Internal Revenue Service sign with a traffic signal in the foreground indicating a red light. concept: back taxes
Por: omunoz
Leelo en 8 minutos

Cómo evitar los impuestos atrasados

1 0
0
Blog_Banner_1

Después de todo lo que has hecho para sacar tu negocio a flote y darle una mejor vida a tu familia, ¿estarías dispuesto a arriesgar el futuro de tu empresa y el de los tuyos por no pagar tus impuestos? No, ¿verdad?

Pero hay momentos en que los impuestos atrasados suceden aunque no lo queramos. Imagina esto: el negocio no anda bien, hay menos clientes y menores ingresos, las deudas empiezan a acumularse, y terminas debiéndole una gran suma al IRS. Las multas y los embargos no se hacen esperar. 

Aterrador, ¿cierto? 

Pero esto no va a pasarte a ti, porque nos tienes a nosotros para ayudarte. 

A continuación, aprenderás cómo pueden afectar los impuestos atrasados a tu negocio, y qué son los derechos de retención y cuáles son sus consecuencias. Además, te enseñaremos cómo evitar que los impuestos atrasados se conviertan en una pesadilla para tu empresa.

¿Qué son los impuestos atrasados?

Los impuestos atrasados son las obligaciones tributarias que dejas de pagar durante todo un año fiscal. Obviamente, las consecuencias de deberle dinero al IRS no son agradables. Incluso si solicitas una extensión no podrás evitar sanciones como multas e intereses sobre lo ya adeudado.

Y si crees que ignorando la deuda y dejando pasar el tiempo te vas a librar de ella, el IRS tiene hasta 10 años para cobrar impuestos atrasados. No hay escapatoria. La única solución es pagarlos.

¿Por qué son malos los impuestos atrasados?

Las consecuencias de no pagar tus impuestos pueden ir desde multas hasta embargos. Pero miremos detenidamente las sanciones más drásticas que podría imponer el IRS si no pagas tus impuestos a tiempo.

  • Intereses y multas

Si declaras tus impuestos más de 60 días después de la fecha límite, el IRS te puede cobrar una multa mínima de $205, o hasta 25% de la cantidad que debas en impuestos, más los intereses. 

Si no pagas a tiempo, la multa puede variar entre 0.5% y 25% mensuales de lo que debes. A medida que la deuda aumenta cada mes, debido a las multas y los intereses, podrías terminar debiendo una cantidad muy alta.

  • Gravamen fiscal

Aquí las cosas se ponen serias. Los gravámenes fiscales o derechos de retención (conocidos en inglés como tax liens) son reclamaciones por escrito que el IRS hace sobre los bienes de contribuyentes morosos.

Cuando el IRS impone un gravamen fiscal, puede reclamar los bienes de un deudor y cubrir con ellos la deuda. Por otro lado, estas retenciones son registradas en el reporte de crédito del moroso, afectando su puntaje crediticio, y haciendo que sea más difícil conseguir un préstamo para su negocio.

Y aunque el gravamen fiscal se ejerza sobre tus bienes personales, la anotación en tu reporte podría afectar también las posibilidades de tu empresa para acceder a financiación, pues los prestamistas suelen revisar tanto tu puntaje personal como el de tu negocio para evaluar si eres lo suficientemente solvente y puedes devolverles el dinero.

Asimismo, los derechos de retención impiden que el contribuyente venda los activos que son objeto de reclamación, y tienen vigencia hasta que la deuda tributaria sea saldada

Si no pagas, las cosas podrían empeorar.

  • Tus propiedades pueden ser embargadas

Si definitivamente no pagas tus impuestos, el IRS puede recurrir a una exacción fiscal, lo que quiere decir que tus activos, reclamados mediante un gravamen fiscal, serán incautados para satisfacer la deuda. 

Con la medida, se pueden incautar los bienes de tu empresa, como cuentas bancarias, inversiones, automóviles y propiedades. Si tu negocio no ha sido incorporado, tus activos personales también pueden verse comprometidos.

También puedes perder cualquier devolución de impuestos a la que tengas derecho, tu pasaporte podría ser revocado, y correrías el riesgo de pasar una temporada tras las rejas.

5 formas de evitar los impuestos atrasados

Como eres un empresario inteligente que administra su negocio responsablemente, no deberías tener que preocuparte por deberle impuestos al IRS. Te compartimos algunos consejos para que estés al día con tus obligaciones fiscales y evites los impuestos atrasados. 

1. Prepárate con anticipación

Aunque nos volvamos repetitivos, no dejaremos de insistir: preparar con tiempo tus impuestos te evitará dolores de cabeza. 

Reúne y organiza facturas y formularios, y cualquier otro documento que puedas necesitar para declarar tus impuestos. Ten presentes fechas importantes, como plazos para declarar y pagar dependiendo de la estructura de tu negocio, y asegúrate de saber cómo diligenciar y enviar tu declaración.

2. Ahorra

El papeleo es importante, pero ¿de dónde vas a sacar el dinero para pagar tus obligaciones? De un fondo exclusivo para impuestos, por supuesto. Una buena idea es abrir una cuenta de ahorros solo para el dinero de tus impuestos.

En esta cuenta podrás guardar un porcentaje de tus ganancias, y usarlo solamente para pagar estas obligaciones. No necesitas de una gran suma de dinero para abrirla, puedes incrementar su saldo ahorrando pequeñas cantidades, además de que ganas intereses. 

Estos fondos estarán disponibles cuando los necesites.

3. Consigue ayuda

Declarar impuestos no es simple, y puede distraerte de tus obligaciones empresariales. Pero no tienes por qué hacerlo tú solo. Contrata un experto en impuestos que te explique las normas tributarias, y que se asegure de que declares y pagues a tiempo.

Tus amigos, el gerente de tu banco u otros empresarios pueden recomendarte a un profesional competente y con experiencia. Un contador te ayudará a reunir documentos y a negociar con el IRS en tu nombre, si es necesario.

4. Usa software de impuestos

Si decidiste preparar tu declaración tú mismo, utiliza un software de impuestos confiable y fácil de usar. 

Estos programas simplifican el proceso fiscal, pues te guían a través de los formularios que debes completar, te indican qué información y documentos necesitas, y determinan las deducciones a las que podrías acceder. 

Luego de ingresar todos los datos, el software calculará con precisión lo que debas en impuestos.

5. Solicita un préstamo

No es aconsejable adquirir una deuda para solventar otra, pero a veces no hay más remedio. 

Si la fecha límite para pagar tus impuestos es inminente, solicita un préstamo para tu negocio. Acude a un prestamista que pueda aprobar tu solicitud y depositar los fondos rápidamente.

El préstamo no debería comprometer las finanzas de tu negocio. Solicitar el préstamo es una opción viable si no debes mucho en impuestos, los intereses y las tarifas no serán muy altos, y puedes devolver el dinero en el plazo acordado.

No les temas a los impuestos 

Las obligaciones tributarias que dejas de pagar durante todo un año terminan por convertirse en impuestos atrasados. Si no los pagas, las sanciones no se harán esperar. El IRS puede multarte, imponer un gravamen fiscal sobre tus propiedades, y como último recurso, embargar tus bienes.

Pero tú no le quedarás debiendo al IRS, porque eres un empresario diligente que se prepara para la temporada de impuestos con anticipación, ahorra para cumplir con sus obligaciones tributarias, y se asesora de profesionales fiscales competentes.

Continúa leyendo:

Varias cartas de pagos vencidos. concept: impuestos atrasados

¿Qué hago si tengo impuestos atrasados?

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS