Por: seansalas
Leelo en 13 minutos

Cómo conseguir capital para tu nueva empresa

2 0
0
Blog_Banner_1

Comenzar un nuevo negocio puede ser una propuesta aterradora. Es costoso, estresante, consume mucho tiempo y tienes más probabilidades de fracasar que de prosperar con éxito. Alrededor del 50% de los nuevos negocios cierran a los cinco años, y solo un tercio aún existe 10 años después del lanzamiento, según Money Crashers.

Durante los primeros años de la existencia de una empresa la meta es alcanzar la estabilidad financiera. El problema es que comenzar un negocio cuesta mucho dinero: según la SBA o Administración de Pequeñas Empresas, los costos de inicio oscilan entre $2,000 y $5,000 para empresas pequeñas, e incluso podrían llegar a $30,000 en algunas, según la Fundación Ewing Marion Kauffmann.

Afortunadamente, hay muchas opciones para asegurar el capital inicial que tu negocio necesita:

Las mejores opciones para conseguir capital para tu nueva empresa

Usa tus ahorros personales

Si bien usar tu propio dinero para lanzar su negocio no está exento de riesgos, sigue siendo la opción más sencilla. No hay términos y condiciones que debas aceptar. No tienes intereses que pagar. No estás en deuda con nadie más que contigo mismo. Así que, si has estado ahorrando para comenzar tu propio negocio y tienes el dinero para hacerlo sin comprometer tu capacidad de pagar el alquiler u otros gastos necesarios, utilizar tus ahorros personales podría ser la opción correcta.

Vende activos personales

Tal vez no tengas dinero ahorrado suficiente para iniciar tu negocio, pero cuentas con algunos bienes de valor, como automóviles o bienes raíces, que no resultan imprescindibles. Puedes venderlos y usar el dinero para lanzar tu negocio.

Pide prestado usando tu casa como garantía

Si tienes problemas para encontrar un préstamo comercial con una tasa de interés razonable y que acepte a prestatarios que están comenzando un negocio, puedes considerar un préstamo con garantía hipotecaria. Al presentar algo de tanto valor como aval para tu préstamo, es probable que puedas obtener el dinero que necesitas con una política de reembolso mas favorable y una tasa de interés más manejable.

Pide prestado a amigos y familiares

Puede ser incómodo pedir dinero a tus seres más cercanos, pero es probable que tus amigos y familiares sean más flexible que un banco a la hora de prestarte dinero. Si tus amigos y familiares pueden permitirse invertir en tu negocio y están dispuestos a asumir el riesgo, esta opción es razonable para muchos nuevos dueños de negocios. Mezclar el dinero y los negocios con las relaciones personales puede causar complicaciones y tensiones, pero si lo sabes manejar adecuadamente, podría ser la mejor manera de obtener el dinero que necesitas para tu empresa. Lee aquí más sobre cómo pedir prestado a familiares y amigos.

Utiliza los fondos de tu cuenta de jubilación

Es una práctica bastante común extraer fondos de una cuenta de ahorros para la jubilación para impulsar un nuevo negocio. Esta opción conlleva riesgos. Podría haber cargos por retirar dinero de estas cuentas, y agotar tus ingresos posteriores a la jubilación quizá no sea lo más acertado. Pero si lo haces de manera inteligente, es una opción que puedes considerar. Lee más sobre cómo usar tu 401(k) para financiar tu negocio.

Usa tarjetas de crédito

Si tienes una tarjeta de crédito con una tasa de interés baja y límites de crédito altos, puedes usarla para realizar las compras que necesitas para iniciar tu negocio. A menudo, esta es una opción menos complicada que obtener un préstamo, pero debes evitar ponerte en la situación de no ser capaz de hacer los pagos mínimos de tu tarjeta de crédito e incurrir en cargos por pagos atrasados. Lee más acerca de cómo y cuándo usar tarjetas de crédito para fines comerciales.

Solicita una subvención

Dependiendo de la naturaleza de tu negocio, quizá haya una organización o un individuo filantrópico que pueda ofrecerte el dinero que necesitas para tu negocio. Hay un montón de subvenciones disponibles para determinados tipos de negocios, así que investiga para ver si el tuyo es elegible. La cantidad de dinero varía de una subvención a otra, por lo que incluso podrías ponerte en contacto con varias entidades diferentes.

Solicita un préstamo personal

Puedes obtener un préstamo personal y usar los fondos para iniciar tu negocio. Hay muchos bancos y prestamistas que ofrecen tasas de interés razonables para todo tipo de empresas. En particular, Aura es un prestamista en línea con requisitos flexibles que te puede interesar.

Solicita un préstamo de la SBA

La Administración de Pequeños Negocios es una agencia gubernamental que ofrece préstamos para pequeñas empresas. Si bien es probable que los términos y condiciones sean más amigables y más indulgentes que los que podrías conseguir con un banco o un prestamista tradicional, los requisitos de elegibilidad son bastante estrictos, y puede llevar bastante tiempo ser aprobado. Obtén aquí más información sobre los préstamos de la SBA.

Recurre a inversores de riesgo o inversores “ángel”

Las empresas de capital de riesgo y los inversores “ángel” siempre están buscando la próxima empresa en la que invertir. Los capitalistas de riesgo son entidades que utilizan los fondos de otras personas para hacer inversiones en negocios, y los inversores “ángel” suelen ser personas que sienten una pasión o conexión con aquellas empresas en las que deciden invertir su propio dinero. Ambas podrían ser buenas opciones para tu negocio y una fuente confiable de capital.

