Trabajador hispano en cadena de producción en una fábrica para ilustrar la idea de Costos de producción
Betsy Wise
Por: betsy_wise
Leelo en 12 minutos

Cómo reducir los costos de producción de tu empresa

1 0
0

¿Los costos de producción de tu empresa son como un monstruo peludo que se esconde cada noche debajo de tu cama? Si ese es tu caso, has llegado al lugar correcto para recibir ayuda.

Los costos de producción son el terror nocturno que mantiene despiertos a muchos dueños de empresas. Estos costos parecen tener una mente propia y la única solución es hacer un constante seguimiento de ellos para mantenerlos bajo control. Un empresario exitoso debe hallar la manera de operar su negocio de manera eficiente y rentable para estar siempre al tanto de los costos de producción. Y para ello, lo mejor es hacer un seguimiento de los gastos para ver si la mano de obra, los materiales o los gastos generales están excediendo las cantidades asignadas en un presupuesto en cada fase de producción.

A estas alturas, te estarás preguntando: “¿cómo puedo mantener los costos de producción bajo control?” El secreto es entender qué elementos constituyen los costos de producción, qué tipos hay, las diferencias entre costos de producción y costos de fabricación, y saber las formas de evitar que los costos aumenten. Y todo eso es exactamente lo que vamos a cubrir en este artículo.

¡Comencemos ya y acabemos con el monstruo de los costos de producción de una vez por todas!

Elementos de los costos de producción

Puedes controlar los gastos enumerados a continuación sin sacrificar la calidad y así estar en camino de mejorar el rendimiento general de tu empresa.

  • Trabajo: Los propietarios de pequeñas empresas saben que es la gente lo que consigue que la producción sea la columna vertebral de su operación. Los costos asociados incluyen gastos como salarios, beneficios de empleados e impuestos de nómina. Los dueños de negocios tratan de lograr un equilibrio entre emplear el número correcto de empleados y reducir o aumentar los niveles de producción para obtener ganancias. También deben calcular los gastos incurridos para mantener el equipo de proveedores externos o empleados remunerados.
  • Materias primas: Si, por ejemplo, fabricas una línea de muebles, la madera, los tornillos, el pegamento, el papel de lija y otros materiales que utilizas en la construcción son materias primas. Asimismo, los materiales indirectos incluirán bombillas, trapos y otros materiales utilizados durante el proceso de producción.
  • Maquinaria: Los equipos utilizados en el costo de producción pueden incluir carretillas elevadoras usadas para cargar o mover materias primas a través de la línea de producción. Otros ejemplos son excavadoras, transportadores y equipos industriales para crear textiles o semiconductores.
  • Energía: Además de los costos de los servicios públicos, las compras de energía pueden incluir gasolina, petróleo o carbón para hacer funcionar el equipo o calentar tu instalación.

¿Estás empezando a ver que no es tan difícil hacer un seguimiento de tus costos? Veamos a vista de pájaro otras categorías adicionales de costos de producción.

 

Tipos de costos de producción

Vigilar de cerca tus costos de producción hará que te sientas más seguro de tu capacidad para mantenerte dentro del presupuesto o incluso mantener los gastos más bajos de lo estimado. Hasta puedes llegar a sorprenderte de cuán rápido crece tu negocio al mantenerte al tanto de los costos que aumentan tu flujo de efectivo.

  • Costos fijos: Estos costos permanecen constantes independientemente de que la producción y los gastos relacionados aumenten. En otras palabras, pagarás costos fijos todos los meses durante la vida de tu negocio. Los costos fijos incluyen los gastos de seguros, intereses, impuestos de propiedad y salarios anuales. Piensa en estos costos como lo que siempre pagas independientemente de tu nivel de actividad comercial.
  • Costos variables: Por otro lado, los costos variables fluctúan a medida que la producción aumenta o disminuye. Los costos variables están directamente relacionados con el producto. A medida que el volumen aumenta, también lo hacen estos gastos. Algunos ejemplos incluyen los costos de las materias primas, las comisiones y el trabajo.
  • Costos fijos y variables combinados: A medida que aumenta la producción, es comprensible que los gastos constantes, como los servicios públicos y los salarios, así como los costos variables, como las materias primas y otros costos de suministro asociados, aumenten exponencialmente. En otras palabras, cuando la producción aumenta, tus costos fijos y variables aumentarán.

A medida que desarrolles tu negocio, la estructura de costos de tu empresa evolucionará. Por ejemplo, las empresas pueden necesitar agregar equipos o arrendar más espacio de producción en un esfuerzo por atender una mayor demanda. Al realizar estas inversiones, debes calcular cuánto volumen necesitas para mantener o aumentar tus márgenes brutos y cubrir todos los costos fijos nuevos. En resumen, debes controlar tus márgenes de rentabilidad para garantizar que el crecimiento de tu negocio no sea excesivo.

 

Diferencia entre costos de producción y costos de fabricación

Como has visto, los costos de producción incluyen costos fijos y variables. Los costos fijos permanecen bastante constantes mientras que los costos variables aumentan y disminuyen según el volumen de producción.

Los costos de fabricación están restringidos a los costos reales involucrados para convertir las materias primas en un producto vendible. Los costos directos incluyen el costo de los materiales, los costos de mano de obra para producir el producto específico y los costos indirectos, como los gastos generales de fábrica incurridos durante el proceso de fabricación.

A continuación, aprendamos cómo puedes reducir los costos de producción según sea tu caso específico, cambiando la manera en que manejas tu empresa actualmente.

 

10 formas de reducir los costos de producción

  1. Reduce los costos de suministro: Consulta con nuevos proveedores para comprar materiales de calidad al mejor precio y en la mayor cantidad posible. No dudes en solicitar un descuento adicional cuando utilices un proveedor determinado constantemente y siempre pagues a tiempo. Tal vez puedas asociarte a otro negocio y comprar entre los dos materiales a granel para reducir costos.
  2. Ahorra dinero en seguros: Las compañías de seguros son muy competitivas tanto si buscas un seguro de vehículo, de responsabilidad, o de cualquier otro tipo. Trabaja con un corredor de seguros para revisar tus necesidades de seguro comercial y pídele que obtenga las mejores tarifas. Puedes aumentar los deducibles cuando sea posible u obtener descuentos si instalas un sistema de seguridad, una alarma contra incendios o rociadores de agua.
  3. Moderniza tus actividades de marketing con herramientas asequibles: Puedes aumentar las ventas simplemente invirtiendo muy poco dinero en marketing digital. Al crear una presencia en línea, los compradores en potencia se familiarizan con tu marca y se interesan por tu negocio. Y esto no tiene por qué salirte por un ojo de la cara si eliges las plataformas adecuadas. Recuerda que la mayoría de las redes sociales son gratuitas.
  4. Visita a tu contable: Reúnete con un contable profesional cada año, o con más frecuencia, para asegurarte de que estás haciendo una lista de los gastos comerciales permitidos para poder aprovechar cada deducción de impuestos comerciales. Es importante guardar los recibos en un lugar seguro como, por ejemplo, una carpeta segura, y registrar las millas que hagas con tu vehículo cuando viajas por negocios.
  5. Optimiza el uso de la tecnología: Hoy en día tienes a tu disposición software de administración por precios muy económicos para administrar tu inventario, ventas, empleados y la información sobre las ventas. Otras herramientas tecnológicas en las que puedes invertir son seguridad, redes privadas y software para almacenar datos comerciales. Al utilizar la tecnología, tendrás más tiempo para dedicar a la publicidad y el marketing, y además podrás reducir tu nivel de estrés.
  6. Optimiza tu espacio: Si alquilas un espacio, no hay ninguna razón por la que no puedas negociar los términos del arrendamiento con el propietario. Dependiendo de los requisitos de zonificación, puede ser posible operar una parte de tu negocio desde tu hogar para ahorrar costos de alquiler, servicios públicos y seguro.
  7. Maximiza las habilidades de tus empleados: Mantener a tus empleados felices significa conseguir un mayor rendimiento y reducir las posibilidades de que abandonen tu empresa y tengas que contratar a nuevo personal. Puedes aumentar sus vacaciones, ofrecer un plan de jubilación o usar un sistema de gestión del rendimiento para aumentar la productividad.
  8. Prioriza la calidad por encima de la cantidad: Mantener un inventario muy grande de productos de poca calidad no conseguirá que tus clientes sigan comprando y que tu negocio prospere. Si tus clientes siguen siguen acudiendo a tu negocio es porque tus productos de calidad superior son mejores que los de la competencia.
  9. Reduce los gastos asociados con el transporte: Los vehículos nuevos se deprecian tan pronto como salen a la venta. Comprar vehículos usados ​​en buen estado de funcionamiento puede ahorrarte miles de dólares en seguro sin mencionar que conseguirás primas de seguro más bajas. Los vehículos de bajo consumo te pueden ahorrar dinero y, en general, conllevan menos mantenimiento. Algunos dueños de empresas alquilan un vehículo por un período de tiempo determinado. Tú decides si quieres alquilar otro vehículo al final del plazo o si prefieres comprarlo.
  10. Mantén los costos de producción en una hoja de cálculo: Actualiza todos tus costos de producción periódicamente para saber exactamente de un vistazo lo que estás gastando, y analiza los datos. Una vez que insertas las fórmulas en tu hoja de cálculo, el documento hace todos los cálculos por ti cuando ingreses nuevos datos cada mes.

Ahora que has aprendido la importancia de controlar tus costos de producción y cómo hacerlo, puedes disfrutar de las ventajas de haber optimizado tus operaciones diarias.

 

Beneficios de reducir los costos de producción

Esperamos que leyendo este artículo hayas adquirido información valiosa para mantener tu negocio en buen estado y lograr que prospere. Mantener la producción ajustada significa que has eliminado actividades y compras innecesarias, logrando como resultado una reducción de los costos de producción. Esto equivale a tener más dinero en el banco para expandir aún más tus operaciones o para crear un colchón de seguridad si se dan gastos imprevistos.

También puedes usar tus ahorros en costos de producción para mejorar tu oferta a los clientes y así aumentar aún más la demanda de tus productos. Además, compartir tu prosperidad en la forma de bonificaciones para tu personal contribuye a mejorar las relaciones entre empleados y empleadores. Incluso puede que te quede dinero para investigar las formas en que tus ventas se vuelvan virales. Al implementar estas sugerencias sobre cómo reducir tus costos de producción, estarás en camino de lograr todos los objetivos de tu plan de negocios.

En definitiva, ahora tienes tener una mejor idea sobre cómo hacer un seguimiento de tus costos de producción y reducirlos. Da un paso más suscribiéndote a nuestro programa en Facebook Live Pregúntanos. Cada semana responderemos en el momento a cualquier pregunta que tengas, te ofreceremos consejos gratis para hacer crecer tu empresa y te mantendrás al día con las últimas tendencias y novedades en negocios.

Y recuerda que sea cual se la forma en que decidas reducir los costos de producción, podemos ayudarte. Camino Financial te acompaña ya sea para obtener asesoría o solicitar un préstamo comercial. Nuestra compañía te brinda ayuda a través de herramientas, recursos y consejos para aumentar tus ganancias y hacer crecer tu negocio. ¡Estamos aquí para hacer que tu plan de negocios se haga realidad!

 

¿Calificas para un
préstamo de negocios?