Dueña de un negocio sentada frente a la computadora y haciendo una llamada de teléfono. Concepto: altos intereses.
Por: rkapur
Leelo en 16 minutos

Cómo reducir los altos intereses en tu préstamo comercial

0 0
0

Las pequeñas empresas a menudo necesitan tener acceso a fondos para comprar maquinaria nueva, mantener el inventario o incluso pagar los gastos diarios. Un préstamo comercial puede ser la solución. Por supuesto, este incluye un precio: intereses. Es comprensible: después de todo, tienes que pagar por cualquier servicio, material o recurso que utilices para que tu negocio funcione, ¿no? Pero a nadie le gusta pagar altos intereses. Este es uno de los principales factores que hace que los propietarios de negocios se muestren reacios a pedir prestados los fondos que necesitan. No dejes que los altos intereses sean un obstáculo para hacer crecer tu negocio. En lugar de eso, aprende cómo reducirlos.

 

15 Formas de reducir los intereses de tu préstamo comercial

1. Mejora tu puntaje de crédito personal

Si tienes un puntaje de crédito bajo, esto conllevará pagar una tasa de interés más alta por tu préstamo. Afortunadamente, hay maneras de mejorar tu puntaje de crédito personal. Puedes llegar a aumentar tu puntaje de crédito hasta 60 puntos en 60 días.

Y ya que estás en ello, controla no sólo tu puntaje de crédito personal, sino también tu puntaje de crédito comercial. Puedes construir crédito comercial rápidamente cuando pagas todas tus cuotas a tiempo.

2. Refinancia los préstamos que tengas con intereses altos

Las altas tasas de interés pueden suponer una pesada carga en tus finanzas. Un préstamo costoso puede consumir gran parte de tus ganancias. Si te encuentras en esta situación, considera refinanciar tu deuda.

Esto significa reemplazar tu préstamo anterior de alto costo por una deuda que conlleva una tasa de interés más baja. No pienses que es imposible. Quizá obtuviste tu préstamo anterior cuando tu empresa llevaba todavía poco tiempo funcionando, y por lo tanto, con intereses más altos de los que podrías pagar en el momento actual.

Si llevas pagando tus plazos puntualmente durante más de un año, puedes consultar a un prestamista diferente para refinanciar tu préstamo. Tienes buenas probabilidades de que tu solicitud sea aprobada en función de tu buen historial de pagos.

3. Busca las mejores tarifas

Debes comprender que las tasas de interés varían ampliamente en función del prestamista. Un préstamo de la SBA podría costarte menos del 10% al año en intereses. Los préstamos bancarios pueden ser incluso más baratos: es posible obtener uno con una tasa del 7%.

Las tasas que cobran los prestamistas en línea pueden variar ampliamente dependiendo de muchos factores: si tienes un puntaje de crédito excelente y cumples con todas las condiciones del prestamista, tu tasa de interés podría oscilar entre un 12% y un 19%. ¡Pero un mal crédito puede significar una tasa cercana al 100%!

Conoce cómo los prestamistas calculan los intereses en función de tu crédito

¿Cómo se puede pedir prestado al menor costo? Asegúrate de no precipitarte y aceptar la primera oferta que recibas. Ponte en contacto con varios prestamistas y compara sus tarifas. ¡Y no olvides leer la letra pequeña!

4. Comienza pronto a buscar un préstamo

Muchos dueños de pequeñas empresas no comienzan a buscar un préstamo hasta el último momento, cuando lo necesitan urgentemente. Si estás desesperado por obtener efectivo, podrías verte obligado a pedir prestado pagando intereses muy elevados.

Recuerda que el mejor momento para buscar un préstamo es cuando no lo necesitas. Si comienzas tu búsqueda con suficiente antelación, tendrás tiempo para establecer una sólida relación con tu prestamista y negociar y reducir tus intereses cuando llegue el momento de pedir prestado.

5. Recurre al banco o a un préstamo de la SBA

Los préstamos de la SBA y los préstamos bancarios son probablemente tus opciones más baratas. Si calificas para estos préstamos, puedes estar seguro de que tendrás intereses más bajos.

Pero ten en cuenta que las instituciones financieras tradicionales cuentan con procesos de aprobación largos y complicados. Podría llevar meses recibir la aprobación. Y si tu solicitud de préstamo finalmente es rechazada, tendrás que comenzar tu búsqueda de nuevo.

6. Ofrece al prestamista alguna garantía

Un aval es la garantía ofrecida por el prestatario a su prestamista. Puede tratarse de la maquinaria que utiliza en su negocio, o de otros bienes. Si no reembolsas el monto prestado, tu prestamista puede confiscar la propiedad en garantía y venderla para recuperar el monto del préstamo así como el interés acumulado.