Recurre al financiamiento colectivo

Con el auge de Internet y las numerosas plataformas para recaudar dinero en línea, el financiamiento colectivo o “crowdfunding” se está convirtiendo en una forma cada vez más popular para que las nuevas empresas obtengan capital. Si el concepto de tu negocio es de especial interés para un grupo numeroso de personas, puedes utilizar esta forma de financiamiento para recibir donaciones de individuos, desde pequeñas cantidades hasta grandes sumas. Aprende aquí más sobre el financiamiento colectivo.

Considera una incubadora de negocios

Las incubadoras de negocios ayudan a las pequeñas empresas que luchan por sobrevivir. Aunque no te ofrezcan dinero para cualquier propósito, pueden ayudarte a asegurar el espacio que necesitas para tu oficina o capacitarte en las habilidades específicas que necesitarás para operar tu negocio. Con el respaldo de una incubadora de empresas, puedes reducir los fondos que necesitas para lanzar tu negocio, lo que te facilitará la búsqueda de inversionistas o la obtención de un préstamo.

Cuando buscas capital para comenzar tu negocio, siempre hay alternativas a un préstamo comercial. Ten en cuenta que solicitar un préstamo comercial cuando acabas de abrir tu empresa puede forzar tus finanzas y ser contraproducente. No solo eso: la mayoría de prestamistas requieren que lleves al menos dos años a cargo de tu negocio para concederte un préstamo. Algunos prestamistas alternativos como Camino Financial son más flexibles: solo te requerirán 9 meses operando tu negocio. Así que si ya llevas ese periodo de tiempo a cargo de tu empresa, puede ser el momento perfecto para solicitar un préstamo con Camino Financial. En cualquier caso, asegúrate de sopesar todas tus opciones y considera usar varias alternativas simultáneamente para que tu negocio tenga más oportunidades de alcanzar el éxito.

Ahora que conoces tus opciones para conseguir capital para tu neuva empresa, es el momento de comenzar a planificar. Aquí tienes 6 pasos realistas para obtener capital para comenzar tu negocio.

6 Pasos para obtener capital para comenzar tu empresa

Paso 1: Organiza el papepelo

Te va a ser difícil obtener capital para tu nueva empresa si no está legalmente formada. Si no tienes muy claro a qué categoría pertenece tu empresa, lee este artículo donde explicamos los diferentes tipos de formaciones legales. Además, como empleador, tienes que solicitar un número de identificación fiscal para pagar tus impuestos y para otros propósitos relacionados con tu negocio.

Paso 2: Visita a tu banquero

¿Aún no has elegido a un banquero? Para dar el primer paso en tu búsqueda de capital para tu nueva empresa, te recomiendo tratar con un banco comunitario, ya que se muestran más abiertos a trabajar con pequeñas empresas que un banco nacional. Puede que un banco no te dé un préstamo ahora mismo, pero es probable que lo haga en el futuro. Desarrolla una sólida relación con tu banquero, estudia las opciones de tarjetas de crédito comerciales que ofrecen y abre una cuenta de cheques comercial.

Paso 3: Analiza las cifras

A la hora de solicitar capital para financiar tu nueva empresa, tu prestamista te pedirá tus registros financieros. Así que tanto si apenas estás comenzando con tu negocio como si ya estás generando algo de ganancias, cuantifica el rendimiento de tu negocio y establece metas de rendimiento. Asegúrate de identificar cuánto dinero en efectivo necesita tu empresa durante los próximos 12 meses. Por último, asegúrate de que cuentas con sistemas de software para hacer un seguimiento del rendimiento de tu negocio (como QuickBooks o Xero). Te recomiendo leer este artículo para aprender a hacer un presupuesto para tu empresa.

Paso 4: Identifica de qué tipo es tu negocio

Tus opciones para conseguir capital variarán según el perfil de crecimiento de tu empresa. Aunque sea de manera muy general, he reducido a cuatro los tipos de negocios, y el tuyo debería de pertenecer a una (y solo una) de las siguientes categorías:

  1. Negocios pequeños y muy recientes, como un único restaurante, una tienda o un salón de belleza
  2. Negocios de rápido desarrollo, como Uber hace 5 años
  3. Lanzamiento de productos: negocios basados en el lanzamiento de un producto específico, como los que salen en Shark Tank (PipCorn, por ejemplo)
  4. Empresario independiente que busca un préstamo para abrir su propio negocio en contabilidad, asesoría jurídica, o algo igualmente admirable

A la hora de pedir un préstamo o financiamiento para tu nueva empresa, tus opciones variarán según al tipo al que esta pertenezca.

Paso 5: Estudia tus opciones de financiamiento

Una vez que hayas decidido a qué tipo pertenece tu negocio, debes decidir el tipo de financiamiento que se adapta mejor a tus necesidades. Simplemente estudia con detenimiento las opciones que te hemos ofrecido en la primera parted e este artículo. Ten en cuenta también el tiempo que llevas operando tu negocio. Recuerda que a menudo es aconsejable considerar varias alternativas simultáneamente en vez de restringirse a una sola.

Paso 6: Haz planes de futuro

Asegúrate de que te preparas adecuadamente antes de pedir un préstamo a tu banco. Así te saldrá más barato. MUCHO MÁS BARATO. El futuro de tu empresa puede depender de la capacidad que tengas de acceder a fuentes más baratas de capital. Así que debes estar bien preparado e informado: ¡lo último que deseas es que tus competidores lo estén antes que tú! Puedes comenzar leyendo nuestra Guía fundamental para obtener un préstamo. Y recuerda que en Camino Financial nuestros requisitos son más flexibles que en la mayoría de prestamistas: si ya llevas por lo menos 9 meses operando tu negocio, puede ser el momento perfecto para solicitar un préstamo comercial y llevarlo al siguiente nivel.

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS