Adina A.
Por: adinaa
Leelo en 12 minutos

Ayuda para inmigrantes: cómo recibir educación en finanzas

0 0
0

Cuando escuchamos “ayuda para inmigrantes”, nos vienen a la cabeza las organizaciones o clínicas sin fines de lucro que ofrecen ayuda legal gratuita o de bajo costo, o servicios sociales, a la comunidad de inmigrantes.

Pero la ayuda para inmigrantes también puede hacer referencia a las herramientas necesarias para alcanzar la estabilidad financiera, generar dinero y hacer crecer los negocios gerenciados por inmigrantes. En este sentido y si perteneces a la comunidad de inmigrantes, la mejor fuente de ayuda está… en ti mismo.  

Estados Unidos vive un momento en la historia en el que los inmigrantes sienten que su estabilidad se ve amenazada y que cada vez se les restringe el acceso a más derechos. Por eso es más importante que nunca que se sirvan de sí mismos para manejar adecuadamente sus finanzas y encontrar en ellas una herramienta que les otorgue poder y seguridad. Ha quedado claro que el gobierno no está dispuesto a prestar ayuda a los inmigrantes en lo que a sus finanzas se refiere, como tampoco lo pueden hacer las organizaciones sin fines de lucro que ofrecen ayudante para inmigrantes porque simplemente están desbordadas.

Piensa en ti mismo como la mejor ayuda para inmigrantes  

La mayoría de inmigrantes sabe muy bien lo que es valerse por sí mismos para protegerse, y no confiar en el gobierno para hacerlo. Los inmigrantes son personas fuertes, valientes y resistentes, valores que les han ayudado a vencer obstáculos diarios en un país ajeno.

Muchos de ellos provienen de países donde nunca han recibido ayuda del gobierno, no quedándoles más remedio que aprender a ser autosuficientes. Mi esposo, que es inmigrante de un país en desarrollo, supo plasmar esta idea cuando Trump fue elegido como presidente: “bienvenido a la manera en que los demás hemos vivido siempre. La mayoría de nosotros siempre hemos tenido que aceptar la realidad de que debemos ser nosotros, y no el gobierno, los que cuidemos de nosotros mismos y de nuestras familias “.

Sin embargo, y aunque los inmigrantes han demostrado ser autosuficientes en muchos aspectos de la vida, no siempre saben serlo cuando se trata de generar dinero, manejar sus finanzas personales y hacer crecer sus propios negocios.

Si eres inmigrante, quizá puedas coordinar sobradamente bien tres trabajos simultáneos y hayas sido capaz de brindarles a tus hijos un nivel de vida que tú mismo nunca disfrutaste. Incluso puede que hayas levantado tú solo tu propia empresa desde cero, sin haber pedido prestado ni un dólar a tu familia ni amigos, y sin haber ido nunca a una escuela de negocios.

Pero eso no significa que sepas cómo administrar de manera más productiva tus finanzas personales y las de tu negocio.

Debes comenzar identificando tus metas financieras para pasar a trazar un plan para alcanzar dichas metas, y que incluya tu presupuesto, la cantidad que vas a destinar para tu jubilación, la inversiones que vas a hacer, los ahorros que vas a destinar a la universidad de tus hijos, la cantidad de capital que necesitas para comenzar tu primer negocio o para expandirlo, etc. En definitiva, se trata de asuntos relacionados con tus finanzas y que son vitales. Lo malo es que es difícil encontrar a alguien que te ayude en estas áreas, y tampoco son cosas que hayas aprendido en la escuela.

Por eso que el mejor tipo de ayuda para inmigrantes es la que te puedas brindar a ti mismo, para aplicarla a ti mismo y a tu negocio de inmediato.

 

Lo que necesitas saber antes que nada: deuda positiva y deuda negativa

Cuando se trata de adquirir conocimiento sobre finanzas personales y planificación de negocios, uno de los conceptos más importantes que aprenderás es que no todas las deudas son malas.

De hecho, hay una diferencia entre deudas positivas y deudas negativas.  

Una deuda positiva implica una inversión en la que tu dinero será bien aprovechado  ya que mediante ella lograrás aumentar tu patrimonio neto o te proporcionará valor en el futuro. Por ejemplo, dependiendo de las circunstancias, una hipoteca del hogar, un préstamo comercial que te permita hacer crecer su negocio, o un préstamo para estudiantes son ejemplos de deudas positivas, pues son inversiones que van a mejorar tu situación (y la de los tuyos) en el futuro.

Por otro lado, las inversiones monetarias en artículos que disminuyen su valor con el tiempo, como la deuda que adquieres en tu tarjeta de crédito debido a la compra de ropa u otros artículos materiales que realmente no necesitas, o los préstamos para automóviles, son a menudo ejemplos de deudas negativas.  

Conoce aquí lo que debes y no debes hacer cuando usas una tarjeta de crédito

La gente que maneja de manera inteligente sus finanzas y los buenos dueños de empresas conocen la diferencia entre deuda positiva y deuda negativa. Y también saben el impacto que una deuda positiva puede acarrear a largo plazo para generar riqueza. Hacer una inversión hoy, aunque requiera un sacrificio, puede valer la pena en el día de mañana si consigue duplicar, triplicar o cuadruplicar tu inversión inicial.

