Joven empresaria redactando una propuesta de negocios en su oficina.
Derek Tallent
Por: dtallent
Leelo en 9 minutos

Cómo escribir una propuesta de negocio

0 0
0
Blog_Banner_1

Saber escribir una buena propuesta de negocio es crucial para aquellos empresarios que quieren sacar el máximo provecho de sus compañías. Todo dueño de una empresa debe saber cómo escribir una propuesta de negocio que sea convincente e irresistible para los posibles clientes o socios.

Pero lo primero es lo primero: ¿Qué es una propuesta de negocio? Se trata de un documento que describe la misión de tu compañía, los detalles del proyecto específico que desas llevar a cabo, los términos, una estimación del costo y el tiempo que llevará completarlo, así como una conclusión y un espacio para que el cliente o vendedor firme.

Estas propuestas pueden ser solicitadas (cuando un cliente en potencia o un vendedor te la pide) o no solicitadas (cuando tomas la iniciativa de enviársela a un cliente en potencia o un vendedor para convencerlos de que deben elegirte como socio).

Ten en cuenta que una propuesta de negocio es diferente a un plan de negocios. Un plan de negocios es un documento que describe de manera general tu compañía y la manera en que opera, y cuya finalidad es el uso interno dentro de tu empresa o ser enviado a  posibles socios, inversores y prestamistas. El propósito de una propuesta de negocio, por otro lado, es generar más ventas y por tanto se dirige a tus clientes en potencia.

Conoce aquí qué es un plan de negocios y cómo puedes crear uno

Ahora veremos, paso a paso, cómo escribir una buena propuesta de negocio y cómo te beneficiará a ti y a tu negocio.

Pasos para escribir una buena propuesta de negocio

  1. Obtén toda la información necesaria. Para escribir una propuesta de negocio, necesitas ser consciente de toda la información que necesitarás. ¿El cliente pidió específicamente cierta información, como los tiempos de entrega y costos del proyecto? Debes asegurarte de poder proporcionar información y números concretos en la propuesta. También necesitas investigar sobre el cliente para que puedas darle una propuesta que satisfaga sus necesidades. El cliente puede tener otros proyectos o un anuncio importante que dar en el futuro: debes tomar todo esto en cuenta al planear tu propuesta.
  2. Responde las preguntas importantes. Una vez que tengas toda la información, asegúrate de revisar (y volver a revisar) que sea suficiente para responder todas las preguntas que el cliente potencial podría tener. Por ejemplo: ¿cómo los beneficiaría a ellos, o a su negocio, trabajar contigo? (puedes investigar los puntos débiles del cliente para saber cómo ayudarlos). También debes poder responder preguntas sobre el presupuesto, los plazos o la mano de obra requerida para lograr el proyecto.
  3. Empieza a esbozar la propuesta. Ya puedes empezar a escribir tu propuesta de negocio. Considera el formato que te daremos, ya que es el que la mayoría de empresarios usa:
  • Título: La propuesta debe tener un título llamativo pero lo suficientemente formal para un negocio.
  • Tabla de contenidos: Incluye una para que el cliente tenga una idea clara de qué incluyes en la propuesta o para que pueda ir directamente a lo que más le interesa.
  • Resumen ejecutivo: Esta parte debe resumir los aspectos más importantes de la propuesta de negocio.
  • Problema y propuesta: Menciona la que crees que es la debilidad o el problema del cliente y describe como tú puedes ayudar a resolverlo.
  • Servicios y metodología: Aquí te toca hablar de la información específica de los servicios que provees y los métodos que usarás durante el proyecto que estás proponiendo. Se lo más específico que puedes, ya que los clientes no quieren quedarse con ninguna duda.
  • Cualificaciones: ¿Por qué debería contratarte el cliente? Proporciona una lista de las cualificaciones que tengas (como certificados, conocimientos, etc.) y, si es posible, también da ejemplos de proyectos similares que hayas hecho o en los que hayas trabajado. Recuerda ser lo más específico que puedas.
  • Tiempos y benchmarks: No sólo se trata de decir cuándo empiezas y cuándo terminas. Debes tener fechas concretas, e incluir benchmarks, para que el cliente pueda ir viendo el avance del proyecto. Esto le permite al cliente ir midiendo tu desempeño y asegurarse que todo va en tiempo y forma.
  • Precio: No omitas los costos. Nada es más frustrante para un cliente potencial que haya costos ocultos, así que incluye todo lo que esperas que ellos paguen. Recuerda que esto se puede negociar más adelante.
  • Términos y condiciones: Incluye todos los términos y condiciones, pero asegúrate de no incluir más de los necesarios, ya que si un cliente lee una propuesta de negocios con una lista interminable de condiciones, es probable que busque otra alternativa. Lo que debes incluir es lo que esperas y necesitas del cliente, ya que más adelante no podrás pedir algo extra (a menos que sea absolutamente necesario e inesperado).
  • Firma: Tu propuesta debe incluir una página para que el cliente firme la propuesta si es que la acepta. No olvides incluir un párrafo pequeño en el que resumas a qué está aceptando el cliente.

Los beneficios de una buena propuesta de negocio

Podría parecer que crear una propuesta de negocio conlleva mucho trabajo, pero los beneficios que te puede aportar  compensan  el tiempo que te tome escribirla. Aquí tienes algunos de  estos beneficios:

  • Más clientes. Una buena propuesta de negocios es como el polen para las abejas, te ayudará a conseguir más clientes, conexiones y proyectos: puede hacer maravillas para tu crecimiento y rentabilidad.
  • Todos estarán al corriente. Lo peor que puede pasar durante un proyecto importante es la mala comunicación o un malentendido. El proyecto puede terminar terriblemente y tú y el cliente perderán tiempo y dinero. Que ambas partes sepan qué esperar reduce el riesgo de que el proyecto sea interrumpido a causa de mala comunicación.
  • Te brinda protección. Las propuestas de negocio también te pueden ayudar si el cliente te acusa de hacer algo malo o si ellos hacen algo fraudulento. Una buena propuesta de negocio puede usarse para probar si cualquiera de las partes hace algo que vaya contra los términos, o incluso si no se hace algo que se debía hacer.
  • Inspirará confianza. Proporcionarle al cliente una gran propuesta de negocio le dará más confianza en que sabes lo que haces y que puedes hacer lo que prometes. Esto te ayudará a crear relaciones de negocio fuertes que serán beneficiosas en el futuro.

Esperamos que este artículo te haya dado la información que necesitabas para poder empezar a escribir tu propuesta de negocio.

También sabemos que, a veces, por más que queramos dar la mejor propuesta, no siempre se tiene el dinero para ofrecer grandes proyectos, por lo que se pueden perder algunas oportunidades. Para no dejar escapar esos proyectos, puedes aprovechar los fondos que un préstamo te da y, así, podrás ofrecer los servicios que tus clientes buscan.

Camino Financial ofrece préstamo comerciales a pequeñas empresas y opciones de financiamiento compatibles con las necesidades de tu negocio (y tus propuestas de negocio). Tras ser aprobado, puedes recibir el préstamo de 4 a 10 días para que no tardes demasiado en enviar esa propuesta a aquel cliente especial. Empieza el proceso de solicitud hoy mismo y obtén más clientes de los que pensaste posibles.

Contáctanos y habla con un especialista de Camino Financial que te ayudará a explorar qué tipo de préstamo funciona mejor para ti.

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS