credito
Por: swhyte
Leelo en 14 minutos

¿Qué diferencia hay entre crédito comercial y crédito personal?

1 0
0

El crédito es una de esas cosas que nos afecta a todos, tanto si eres un ciudadano promedio como si eres un hombre de negocios. Si ese es tu caso y eres dueño de una pequeña empresa, tienes además que manejar tu crédito comercial y tu crédito personal. Si tienes un pequeño negocio, y sobre todo si eres el único propietario, seguramente las finanzas de tu negocio están ligadas a tu crédito personal. Puede parecer más fácil tener todo en una sola cuenta, pero es un error no separar los gastos de tu negocio de tus gastos personales. Puede causar confusión en tus finanzas, y puede afectar a tu presupuesto y a tu capacidad de manejar con precisión tus ganancias y pérdidas.

En otras palabras, hay diferencias clave entre el crédito comercial y el crédito personal. En este artículo veremos en qué consisten el crédito comercial y el crédito personal, y analizaremos las diferencias entre ambos.

¿Qué es “crédito”?

Antes de explicar las diferencias entre crédito comercial y personal, debemos comprender qué es crédito. El crédito, en términos simples, es el dinero que pides prestado de un fiador y con el que compras bienes o servicios. Tu fiador  o prestamista y tú acuerdan que devolverás el dinero en un margen de tiempo, aplicando cargos e intereses. Hay diferentes tipos de crédito:

Crédito rotativo: Se trata de una línea de crédito que ha sido emitida con un límite máximo de crédito. Puedes tener cargos de hasta ese límite específico. Debes hacer pagos mensuales hasta pagar el saldo que has acumulado.

Crédito por cuota: Se trata de un préstamo hecho de una sola vez, que acuerdas devolver en cuotas fijas durante un límite de tiempo determinado.

Crédito de intercambio: Se trata de un acuerdo entre un cliente y un vendedor o abastecedor. El cliente puede obtener bienes del vendedor y pagarlos más tarde. Normalmente, cuando se le entrega la mercancía.

Aquí puedes saber más sobre los diferentes tipos de crédito y ver ejemplos de cada uno.

 

Diferencias entre crédito personal y crédito comercial

Ahora que hemos visto los diferentes tipos de crédito y que lo entendemos mejor, centrémonos en la diferencia entre crédito comercial y crédito personal. Es cierto que hay muchas semejanzas entre ambos. Por ejemplo, la forma en que construyes tu crédito comercial y tu crédito personal es esencialmente la misma: simplemente tienes que hacer los pagos a tiempo. Pero hay diferencias clave que separan a ambos tipos de crédito:

Diferencia 1: La manera en que se construyen

La mayoría de nosotros intenta construir crédito personal. Vas a un banco o proveedor de tarjetas de crédito y solicitas abrir una cuenta o recibir una tarjeta de crédito. Durante este proceso, te pedirán tu número de la Seguridad Social. Una vez que has proporcionado los datos y eres aprobado, tu cuenta queda abierta dentro de tu crédito personal, porque está ligada a tu información personal (número de la Seguridad Social).

Aprende aquí cómo aumentar rápidamente tu crédito personal

Con el crédito comercial, sin embargo, primero debes registrar tu negocio como una Sociedad de Responsabilidad Limitada (LLC en inglés) y solicitar al IRS un Número de Identificación de Empleador (NIE o EIN, en inglés, y también conocido como “número identificación fiscal” o NIF). Después, tendrás que solicitar un número DUNS: se trata de un número único de nueve dígitos vinculado a la ubicación física de tu negocio. Lo proporcionan Dunn & Bradstreet, una de las tres grandes Agencias de Crédito Comercial.

Una vez que se completa el proceso, debes dirigirte a tu banco y abrir dos cuentas separadas para tu negocio, usando tu recién obtenido NIE: una cuenta corriente y una cuenta de ahorros. Solicita también una tarjeta de crédito comercial, lo cual te ayudará a construir crédito.

Ahora ya puedes comenzar a construir tu crédito comercial. Hay varias maneras de hacerlo. Insistimos que lo más importante es separar tu gastos personales de los de tu empresa; de la misma manera debes evitar usar tus tarjetas de crédito personales para los gastos de tu empresa, y viceversa. No olvides además depositar todo el efectivo que gane tu empresa en la cuenta de tu empresa. Otra manera de constuir crédito comercial es pedir un préstamo al banco en el que tienes tus cuentas. También puedes crear crédito comercial por medio de tus vendedores y abastecedores: asegúrate de hacer tus pagos con ellos a tiempo, y de que toda esta actividad es reportada a las agencias de crédito comercial. Haciéndolo así, establecerás con éxito tu crédito comercial.  ¿Quieres más consejos? Aprende aquí todo lo que necesitas para construir tu crédito comercial, y aquí cómo puedes lograrlo rápidamente.

Diferencia 2: La manera en que se calcula tu puntaje de crédito

Otra diferencia fundamental entre el crédito personal y el comercial es la manera en que se genera tu puntaje de crédito. Tu puntaje de crédito personal varía entre 300 a 850. Esta cifra se basa en la información recopilada en el reporte de crédito que hacen las tres principales agencias de crédito del consumidor: Equifax, Experian, y TransUnion. Estas agencias de reporte crediticio calculan tu puntaje usando el algoritmo Fico. Con este algoritmo, pueden ver cuántas cuentas tienes, de qué tipo son, la duración de tu historial de crédito, el crédito que tienes disponible, y tu historial de pago. Con toda esta información generan tu puntaje de crédito. Aunque FICO no es exactamente una agencia de reporte de crédito, también genera su propio puntaje, llamado puntaje FICO. Este puntaje es importante porque es lo que los prestamista evaluarán cuando solicitas una hipoteca o un préstamo para tu auto. Ayuda a determinar la tasa de interés que tendrá tu préstamo.

A diferencia del puntaje de crédito personal, el puntaje de crédito comercial no está estandarizado. Cada agencia de crédito comercial (Dunn & Bradstreet, Equifax, y Experian) calculan los puntajes comerciales de manera diferente.

Dunn & Bradstreet: Se centran solamente en el crédito comercial, o en la manera en que tu negocio interactúa con sus vendedores y abastecedores. Usan el sistema Paydax para generar un puntaje de 0 a 100. Se fijan en lo siguiente: información proporcionada por tus abastecedores, historial de pago, registros públicos, y fecha de inauguración de tu empresa. Con todo eso crean un perfil de tu negocio, además de un puntaje de crédito y un puntaje de estrés financiero. Con esa información pueden calcular el desempeño de tu negocio en el transcurso de un año.

Equifax Credit: Recopila datos que muestran cómo una pequeña empresa está pagando sus tarjetas de crédito y préstamos. El puntaje de crédito de Equifax incluye un índice de pago, un puntaje de riesgo crediticio, y un puntaje de fracaso empresarial.

El índice de pago también se mide en una escala de 0 a 100, mostrando cuántos pagos hizo tu empresa a tiempo. El puntaje de riesgo crediticio analiza la posibilidad de que tu empresa se retrase excesivamente en sus pagos. Por último, el puntaje de fracaso empresarial mide la probabilidad de que tu empresa se vea obligada a cerrar.

Experian: Recopila información crediticia tanto de tus prestamistas como de tus abastecedores. Toma en cuenta tu puntaje de crédito comercial, tus tendencias a la hora de pagar, los historiales de tus cuentas, y los registros públicos. Al igual que Dunn & Bradstreet, crea un puntaje de crédito del 0 al 100; sin embargo, la diferencia es que no solo se centra en el historial de pago.  

Diferencia 3: La manera en que se maneja la privacidad y accesibilidad

Las dos últimas diferencias principales son la privacidad y la accesibilidad. Nadie tiene permiso para acceder a tu puntaje o reporte de crédito personal, menos tú y aquellos que tú elijas. Si embargo, tu puntaje y  tu reporte de crédito comercial están abiertos al público. Cualquiera tiene acceso si paga los cargos que apliquen.

Por ley, una vez al año tienes derecho a pedir una copia de tu reporte de crédito personal a una de las agencias de crédito. También puedes pedir tu puntaje FICO. Pero no sucede así con tu reporte de crédito comercial: para tener acceso, debes pagar un cargo a las agencias de crédito comercial.

Aprende aquí a leer tu reporte de crédito

Diferencia 4: Las características de protección y seguridad

Cuando se trata de características de seguridad y protección, tu tarjeta de crédito personal incluye protección para consumidores individuales. Pero ese nivel extra de seguridad no siempre se aplica a las empresas. En otras palabras, una tarjeta de crédito personal ofrece  un nivel adicional de protección que no ofrece tu tarjeta de crédito comercial.

Además, para los consumidores individuales, la Ley CARD requiere que el emisor de tu tarjeta de crédito te avise con al menos 45 días de anticipación antes de cambiar las tarifas, como las penalizaciones por demora o tu tasa de interés. Sin embargo, no hay límites en las tasas de interés que pueden establecer los emisores de tarjetas comerciales, y hay términos en estas tarjetas que pueden cambiar sin previo aviso.

El nivel de seguridad y las características de protección también difieren en tu reporte de crédito comercial y en tu reporte de crédito personal. Hay menos protecciones legales en tu reporte de crédito comercial. Por ley, tienes derecho a disputar cualquier cosa en tu reporte de crédito personal con la que no estés de acurdo y solicitar que se eliminen las entradas incorrectas y negativas. Pero no existen leyes de este tipo cuando se trata de tu reporte de crédito comercial: si detectas algún error o inexactitud, puede ser mucho más difícil conseguir que se resuelvan. Puedes tratar de resolverlo directamente con el buró de crédito creó tu reporte, pero no tienen la obligación de responderte.

Similitudes entre crédito personal y crédito comercial

Cuando solicites un préstamo comercial o una tarjeta de crédito comercial, tu prestamista tendrá en cuenta tu historial de crédito personal. Este determinará las posibilidades que tienes de ser aprobado, la cantidad de dinero que recibas, los términos y condiciones y, lo que es más importante, la tasa de interés que recibas  en tu préstamo o tarjeta de crédito comercial.

Tu prestamista también consultará tu historial de crédito comercial y su puntaje de crédito comercial. Normalmente este tipo de revisión es más rigurosa. Su prestamista examinará una serie de elementos que no forman parte de tu puntaje de crédito personal, como los siguientes:
• Verificación de la legitimidad de tu empresa
• Registros públicos de tu empresa
• Deudas y gestión de datos
• Seguimiento de facturación

Asegúrate de que sabes toda esta información cuando solicites un préstamo comercial. También te ayudará a encontrar a aquellos prestamistas y tipos de préstamos con términos más favorables para tu situación.

Conclusión

En resumen, la diferencia principal entre crédito comercial y crédito personal es que el segundo es cualquier tipo de crédito que está ligado a tu información personal, como tu número de seguridad social. El crédito comercial, por otro lado, es cualquier tipo de crédito asociado a tu negocio por medio de tu número de identificación fiscal. Este crédito es el que usan tus vendedores o prestamistas para evaluar la capacidad de tu negocio de pedir un préstamo y hacer pagos a tiempo.   

Y hablando de préstamos, si crees que es el momento adecuado para pedir uno, simplemente rellena esta solicitud. Te llevará solo unos minutos y no afectará tu puntaje de crédito. Si precalificas, uno de nuestros expertos en préstamos comerciales se pondrá en contacto contigo para explicarte tus opciones. ¡Puedes estar muy cerca del préstamo que hará crecer tu negocio!


¿Calificas para un
préstamo de negocios?