Accesorios de negocio en enfoque selectivo. contaduría, marketing, inversiones. concept: teneduría de libros
Betsy Wise
Por: betsy_wise
Leelo en 9 minutos

Contratar a alguien para hacer la teneduría de libros o hacerla tú mismo, ¿qué es mejor?

1 0
0
Blog_Banner_1

¿Deberías contratar a un tenedor de libros o hacerla tú mismo?

Tal vez tu negocio funciona bien cuando tú manejando el lado de la contable de las cosas.

O tal vez se has dado cuenta de que tus cajones están hasta el borde de recibos, documentos y listas de tareas financieras sin hacer. Debido a las numerosas decisiones de negocio que debes tomar todos los días, puede que no le puedas dedicar el tiempo necesario a la teneduría de libros.

No tener suficiente tiempo es un problema bastante común para los dueños de negocios. Para que puedas alcanzar el siguiente nivel de crecimiento empresarial, es posible que tengas que delegar la teneduría de libros a un profesional financiero.

¿Pero cuándo es el momento adecuado para hacerlo?

En este artñiculo, aprenderás lo que es la teneduría de libros de la pequeña empresa y las ventajas y desventajas de contratar a un tenedor de libros contra hacer el trabajo tú mismo.

Teneduría de libros

¿Por qué es importante la teneduría de libros?

A menos que tus transacciones comerciales se registren y organicen como es debido, no tendrás registros de pagos, recibos de clientes ni sabrás si hay efectivo disponible.

Pero cuando mantienes buenos registros, puedes rastrear el dinero que fluye hacia dentro y hacia afuera de tu negocio.

¿Cuál es la diferencia entre contabilidad y teneduría de libros?
Los tenedores de libros mantienen registros precisos para mantener y equilibrar las cuentas.
Los contadores analizan el estado general de las finanzas revisando los registros, además de que preparan tus declaraciones de impuestos.

Imagen, vector, ilustración, calculadora, dinero, contador. Concept: Teneduría de

Si haces tu propia teneduría de libros y cuando todas las cuentas están correctamente en el libro mayor:

  • Puedes administrar cuentas, transacciones de registro, ejecutar estados financieros y analizar los datos.
  • Tendrás una imagen detallada de lo bien que funciona tu negocio con el fin de planificar tu futuro.
  • Puedes revisar las transacciones financieras.
  • Un tenedor de librosr y un contado pueden revisar tus libros y ver dónde necesita ayuda tu empresa.

Términos de contaduría y teneduría de libros que debes saber

No importa si contratas a un experto que se encarge de tu teneduría de libros o si lo haces tú mismo, necesitas conocer ciertas palabras contables.

No es que necesites ser un experto en términos contables, como lo es un auditor, pero debes conocer cierta terminología básica para comunicarte sobre las finanzas de tu empresa.

  • Cuentas por pagar: los montos que debes pagar a terceros están incluidos en esta cuenta.
  • Cuentas por cobrar: esta cuenta enumera un resumen de cada cliente/deudor y el monto que le debe a tu empresa.
  • Activos: cualquier cosa de valor que se pueda convertir en efectivo. Los ejemplos incluyen inventario, cuentas por cobrar, bienes raíces, terrenos y maquinaria.
  • Balance general: un informe que muestra activos, pasivos y patrimonio.
  • Contabilidad de efectivo y de ejercicio: dos métodos de contabilidad separados que puedes usar para administrar tu negocio. Cuando utilizas el método de efectivo, realizas un seguimiento de cuándo recibe dinero y pagas los gastos. Con el método de ejercicio, registras los ingresos cuando completas un proyecto en lugar de cuando recibes el dinero.
  • Estado de flujo de efectivo: un análisis o informe que muestra los cambios entre las cuentas del balance y los ingresos que afectan el efectivo.
  • Costos de los bienes vendidos: lo que cuesta producir un producto ofrecido por tu empresa. Dependiendo del negocio, los gastos principales son generalmente materiales y mano de obra.
  • Equidad del propietario: una fórmula básica para recordar: los activos menos los pasivos equivalen a la equidad.
  • Gastos: esta cuenta incluye gastos fijos como el alquiler, gastos variables que fluctúan, como costos laborales, gastos para operar el negocio (publicidad, seguros, etc.) y gastos acumulados que se pagarán en el futuro.
  • Libro mayor: también llamado plan de cuentas, es un registro de cada transacción financiera para todas tus cuentas de débito y crédito.
  • Estado de resultados: un informe que muestra los ingresos y gastos de una empresa durante un período designado. La declaración también se conoce como una declaración de pérdidas y ganancias.
  • Pasivos: un resumen de los pasivos actuales que pagarás dentro de un año y los pasivos a largo plazo que se pagan más allá de los 12 meses, como una hipoteca.
  • Retorno de la inversión (ROI): las ganancias que recibes al invertir dinero. Si compras inventario por $1,000 y lo vendes por $5,000, tu ROI es del 400% o $4,000.
  • Capital de trabajo: tus activos corrientes menos los pasivos resultantes del capital que se utiliza para completar las operaciones del día a día. Si la proporción de activos corrientes a pasivos es menor a uno, tu negocio tiene un capital de trabajo negativo. Si tienes un capital de trabajo positivo, tu negocio está en condiciones de crecer y realizar inversiones.

Imagen, vectores, ilustración, contaduría, dinero, finanzas. Concept. teneduría de libros. Designed by macrovector / Freepik

¿Deberías hacer tu propia teneduría de libros?

Al principio, cuando estás comenzando tu negocio, la respuesta es sí.

Si decides hacerlo tú mismo, deberás comprender cómo administrar sus finanzas. Necesitarás saber:

  • cómo calcular el retorno de la inversión
  • cuándo hacer un retiro en la equidad del propietario
  • cómo leer una declaración de pérdidas y ganancias para un período contable específico
  • que gastos necesitas para disminuir
  • cómo determinar el capital de trabajo

Cuando tú negocio crezca, también necesitarás instruirte en balances generales para poder emitir juicios sobre la salud financiera de tu empresa.

Descubre cómo la contabilidad puede ayudar a tu pequeña empresa.

Ser tu propio tenedor de libros te da la responsabilidad de tomar decisiones importantes, como saber cuándo es el momento de solicitar un préstamo o saber cuándo delegar las tareas de teneduría a otra persona

¿Tenedor de libros o hacer tu propia contabilidad?

Como mencionamos, saber cuándo delegar tareas de teneduría es una decisión bastante importante.

Conocer los pros y los contras de contratar a un experto o completar tú mismo las tareas financieras puede ayudarte a decidir qué es mejor para tu negocio.

Ventajas Desventajas
Hacer tu propia teneduría de libros No estás preocupado por tu experiencia o integridad como lo estarías al contratar a un tenedor de libros que no conoces..

Si comprendes los principios de teneduría de libros, puedes usar un software de contabilidad para simplificar el proceso sin contratar a nadie.

Si no tienes tiempo para completar el trabajo, puede hacer la teneduría de libros a las carreras y cometer errores.

Si no comprendes cómo funciona la teneduría de libros, podrías terminar gastando mucho dinero para que alguien corrija tus libros. Los contadores cobran mucho por corregir errores. Incluso puedes pagar multas si no envías los impuestos de nómina retenidos o los pagos de impuestos estimados a tiempo.

Contratar un tenedor de libros Tienes más tiempo y energía para concentrarte en el crecimiento de tu negocio.

Las tareas financieras se completan de manera oportuna

Siempre sabrás cómo va tu negocio financieramente.

Conocerás las tendencias de gasto excesivo, escasez de flujo de efectivo, problemas con cuentas por cobrar y por pagar u otras inquietudes financieras.

Sabrás de formas de ahorrar dinero que no habías considerado.

Tendrás los datos para ayudar a tu contador a cerrar tus libros al final del año y preparar tus impuestos.

Puede ser un gasto adicional para tu empresa que no puedas pagar.

Como no haces el trabajo tú mismo, puedes perder la noción de detalles financieros importantes sobre clientes, proveedores o plazos para pagar impuestos.

Si no estás listo para contratar a un profesional, puede tener problemas para confiar tus finanzas a otra persona.

¿Deberías contratar a alguien o hacer el trabajo tú mismo?

¿Tu negocio está sufriendo porque no tienes suficiente tiempo para hacerlo todo? ¿Necesitas contratar a un tenedor de libros a tiempo parcial?

Delegar las responsabilidades de la teneduría de libros a otra persona podría ser un gran alivio y un trampolín que te elevará al éxito.

Sigue leyendo:

close-up de la mano de un empresario haciendo cálculos en su oficina. Concept: teneduría de libros, contaduría

Mejora la contabilidad de tu pequeña empresa para aumentar las ganancias

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS