How To Build Your Small Business Credit
Tarek El Sheikh
Por: tarek-el-sheikh
Leelo en 9 minutos

CONSTRUYE TU CRÉDITO COMERCIAL EN 4 PASOS

0 0
2

¿Te han rechazado un préstamo para tu pequeña empresa por tener mal crédito? No es el fin del mundo. Todavía puedes obtener un préstamo comercial para tu pequeña empresa. Tu falta de crédito ha podido ser, entre otras, una de las razones por las que han rechazado tu préstamo. Pero esto puede ser remediado en cuestión de un par de meses. Recuerda que no existe una manera fácil de asentar las bases para el éxito de un negocio, aunque muchos dueños de pequeñas empresas intentan tomar atajos.

En este artículo nos centraremos en la importancia de contar con un buen crédito para el óptimo funcionamiento de tu negocio, y te diremos qué hacer y qué no hacer cuando se trata de tu crédito. Si quieres comenzar tu negocio con buen pie, y ser un buen candidato para obtener un préstamo, solo tienes que seguir estos cuatro pasos.

Paso 1: Separa los gastos de tu empresa de tus gastos personales

Nunca uses las cuentas bancarias de tu negocio para tus gastos personales. No es aconsejable usar la cuenta de tu negocio para pagar el alquiler de tu casa o tu seguro, o para comer fuera y hacer compras. Necesitas ver tu negocio como una entidad separada y aprender a identificar tus gastos. Separar tus gastos de negocios y tus gastos personales no es solo lo más aconsejable, sino que es algo absolutamente necesario.

Es cierto que cargar tus gastos personales a la cuenta de tu empresa puede ser una manera de reducir tus impuestos. Además, es más fácil manejar una sola cuenta de banco que tenerlas separadas. Pero se trata de una práctica que puede dañarte a largo plazo, y que puede dificultar la tarea de obtener un crédito comercial. Te estarás preguntando cómo puede ser esto posible. ¿Cómo es que el hecho de combinar tus gastos empresariales y personales afecta a la posibilidad de ser aprobado para un préstamo? Esto es lo que sucede: cuando tu prestamista estudia los estados de cuenta de tu negocio, mostrará un flujo de efectivo muy estrecho (la cantidad que resulta de restarle tus gastos y retiros de efectivo a tus depósitos), al haber estado retirando dinero para tu uso personal. En otras palabras, no queda espacio para añadir una deuda más, como la que un préstamo supone. Además, si la cuenta bancaria de tu empresa está conectada a tu cuenta de QuickBooks, tu devolución de impuestos será mucho menor. Esto será una señal más de contar con poca flexibilidad para admitir una deuda, y cuando solicites un préstamo te será denegado.

Paso 2: Deposita todo el dinero en la cuenta bancaria de tu negocio

Incluso si haces todas tus transacciones en efectivo, deposítalo en la cuenta bancaria de tu negocio. No tienes otra manera de mostrar el tamaño de tu negocio, o que está creciendo. Además, guardar tu dinero debajo del colchón simplemente ni es seguro ni se trata de la opción más inteligente.

Acudir a tu sucursal más cercana para depositar todo tu efectivo debe ser parte de tu rutina. Hazlo una vez a la semana o con la frecuencia que necesites. Una vez que comiences a poner esto en práctica, serás capaz de monitorear y gestionar mucho mejor tu flujo de efectivo. Y es que no hay nada más importante que contar con una clara visión del rumbo que está tomando tu negocio.

¿Qué pasa si no depositas el efectivo de tu empresa en la cuenta bancaria de tu empresa? Entonces todo este capital no será tenido en consideración a la hora de solicitar un préstamo, lo cual puede llevar a que este sea denegado, o a que te concedan una cantidad mucho menor de la que te mereces. Un negocio en expansión tiene más posibilidades de ser aprobado, y también de que la cantidad del préstamo sea mayor. Tiene sentido, ¿no?

Artículo relacionado: 7 Consejos para administrar el flujo de efectivo de tu pequeña empresa

Paso 3: Date a ti mismo un sueldo

Sí, eres el dueño y se trata de tu negocio, así que deberías tener la autoridad y la libertad para poder retirar dinero de tu negocio cuando quieras, ¿no? ¡No! Tienes que seguir las normas. Nunca retires dinero o hagas cheque personales usando la cuenta bancaria de tu empresa. Retirar dinero, ya sea en efectivo o con cheques, sin hacerlo “oficial”, puede resultar, como hemos explicado antes, en un flujo de efectivo muy estrecho .

En otras palabras, esta práctica mostrará que tu empresa no cuenta con la flexibilidad necesaria para admitir más deudas. La cuenta bancaria de tu empresa debe usarse solo para los propósitos de tu negocio, como pagar a tus empleados, a tus abastecedores, o comprar inventario.

Artículo relacionado: 4 Consejos para mantener el inventario de tu pequeña empresa

Pero si no tienes muchos ingresos personales, considera la posibilidad de asignarte a ti mismo un sueldo. Asígnate ingresos mensuales de la categoría W-2 o 1099. Sí, puedes ser un empleado más en tu propia empresa. Tu empresa es una entidad separada y así la tienes que ver. Además, otorgarte a ti mismo unos ingresos W-2 o 1099 puede mejorar tu crédito y las posibilidades de que te aprueben un préstamo empresarial: tu prestamista puede considerar este salario como una fuente adicional de ingresos. Y los ingresos adicionales conllevan no solo más posibilidades de ser aprobado, sino también una mayor cantidad del préstamo. Saldrás ganando de cualquier forma. No te preocupes por comenzar a darte un sueldo ahora. Necesitas simplemente estudiar la situación, quizá recurriendo a un contable o a alguien que pueda evaluar la situación de tu empresa para determinar de qué cantidad debería ser tu sueldo. O puedes simplemente analizar la situación tú solo y llegar a una conclusión.

Paso 4: Evita usar tus tarjetas personales de crédito para tu empresa

Aunque es más fácil usar tu tarjeta personal de crédito que obtener una separada para tu negocio, esto no contribuirá a construir tu crédito. Si estas pensando solicitar o volver a solicitar un préstamo comercial pronto, tienes que empezar a construir tu crédito. Así que evita bajo cualquier circunstancia usar tarjetas personales de crédito, o el préstamo para tu vehículo, o cualquier préstamo personal para contribuir a tu negocio.

Por otro lado, necesitas comenzar a construir el crédito de tu negocio lo antes posible. Tienes dos opciones: puedes solicitar un préstamo comercial pequeño a pagar entre 6 y 12 meses, o puedes obtener una tarjeta de crédito empresarial de AMEX o de cualquier otro banco. Y recuerda que cuando se trata de créditos empresariales, todo depende de fomentar una buena relación con tu prestamista. ¡Así que comienza a construir una relación sólida con tu prestamista ya!

Si sigues estos 4 pasos, estarás en el buen camino para construir tu crédito comercial. Parece mucho trabajo, pero todo es cuestión de cambiar tu punto de vista, ser un poco disciplinado y mantenerte al tanto de tu progreso. En pocos meses verás que esos cambios en tu rutina tendrán un impacto enorme en tu crédito comercial. Aunque lleva algo de tiempo construir tu crédito comercial antes de solicitar con éxito un préstamo para tu negocio, eso no significa que mientras tanto debas perder el contacto con tu prestamista o mantenerte al margen de otras cosas que puedes hacer para construir tu crédito. Mantente activo y muy pronto contarás con crédito suficiente para solicitar un préstamo comercial.

¿Ya tienes tu crédito comercial bajo control y estás listo para solicitar un crédito comercial? Entonces adelante, rellena el formulario de abajo y solicita tu préstamo ya!

¿Calificas para un
préstamo de negocios?