sabes qué publicar, empieza por lo elemental: reseñas de productos, artículos en oferta, las características de los servicios que ofreces, e imágenes de tu negocio. Luego, a medida que vayas aprendiendo a usar otros recursos, puedes publicar noticias sobre el sector de la economía al que pertenece tu organización, vídeos enseñando cómo utilizar tus productos, artículos en los que desarrolles un tema relacionado a tu empresa, etc.

Una buena estrategia de contenido puede convertirte en una voz autorizada dentro de tu nicho, atrayendo más clientes potenciales. Pero para que la estrategia funcione, debes actualizar tu sitio continuamente, al menos dos veces por semana mientras este despega.

Algunas recomendaciones

Además de todo lo anterior, tu sitio puede mejorar su aspecto, usabilidad y experiencia de usuario si sigues las siguientes recomendaciones.

Crea un sitio responsive. Un sitio con un diseño responsive es aquel cuyo contenido puede ser visualizado sin ningún problema en un teléfono inteligente o en una tableta. Dado el creciente uso de este tipo de dispositivos y que la gente hace cada vez más búsquedas desde ellos, es indispensable que tu página se adapte a sus pantallas.

Usa plugins. Los plugins son complementos con los que puedes agregar más características e incrementar la potencia de tu sitio. Como lo mencionamos antes, estos se añaden desde el CMS y te permiten, entre muchos otros, crear una galería fotográfica, insertar un formulario, o hasta implementar una tienda de comercio electrónico.

Incorpora un blog. Con un blog te puedes convertir en un líder de opinión o en una voz autorizada sobre algún tema. Empieza por escribir sobre tus servicios o explícale a la audiencia cómo usar tus productos. Además de ayudarte a posicionar la página en los buscadores, esta herramienta puede atraer a más clientes potenciales.

Usa las redes sociales. Interactúa con tus públicos en las redes sociales. Haz comentarios, publica información útil para ellos, escúchalos y contesta sus publicaciones. Empieza con Facebook y Twitter, mientras aprendes lo básico, después explora otras alternativas que se adapten a tus objetivos. Existen plugins para agregar botones de estas plataformas sociales a tu página web.

Optimiza para buscadores. Al optimizar tu sitio web para los buscadores, te aseguras de que este aparezca en los primeros lugares en motores de búsqueda como Google. Existen también plugins para optimización que resultan útiles, pero puedes aprender sencillas técnicas consultando información en blogs o vídeos.

Crear una página web para tu pequeño negocio es más fácil de lo que piensas. Con las herramientas digitales disponibles actualmente, es muy sencillo construir tu propio espacio virtual en poco tiempo y con un mínimo costo. Si aún no tienes un sitio web, es el momento para que lleves tu negocio a Internet, promuevas tus productos, posiciones tu marca y consigas nuevos clientes en línea.

¿Crees que una página web puede ser una buena alternativa para tu empresa? Danos tu opinión y comparte este artículo.

Imagen: medithIT

 

¿Calificas para un
préstamo de negocios?