degut
alfredolopez

Apoyando a Las Empresas Pequeñas: Cenando con La Guelaguetza

De repente se presenció el aroma de canela y cuando menos pensamos apareció una garrafa de café de olla en la mesa. El café de olla tradicionalmente se prepara en ollas de barro con canelita y piloncillo. La primera probadita fue éxtasis. Los ojos bien abiertos. Poco después nos alcanzó el olor de tortillas hechas a mano que se preparaban unos diez metros de donde nos sentábamos. Una cosa nos quedó claro: en el ritmo enloquecedor de Los Ángeles, donde los sueños son grandes, estos detalles pequeños nos brindaron lindos panoramas Mexicanos.

La cultura Americana esta fascinada con todo lo GRANDE: automóviles grandes, edificios grandes, ideas grandes, negocios grandes, Ariana Grande. Pero cuando el ruido se calma, encuentras que muy seguidamente son las cosas pequeñas que entregan el mejor valor. No hay mejor ejemplo de esto que las pequeñas empresas. Las pequeñas empresas son el motor de la economía Americana. De hecho, “las pequeñas empresas continúan agregando más trabajos nuevos que las empresas grandes” (SBA, Small Business Market Update, Junio 2015).

Recientemente dedicamos tiempo a promover y crear más conciencia sobre Pequeña Empresa Sábado, una campaña nacional fundada en el 2010. Esta campaña intenta motivar a la gente a ‘comprar pequeño’ el sábado después de Thanksgiving. La idea es de apoyar a las pequeñas empresas en vez de tirar el dinero en tiendas grandes como Target, Walmart, Best Buy, etc.

¿Que hicimos entonces? Armamos campañas en la red social. Visitamos casi 100 negocios. Dibujamos esquemas impenetrables en el pizarrón. Entrevistamos a empresarios en las ciudades de Bell Gardens, Huntington Park, Downey, el Barrio Koreano (etc) sobre su historia, el estado de las pequeñas empresas, y sobre qué significa Pequeña Empresa Sábado para ellos.

Fue un placer especial sentarnos con Paulina López quien, junto con su hermano Fernando y hermana Bricia, es una de las dueñas de La Guelaguetza, un restaurante mexicano en el corazón de Los Ángeles que especializa en comida Oaxaqueña. Durante una serie imaginativa de moles, tlayudas, barbacoa, tortillas hechas a mano, café, y quesos fundidos, hablamos con Paulina sobre Guelaguetza y el impacto de la Pequeña Empresa Sábado en la comunidad hispana.

Estuve pensando sobre qué es o qué significado tiene,” ella dice, “creo que los hispanos están más interesados en Black Friday que en Pequeña Empresa Sábado. Creo que es algo que no se ha emprendido en la comunidad hispana. No he visto ningún aviso en español anunciando la Pequeña Empresa Sábado. Hasta Cyber Monday es más atractivo porque puedes hacer compras desde tu computadora.”

Aunque los dos acordamos que es sumamente importante apoyar a las pequeñas empresas, pudimos identificar varios retos que las pequeñas empresas enfrentan para capturar más clientes. Primeramente, aprendimos que muchos negocios pequeños son muy lentos en adoptar y utilizar tecnología. “Es feo,” menciona Paulina, “porque muchos negocios pequeños simplemente no tienen esa habilidad.”

Parece obvio que en el mundo de hoy los negocios pequeños deben adoptar apoyo tecnológico para poder crecer. Entonces, ¿por qué no lo han hecho? “Dinero y conocimiento,” añade Paulina. “Estos empresarios no están al tanto de la tecnología y muchas veces no tienen el dinero para poder adoptar esas nuevas tecnologías. También creo que muchos negocios pequeños no ven la importancia de invertir en la red social (como Facebook, Twitter, etc.) o en tecnologías digitales. Por eso se les hace difícil competir.”

De hecho, después de haber visitado y platicado con decenas de negocios hispanos y sus propietarios, a menudo nos sentimos como si hubiéramos viajado a una época antes del Internet. Por la mayor parte, los propietarios estaban al tanto de los medios de comunicación sociales (Facebook y Twitter), pero simplemente no sabían cómo utilizar esas redes para crecer su negocio. Nos recordamos que Paulina había dicho, “Todos tienen un perfil en Facebook, pero aparte de eso, no le prestan mucha atención a la tecnología y a las redes sociales.”

Entonces le preguntamos, “¿En qué se diferencia La Guelaguetza respecto a esta cuestión? ¿Cómo han podido adaptarse a los tiempos tan exitosamente?”

En el 2008,” respondió, “mi papá empezó a cerrar algunos de sus negocios, y La Guelaguetza estuvo muy cerca de cerrar sus puertas. Nosotros nos unimos con mi papá y lo apoyamos para mantener el restaurante abierto. En ese entonces, mis hermanos y yo todavía no cumplíamos los 30 años, entonces modernizamos el concepto del restaurante, en esencia, dándole un cambio de imagen que acordaba más con el mundo de hoy. Fue durante este tiempo que abrimos la barra de Mezcal y creamos el mural afuera del restaurante. Sin embargo, fuimos leales a la esencia de la comida y cultura de La Guelaguetza, aun con los cambios cosméticos y tecnológicos.”

Casi nos atragantábamos con el mole cuando descubrimos que el restaurante estuvo tan cerca de cerrar sus puertas siete años atrás. La comida es tan única y evocadora que se nos hacia inimaginable que Los Ángeles estuviera sin ella. Entre nos, nos preguntábamos, ¿cómo ha reaccionado la gente a la comida Oaxaqueña?

“Tomó tiempo para impactar a la gente,” menciona Paulina, “pero ahora veo que a la gente le encanta porque es comida autentica y casera. La gente ha tomado un gran interés en la comida y cultura autentica. Estamos orgullosos de poder decir que si comes algo aquí, estas comiendo lo mismo que comerías en los hogares de Oaxaca.”

De repente apareció la pasión y el fuego en la mirada de Paulina. Se nota que se preocupa profundamente sobre la comida. “Queremos cambiar el concepto que tiene la gente sobre la comida Mexicana,” dijo Paulina. “La gente tiene la idea que la comida Mexicana no es sofisticada o que son puros tacos. La comida Mexicana es tan sofisticada como cualquier comida del mundo. Desafortunadamente, El Torito es el concepto de comida Mexicana que tiene la gente, pero nosotros hemos ido más allá de eso.”

Notando el gran éxito del restaurante y el menú incomparable, deseábamos saber: ¿Qué sigue para La Guelaguetza?

“Estamos elaborando productos nuevos,” sonrió Paulina. “Diseñamos y creamos una botellita para preparar Micheladas. Ya está disponible en mercados hispanos como Northgate, Tapatio, etc. Mi hermano Fernando también creó un programa YouTube llamado Talks on the Rocks donde colabora con camareros de bar para crear nuevas bebidas. Yo también cree un podcast específicamente para la mamá hispana; se llama Súper Mamas. Creo que hay una gran oportunidad para los podcasts en la comunidad hispana.”

Finalmente, acordamos con Paulina que los hispanos debemos esforzarnos más en apoyar a las empresas pequeñas. ¿Qué mejor lugar para empezar que La Guelaguetza?