Betsy Wise
Por: betsy_wise
Leelo en 8 minutos

Cómo administrar tus finanzas personales durante una crisis

Si mantenerte enfocado y pensar en positivo ya es difícil cuando la vida transcurre con normalidad, ¿cómo puedes tener tus finanzas personales bajo control durante una crisis sin dejarte llevar por el pánico?

Es posible. Puedes planificar los contratiempos financieros y mantener la calma en medio de una tormenta. Para lograrlo y minimizar el impacto en las peores circunstancias, debes centrarte en tomar el control de tus finanzas y en aprender a subsistir cuando tus ingresos se ven reducidos.

La teoría tiene sentido, pero, ¿cómo puedes ponerla en práctica? ¿Por dónde empezar? Aquí tienes un cuestionario y una lista de consejos que te ayudarán administrar tus finanzas personales ahora y siempre.

Averigua si eres financieramente estable

Estas preguntas te ayudarán a saber si tus finanzas personales están en buen estado. Después te ofreceremos varios consejos para ayudarte a administrarlas.

  1. ¿Afrontar tus finanzas personales te parece un desafío? Tal vez no has recibido educación específica en finanzas o simplemente no te gustan los números, las fórmulas y las hojas de cálculo. Pero tu futuro financiero depende de qué tan bien sepas realizar un seguimiento de tus ingresos y tus gastos. Si enfrentarte a tus finanzas personales te parece abrumador, busca ayuda y recursos. Hay varios recursos gratuitos y cursos en línea de los que puedes sacar provecho en tu tiempo libre. Luego, aplica lo aprendido: tus finanzas personales dejarán de parecerte un desafío.
  2. ¿Estás al tanto de tus ingresos y gastos exactos cada mes? Si sabes estas cifras, puedes determinar si gastas demasiado o si te sobra dinero. Esa suma total te permitirá saber si tiene tus hábitos de gasto son adecuados.
  3. ¿Cómo defines tu relación con el dinero? Tu mentalidad sobre el dinero determina la manera en que lo gastas. ¿Usas el dinero para pagar gastos con el objetivo de planificar y ahorrar para el futuro, o por el contario tu lema es “gasta cada centavo en cuanto lo ganas”?
  4. ¿Tienes metas financieras a uno, cinco y diez años? Vivir cheque a cheque es como esperar a que un volcán haga erupción. Cuando tienes el control de tus finanzas personales, cuentas con un plan B para superar una crisis financiera. Debes establecer objetivos financieros a largo plazo para proteger tu negocio y tu familia cuando surge una crisis.

#CaminoTip
Cuenta con un plan de fijación de objetivos para tus finanzas personales y las de tu empresa. Este plan no es inamovible: puedes modificarlo antes, durante y después de una crisis.

Consejos a seguir antes, durante y después de una crisis financiera

Hemos dividido los siguientes consejos en etapas. Si tus finanzas personales no están en condiciones óptimas, los consejos a seguir antes de una crisis te ayudarán a prepararte adecuadamente. Después, usa los consejos durante una crisis para mitigar los efectos de esta. Por último, sigue los consejos después de una crisis para implementar soluciones a largo plazo que mantengan saludables tus finanzas personales.

ANTES:

  • Como mínimo, reserva el dinero equivalente a los gastos de 3 a 6 meses en una cuenta de ahorro que solo debe usarse como fondo de emergencia. Comienza lo antes posible a ahorrar efectivo cada semana o cada mes hasta alcanzar tu meta de 3 a 6 meses.
  • Crear un presupuesto personal es similar a crear un presupuesto para tu negocio. Su finalidad no es otra que ayudarte a controlar tus ingresos y tus gastos. Sigue la regla del 50/30/20: gasta el 50% de tus ingresos (después de impuestos) en tus necesidades básicas, el 30% en cosas que no sean tan necesarias, y ahorra el 20% restante. Tu objetivo es que siempre te sobre algo de dinero para ahorrar.
  • Obtén un seguro de interrupción de actividades comerciales que cubra tipos específicos de pérdida de ingresos, con la finalidad de proteger tus finanzas personales. Existen muchos tipos diferentes de coberturas; lo mejor es que consultes con un agente de seguros para que te recomiende la mejor opción para tu negocio.

DURANTE:

  • Determina la cantidad de efectivo de la que dispones para cubrir todos tus gastos necesarios, incluyendo cualquier deuda que tengas pendiente. Si te falta efectivo, es posible que debas deshacerte de algunos objetos personales que no sean estrictamente necesarios (joyas, antigüedades, aparatos electrónicos, vehículos que no uses, etc.) para pagar una tarjeta de crédito, por ejemplo.
  • Cancela tus suscripciones a gimnasios o clubs, y reduce las cenas en restaurantes u otras actividades de ocio. Intenta no comprar ropa nueva, ir a conciertos, etc. Estos gastos, aunque parezcan inofensivos, se acumulan rápidamente. Prepara tu propio café, compra alimentos a granel que puedas congelar, o incluso considera mudarte a una vivienda menos costosa. Si es posible, deja de usar tus tarjetas de crédito hasta que pase la crisis. Es mejor usar efectivo para no gastar de más.
  • Algunos bancos cancelan automáticamente aquellas cuentas que tengan un saldo negativo o un saldo cero durante más de cierto número de días (si piensan hacerlo, deben enviarte un aviso). Mantén un mínimo de $50 en tus cuentas corrientes y de ahorro para que esto no te suceda.
  • Llama a tus acreedores y hazles saber de forma honesta tus dificultades financieras. La mayoría de los acreedores elaborarán un plan para que puedas hacer pagos más reducidos durante un tiempo. Pero bajo ningún concepto dejes de pagar tus facturas.

DESPUÉS:

  • Revisa tu reporte de crédito personal al menos una vez al año para identificar las áreas problemáticas y atenderlas de inmediato. Es importante poner tus finanzas personales en orden si alguna vez necesitas solicitar un préstamo comercial. Ten en cuenta que los prestamistas analizarán el estado de tu crédito personal. Además, entérate de cuál es tu tasa de utilización de crédito (que debe ser inferior al 30% de tu crédito total disponible).
  • Además de tu fondo de emergencia, ahorra dinero para cubrir los gastos de jubilación y la educación universitaria de tus hijos, si corresponde.
  • Establece una meta para saldar por completo tu deuda. Puedes pagar primero tus deudas con mayor interés y los préstamos garantizados (para los que hayas presentado aval). Considera obtener un préstamo de consolidación de deuda para que puedas hacer un único pago al mes que pague tus diversas deudas. Una vez que pagues tus deudas pendiente por completo, deposita en tu fondo de emergencia el dinero que solías pagar hacia tu deuda.

Camino Financial puede ayudarte durante una crisis

En Camino Financial, ofrecemos productos financieros con beneficios tangibles. Nuestros micropréstamos y préstamos comerciales se adaptan a las necesidades de nuestros prestatarios. Los montos de nuestros préstamos así como sus duraciones son flexibles, y tenemos muy pocas restricciones en lo que respecta al uso de los fondos. Para tu comodidad, el proceso de solicitud de préstamo tiene lugar en línea: no necesitas salir de casa. Además, los miembros de Camino cuentan con la opción de renovar sus préstamos y obtener obtener mejores términos y tasas de interés una vez que han hecho pagos a tiempo durante nueve meses.

Si en este momento crítico cuentas con menos efectivo de lo habitual, un préstamo comercial puede proporcionarte los fondos que necesitas para tu empresa y así evitar que tengas que recurrir a tus finanzas personales. Te invitamos a solicitar una cotización para un préstamo comercial. Tu negocio no disminuirá su ritmo habitual y podrás mantener tus finanzas personales en buena estado.

 

 

Compruebe si califica
para un préstamo

SABER MÁS