Un préstamo que está respaldado por una garantía generalmente conlleva intereses más bajos que un préstamo sin garantía. Si tienes alguna garantía que ofrecer, puedes ahorrarte el pago de altas tasas de interés. Sin embargo, recuerda que si no llegas a devolver el préstamo, puedes perder las propiedades que has presentado como garantía.  

7. Opta por un plazo de devolución más corto

Cuando estés seleccionando el plazo o duración de tu préstamo, elige el período más corto posible. Esto reducirá tus intereses.

La siguiente tabla ilustra este punto:

Periodo de devolución de 24 meses Periodo de devolución de 60 meses
Cantidad del préstamo $10,000 $10,000
Tasa de interés 2% al mes 2% al mes
Costo total del préstamo $12,689 $17,261
Cantidad total en intereses $2,689 $7,261
Pago mensual $529 $288

Si eliges reembolsar el préstamo en 24 meses, tu pago total de intereses será de solo $2,689. Si optas por una duración de 60 meses, los intereses se dispararán hasta $7,261.

Es evidente que un período de amortización más corto puede ahorrarte una gran cantidad de dinero. Pero elige un periodo de 24 meses solo si puedes permitírtelo. Ten en cuenta que tu pago mensual será de $529, mientras que optas por 60 meses, el pago mensual será de $288.

8. Estudia los términos del préstamo cuidadosamente

El acuerdo de préstamo que firmas puede contener una cláusula que estipula que la tasa de interés aumentará si un porcentaje específico del préstamo sigue sin pagar más allá de una fecha predeterminada. Este aumento en las tasas puede disparar la cantidad que pagas en intereses. Asegúrate de hacer siempre tus pagos a tiempo. Evitarás pagar más de lo necesario en intereses.

9. Usa una línea de crédito en lugar de un préstamo

A veces es difícil saber si un préstamo es la opción que más te conviene. Si no tomas un préstamo y surge la necesidad de dinero, podrías estar en problemas. Por otro lado, si pides un préstamo y luego descubres que el efectivo realmente no era tan necesario, te verás obligado a pagar intereses.

¿Qué hacer si estás en esa situación? Una línea de crédito puede ser la respuesta. En este tipo de préstamo, un prestamista establece un límite máximo que puedes tomar prestado. Si no usas el dinero, no se te cobran intereses. Y si llegas a recurrir a la línea de crédito, pagarás intereses solo sobre la suma que tomes prestada.

10. Paga el saldo total de tu tarjeta de crédito

Si usas tu tarjeta de crédito para hacer compras que tu empresa necesite, asegúrate de pagar el saldo mensual por completo y a tiempo. No dejes ninguna cantidad pendiente para pagar al mes siguiente.

11. Sé consciente de las tarifas y los costos asociados al préstamo

Recuerda que los intereses son solo uno de los gastos asociados a un préstamo. El acuerdo de préstamo que firmes puede especificar varios otros cargos y tarifas, como los siguientes:  

  • Cargos por pagos atrasados: este es un cargo que se da cuando demoras tu pago mensual.
  • Tarifas de prepago: si reembolsas el préstamo por completo antes de que finalice el plazo establecido, podrías tener que pagar una penalización.
  • Cargos por procesamiento de cheques: esto es aplicable si haces tus pagos mensuales con cheque.
  • Tarifa de solicitud: algunos prestamistas cobran por informarte si calificas para un préstamo.
  • Tarifa de procesamiento: cargo que se hace por obtener la aprobación del préstamo.
  • Tarifa de cierre: algunos prestamistas cobran una tarifa consolidada por el préstamo que otorgan.

Habla con tu prestamista para tener una idea clara del costo total de tu préstamo. Las tarifas y los cargos adicionales se sumarán al costo del préstamo. Todos estos pagos pueden llegar a ser lo mismo que pagar altas tasas de interés.

12. Mantén tus estados financieros en orden

El prestamista que considere tu solicitud de préstamo estudiará cuidadosamente tus estados financieros. Si tu empresa está obteniendo beneficios saludables y tienes un flujo de efectivo constante, serás elegible para recibir una tasa de interés más baja. Por otro lado, las bajas ganancias podrían resultar en altas tasas de interés.

Es vital que te familiarices con los estados de cuenta de tu empresa. No dejes que lo haga solo tu contable. Como dueño de un negocio, debes estar familiarizado con los estados financieros de tu empresa.

13. Paga a tiempo

Esta es una medida obvia, pero vale la pena mencionarla. Haz siempre tus pagos mensuales a tiempo. Así evitarás los cargos y tarifas por pagos atrasados, ​​y reducirás tus intereses.

14. Toma un minuto para comprender cómo tu prestamista calcula los intereses

¿Tu prestamista te cobra intereses simples o intereses compuestos? Es vital que te familiarices con estos términos. Si no los entiendes, podrías pagar mucho más de lo necesario por tu préstamo.

Aquí tienes una breve explicación de las diferentes formas en que se puede calcular el interés:

  • Interés simple: este método calcula el interés multiplicando la tasa de interés con el monto del préstamo y luego multiplicando nuevamente por el plazo del préstamo.

Interés simple = monto del préstamo X tasa de interés X número de plazos

  • Interés compuesto: cada pago que hagas incluye intereses y una parte del saldo principal. El cálculo del interés compuesto tiene en cuenta este factor. Por lo tanto, los pagos conllevarán una mayor proporción de intereses y una menor cantidad de capital. A medida que pasa el tiempo, el componente de interés se reduce y una mayor parte de la cuota se destinará a reembolsar el monto del capital.

15. Paga el saldo completo lo antes posible

Una buena manera de ahorrar en intereses es saldar tu préstamo tan pronto como sea posible. Por supuesto, puedes hacer esto solo si cuentas con el dinero suficiente. Pero si consigues pagar todo tu préstamo temprano, te ahorrarás los interese futuros.

Hay una precaución que debes tomar. Averigua si tu prestamista cobra una multa por pago anticipado. Si es así, quizá sea mejor idea después de todo continuar pagando tus cuotas en las fechas correspondientes

 

La regla de oro sobre los intereses

Obtener un préstamo con altas tasas de interés no solo significa que pagarás más. Si tu préstamo conlleva intereses demasiado altos, podrías dañar las perspectivas a largo plazo de tu empresa.

Considere este ejemplo: imagina que tomas un préstamo de $25,000 a pagar en cinco años. Si la tasa de interés es del 1% mensual, tu pago mensual será de $556. Ahora, supongamos que en lugar de pagar un 1% al mes, tienes que pagar un interés del 2.5%. ¿Cuánto más crees que tendrás que pagar?

El préstamo a una tasa mensual del 1% requerirá que pagues 60 cuotas de $556. Si aumentas la tasa de interés al 2.5%, tu pago mensual ascenderá a $809. ¡Eso son $ 253 adicionales al mes, o más de $15,000 en total hasta que venza el préstamo! ¿Deberías aceptar un préstamo con una tasa de interés tan alta?

Lo cierto es que probablemente sí. Ten siempre presente la regla de oro sobre las tasas de interés: lo más importante, es que los intereses, antes que elevados, sean JUSTOS. ¿El préstamo te va a proporcionar un retorno sobre tu inversión? ¿Las ganancias que obtengas usando el préstamo superarán el costo de este? Antes de rechazar una oportunidad de préstamo debido a la alta tasa de interés, haz bien tu tarea y calcula tu ROI (“Return On Investemnt”, esto es, una ganancia sobre tu inversión), y responde así a las dos preguntas anteriores. Si la respuesta es “sí”, debes considerar el préstamo.

 

Préstamos comerciales de Camino Financial

Hay una manera simple de controlar tus intereses. Comprueba si calificas para un préstamo comercial de Camino Financial. Esto es lo que se te ofrece:

  • Tasas de interés entre un 1% y un 2,5% mensual.
  • Reembolso en cuotas mensuales. Puedes elegir entre plazos de 24, 36, 48 o 60 meses.
  • Un proceso de préstamo transparente, sin cargos ocultos (como el de transferencia o el de papeleo) y sin sorpresas desagradables. El único cargo es el de cierre: entre 5.0% y 6.99%.
  • No hay necesidad de proporcionar aval o garantía.
  • No hay cargo por pago anticipado: puedes pagar el saldo total de tu préstamo en cualquier momento sin penalización.
  • Después de 9 meses de hacer tus pagos a tiempo, puedes pasar a un préstamo con tasas de interés más bajas.
  • Los solicitantes con mal crédito pueden aplicar.

Utiliza nuestra calculadora para calcular tu cuota mensual a diferentes tasas de interés. Saber el monto exacto de tu pago mensual te ayudará a saber si puedes permitirte pagar el préstamo y, por lo tanto, tomar una decisión informada.

Una vez que todas las cifras te cuadren, todo lo que tienes que hacer es completar este formulario en línea. Solo te llevará unos minutos y te garantizamos una respuesta en 24 horas. Tu solicitud no afectará tu puntaje de crédito.

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS