Gerente en almacén revisando paquetes. Concepto: motiivación
Suzanne Llanera
Por: suzanne_llanera
Leelo en 9 minutos

Cómo tener más motivación siendo dueño de una pequeña empresa

0 0
0

Está claro que ya cuentas con la motivación suficiente: al fin y al cabo, has decidido pasar de ser un empleado a comenzar tu propio negocio. En otras palabras, renunciaste a la seguridad para enfrentarte a una situación impredecible. Ahora tú eres el jefe. Y eso puede dar miedo. Es totalmente comprensible: necesitas aprender continuamente nuevos conceptos de negocios y también adoptar nuevas formas para mantenerte motivado, no solo al comienzo de tu trayectoria como empresario, sino en todo momento. ¿Existen técnicas para que como dueño de una pequeña empresa encuentres motivación continuamente? Claro que sí. Y están comprobadas. Solo sigue leyendo.

10 consejos para ser un empresario motivado

  1. Crea tu propia visión de la empresa. La mayoría de las empresas exitosas cuentan con una visión de futuro. En otras palabras, saben establecer los objetivos y valores fundamentales de la organización para desarrollarlos a largo plazo. Una visión de futuro establece la dirección a seguir para la empresa y, por lo tanto, es compartida con todo el personal. De manera similar, tú, como dueño de una pequeña empresa, puedes redactar tu propia visión siendo lo más específico posible. Proyecta una imagen clara de cómo te gustaría que fuera tu negocio negocio dentro de 20 a 25 años. ¿Tendrás 200 empleados a diferencia de los 37 con los que cuentas ahora? ¿La empresa tendrá su propio edificio? ¿Abrirás una segunda ubicación? ¿Diversificarás tu gama de productos o servicios? Escribe todo esto en términos claros. Debes visualizar estas metas mentalmente a medida que avanza tu negocio. También resulta útil reflejar la visión de futuro por escrito y colocarla en un lugar visible para todos.
  2. Elabora un plan. Se trata esencialmente de un proyecto de trabajo con las pautas a seguir para  hacer realidad tu visión de la empresa. Un plan adecuado debe incluir objetivos a corto, mediano y largo plazo, y además estos objetivos deben reunir estas características: han de ser específicos, medibles, realistas y contar con un marco específico de tiempo. Asegúrate de que tu plan cubra las facetas más importantes de la empresa, como marketing, promociones, distribución, servicio al cliente y, lo que es más importante, las finanzas. Prepárate para realizar cambios sobre la marcha en tu plan ya que siempre se darán circunstancias imprevistas que pueden afectar tu negocio.
  3. Sigue siempre la misma rutina. Desarrollar una rutina y adaptarse a un horario fijo es una estrategia comprobada para sentirse más motivado. Por ejemplo, puedes comenzar el día revisando tus correos electrónicos. Y no se trata solo de negocios: tu vida diaria en general también debe seguir una rutina con tareas organizadas: ¿cuándo haces ejercicio? ¿Cuándo y dónde almuerzas? ¿Cómo te desplazas al trabajo? Asegúrate de hacer hueco en tu agenda para tu vida personal, para tu familia y amigos. Aquí puedes encontrar algunos consejos útiles para gestionar tu tiempo que te ayudarán a ser más productivo durante tu día a día.
  4. Mira hacia atrás y revive tus logros. ¿Recuerdas la sensación que experimentaste cuando hiciste una excelente presentación o ganaste un contrato importante? ¡Sin duda fue un gran momento! Experimentaste de primera mano el éxito y la realización personal. Revivir en la memoria estos momentos positivos puede ayudarte a encontrar la motivación que necesitas.
  5. Deja cualquier experiencia negativa en el pasado. Lo mismo ocurre al revés. Si tu negocio sufrió algún error en el pasado, debes aprender la lección y pasar página. Intenta ver todos los días bajo una nueva luz: después de todo, solo puedes avanzar y seguir adelante. Cada día es un paso que te acerca al éxito.
  6. Elige modelo a seguir. Y dos es mejor aún. ¿Quien te sirve de inspiración? Elige a alguien cercano a ti que te haya ayudado a ser la persona que eres hoy, y también a un empresario exitoso con el que te sientas identificado. Sigue sus pasos.
  7. Involucra a tu equipo. Encuentra formas de alentar y motivar a tu equipo. Después de todo, la motivación es contagiosa. Celebra los logros de tu empresa cuando sea apropiado. Pero no siempre se trata de hacer las cosas a lo grande: puedes hacer algo tan simple como crear un lema para la empresa. Colócalo en lugares visibles y utilízalo al final de cada reunión. Conseguirás que tus empleados se sientan con energía y que como parte de un equipo con un objetivo común.
  8. Recompénsate como te mereces. Date una palmadita en la espalda de vez en cuando. ¿Has alcanzado hoy algún logro, aunque sea pequeño? Recompénsate con boletos para ver a tu equipo favorito o lleva a tu familia a un buen restaurante. Disfruta del momento. No debes avergonzarte por ello. Si recompensas a tu equipo cuando hacen un buen trabajo, ¿por qué no deberías disfrutar del mismo privilegio? Cuando te recompensas por un trabajo sobresaliente, estás en realidad afirmando de que eres un líder y un empresario motivado.
  9. Mantente mental y físicamente en forma. Aunque resulte fácil decirlo, lo cierto es que muchos empresarios dan por sentada su salud, trabajan en exceso, descuidan su dieta y no hacen ejercicio. Encuentra tiempo para mantenerte en forma. Saca esa bicicleta de montaña del garaje y da un paseo cada mañana. O simplemente camina un rato a paso ligero. Un estilo de vida saludable es sinónimo del estado emocional que conlleva la motivación.
  10. Haz tiempo para ti mismo. Nadie puede trabajar todo el día. Como empresario, es muy probable que dediques la mayor parte de tu tiempo a tu negocio. Pero hacerlo puede dejarte una sensación de vacío a la larga. Debes reservar un rato cada día para hacer simplemente lo que más te guste. En otras palabras, relájate y disfruta. O también puedes encontrar formas de combatir el estrés. Cuando el tiempo lo permita, tómate unas vacaciones. Ante todo eres humano primero, y empresario después. Una vida bien equilibrada te ayudará a mantenerte motivado.

Comenzar y administrar una pequeña empresa comunica claramente que eres alguien con una alta dosis de motivación. Pero manejar una empresa conlleva multitud de responsabilidades y retos. Debes ser detallado, organizado, tomar riesgos y decisiones importantes, hacer cálculos, planificar, y un largo etcétera. Cuando atravieses tiempos difíciles, recuerda la razón por la que comenzaste tu empresa. Lo más probable es que tu familia sea tu mayor motivación. Ten esto siempre en mente. Algo tan simple como colocar los dibujos y cartas de tus hijos en tu oficina, o tener una foto de tu pareja en tu escritorio, funciona como un recordatorio efectivo que te ayudará a mantenerte centrado y motivado en cualquier situación y bajo cualquier circunstancia.

 ¿Eres una mamá empresaria? Lee estos consejos especialmente dirigidos a mamás empresarias  

Repasa los consejos que aquí te hemos dado para ser un empresario motivado. Elige tres o cuatro de ellos y comienza a implementarlos mañana mismo. Como complemento y para hacer más fácil tu camino hacia el éxito, ¿por qué no suscribirte a nuestro programa en Facebook Live Pregúntanos? Cada semana tratamos un tema de actualidad en el mundo de las pequeñas empresas y te ofrecemos consejos y recursos gratuitos, además de responder en directo a todas tus preguntas.

 

 

 

¿Calificas para un
préstamo de negocios?