Por eso mismo mucha gente está dispuesta a invertir decenas o cientos de miles de dólares en educación universitaria: aunque hacerlo significa endeudarse, también es cierto que la inversión puede equivaler a más y mejores oportunidades de empleo en el futuro. Y un salario más alto en el futuro conseguirá rentabilizar con creces el costo de un préstamo estudiantil.

En definitiva, una deuda positiva es lo siguiente: una inversión que genera ganancias futuras. Y aquellas inversiones que haces en ti mismo son las que siempre generan mejores resultados.  

 

¿Por qué debes invertir en ti mismo?

El gobierno no ofrece ayuda a los inmigrantes en áreas como la administración de finanzas o de negocios.  Entonces, ¿a qué recurrir?

A ti mismo. A tu educación.

Un rasgo común entre las personas más exitosas del mundo es que invierten continuamente en sí mismas. Gastan miles de dólares en oportunidades educativas que pueden ayudarles a sobresalir en su desarrollo personal y empresarial. Buscan constantemente aprender información y estrategias que les ayuden a mejorar, a crecer y a superarse a sí mismos para llegar a ser incluso mejores.

Puede sonar aterrador o incluso egoísta la idea de gastar dinero en ti mismo. Lo primero que pienses será  “No puedo permitírmelo”. Pero la gente con éxito entiende que merece la pena pagar un poco más para poder acceder a aquella información puede ayudarles a transformarse y alcanzar el éxito. Ese es el tipo de inversión que generará rendimientos durante muchos años.

 

¿Por qué educarte en finanzas personales?

Aprender a manejar las finanzas de tu familia y de tu negocio te otorga conocimiento y, por tanto, poder. Es la única forma de asegurarte de que, en última instancia, tomas las riendas de tu vida y de tu negocio.

Cuando aprendas cómo funcionan ciertos asuntos financieros, sabrás exactamente cómo funciona el sistema y no tendrás que preocuparte de que otros te estafen o  intenten aprovecharse de ti. Esto puede ahorrarle miles de dólares y aportarte algo invaluable: tranquilidad.

Y lo que es más importante, capacitarte con la educación oportuna en finanzas personales te permitirá decidir el futuro financiero de tu vida y de negocio.

El conocimiento sobre cómo mejorar tus finanzas es algo que no se olvida. Es por tanto una inversión que se prolonga en el tiempo.

Las lecciones que aprendas sobre finanzas personales mejorarán su vida, y no solo eso. Muchos de los conceptos que puedes llegar a dominar con la educación adecuada, como la configuración de sistemas automatizados para alcanzar tus objetivos financieros, se pueden aplicar directamente a tu negocio. Es solo el primer paso. Tus conocimientos también te ayudarán a asumir riesgos mejor calculados y más informados para hacer crecer tu negocio. En definitiva. el conocimiento profundo de tus finanzas personales es la clave para generar riqueza y conseguir un negocio exitoso.

Antes de que puedas aprender a manejar las finanzas de tu negocio, debes aprender a administrar su propio dinero. Especialmente para los inmigrantes, es importante aprender sobre finanzas personales y ganar autoconfianza y seguridad en sí mismos. Estos recursos te pueden ayudar a manejar con mayor destreza cualquier problema o necesidad que como inmigrante te pueda surgir.

 

Cómo adquirir educación en finanzas personales

Hay muchos recursos gratuitos disponibles para aprender sobre finanzas personales. Una de mis formas favoritas para adquirir educación es recurrir a los libros sobre finanzas personales que puedes encontrar gratis en tu biblioteca local. Algunos de mis libros favoritos en finanzas personales para dueños de pequeñas empresas son The Money Book for Freelancers, Part-Timers, and the Self-Employed, subtitulado “el único sistema de finanzas personales para aquellos con empleos no regulares”, y Profit First (“Las ganancias primero”): un libro que te enseña a transformar tu empresa para que deje de derrochar dinero y genere más y más ganancias.

En línea hay numerosos blogs y podcasts sobre finanzas personales que proporcionan contenido muy útil. También puedes consultar blogs y podcasts que brindan información sobre finanzas personales específicamente a la comunidad de inmigrantes, como immigrantfinance.com o el propio blog de Camino Financial, disponible en español.  Asegúrate de suscribirte a los boletines que ofrecen estos blogs para recibir consejos e información de manera continua.

Pero aunque la información gratuita es una forma extremadamente útil de comenzar, tienes que ir un poco más lejos. Como todas las buenas inversiones, deberás invertir a corto plazo para obtener recompensas a largo plazo.

El coaching de finanzas personales es una de las mejores formas de recibir información y apoyo para aprender a administrar tus finanzas personales por tu cuenta de manera efectiva. Puedes trabajar individualmente con un experto que te enseñe las estrategias para administrar mejor tu dinero que mejor se ajusten a tus necesidades y circunstancias . Un buen asesor de finanzas personales te ayudará a identificar tus objetivos financieros y a elaborar un plan para alcanzar dichos objetivos. Los cursos en línea sobre finanzas personales también pueden ser una forma útil de aprender.

Cuando hayas adquirido las habilidades necesarias para administrar tu propio dinero, puedes aplicar muchas de estas herramientas y conceptos a tu negocio. Al igual que trabajar con un asesor de finanzas personales puede ser una gran inversión para generar riqueza para ti y tu familia, también invertir en un préstamo comercial para tu pequeña empresa te puede ayudar a hacer crecer tu negocio, conseguir que prospere y se convierta en un legado para los tuyos.  

¿Calificas para un
préstamo de negocios?