Sean Salas
Por: seansalas
Leelo en 16 minutos

5 Maneras de saber si las tasas de interés de un préstamo comercial son justas

0 0
0

Decidir si pedir o no un préstamo comercial es fácil. Si la tasa de interés es “baja”, entonces debes pedir el préstamo. Si la tasa del préstamo es “alta”, entonces no debes hacerlo. Fácil, ¿verdad? ¡No funciona así!.

Como director general de Camino Financial, hemos financiado millones en préstamos para pequeñas empresas con tasas de interés anualizadas que varían del 12% al 29%. De vez en cuando me encuentro con empresarios que se quedan boquiabiertos ante la idea de pagar una tasa de interés superior al 20%. Mi respuesta es simple:

Solo acepta un préstamo cuando puedas obtener un rendimiento positivo de la inversión.

Es común escuchar historias de empresarios como Steve Jobs, que tomó préstamos con tasas de interés muy por encima del 20% y ganó miles de millones. Estos empresarios saben cómo usar el dinero de otras personas para ganar dinero, obteniendo hasta un 200% del retorno de la inversión. Al observar los precios desde esta perspectiva, un costo de capital del 20% parece realmente pequeño para un rendimiento tan grande, ¿no?

No me malinterpretes, entiendo que parece una locura que los dueños de empresas obtengan un 200% de ganancias invirtiendo en sus negocios. De hecho, no respaldo que los dueños de empresas acepten préstamos de Camino Financial sin una evaluación adecuada del uso de los ingresos y el posible retorno de la inversión. Tampoco creo que los préstamos a tasas de interés superiores al 20% sean sostenibles a largo plazo para cualquier empresa, incluso para Apple (con una deuda con un precio del 3,6%).

“Una tasa de interés es justa si el costo del préstamo genera un rendimiento positivo sobre la inversión”. -Sean Salas

En este artículo te daremos 5 consejos para ayudarte como dueño de una pequeña empresa a determinar si el precio de un préstamo es justo.

 

¿Cómo puedo saber si la tasa de interés de un préstamo comercial es justa?

Simplemente sigue estos consejos:

1. Calcula el retorno de la inversión para el préstamo

Repasemos rápidamente la fórmula de retorno de la inversión, también conocida por siglas en inglés como ROI (Return On Investment): Beneficio Neto de la inversión ÷ Costo total de la inversión

Usaré un ejemplo sencillo para asegurarnos de entender la fórmula: digamos que Sofía compra acciones en la empresa AYZ por $1,000 y luego vende las acciones por $1,200. En este caso, el beneficio neto de la inversión de Sofía sería de $200 ($1,200 – $1,000 = $200). Si lo divido por $1,000 (el costo de la inversión), resulta en un ROI de 20%.

¿Tiene sentido? Bien, ahora es el momento de aplicar esta fórmula a un préstamo. Para esto, usaré la Calculadora de préstamos comerciales de Camino Financial.

Digamos que eres un proveedor de tortillas. Actualmente tienes tanta demanda que necesitas comprar otra batidora de masa de tortillas que cuesta $10,000. La buena noticia es que una vez que compres la nueva batidora podrá ganar otros $5,000 al año vendiendo más tortillas. Como no tienes $10,000 en tu cuenta bancaria, decides pedir un préstamo a Camino Financial, que te ofrece un préstamo a 3 años con una tasa de interés del 24%. Para asegurarte de que este préstamo genera un retorno positivo de la inversión, realizas las operaciones rápidas de rendimiento de la inversión (ROI):

  1. Ve a la Calculadora de préstamos comerciales de Camino Financial y comprueba que un préstamo comercial a 3 años a una tasa de interés anualizada del 24% tiene un costo total de $4,822.83, incluidos los cargos por cierre
  2. Luego, calcula el beneficio bruto en efectivo de comprar una batidora para masa de tortillas durante el plazo de los 3 años del préstamo: $15,000 ($5,000 x 3 años)
  3. Luego, calcula el beneficio neto durante el plazo del préstamo: $15,000 (ganancia total en efectivo)$4,822.83 (costo total de la inversión) = $10,177.17
  4. Ahora calcula la fórmula del ROI: $10,177 (beneficio neto) ÷  $4,822.83 (costo total de la inversión) = 211%

En este caso, el préstamo de $10,000 a una tasa de interés anual del 24% le supone al dueño del negocio un retorno de la inversión del 211%. ¿Crees que es una inversión justa o más bien EXCELENTE?

2. Comprende que debes comenzar en alguna parte 

Los dueños de pequeñas empresas que no pueden obtener un préstamo de un banco probablemente es porque tienen un historial crediticio limitado o simplemente no lo tienen.

Este es un dato curioso sobre los prestamistas: la mayoría de prestamistas con tasas de interés entre el  5 y el 9% no quieren ser los primeros en prestar capital a un negocio. La razón es que el negocio en cuestión no tiene un historial de crédito que demuestre su capacidad para devolver el préstamo.

Otra razón puede ser que sí cuentes con un historial crediticio, ya sea personal o comercial, pero se trate de un historial de pagos atrasados. Esto significa que necesitas reconstruir tu historial de crédito.

Tanto si estás construyendo o reconstruyendo tu crédito, todos los dueños de empresas deben comenzar en algún punto. Este punto de partida difiere en función de muchas variables:

  • ¿Tienes un aval para garantizar que el préstamo se devuelva?
  • ¿El gobierno está ofreciendo financiamiento subsidiado a través de los programas de préstamos de la SBA?
  • ¿Qué tan rápido necesitas el capital?
  • ¿Cuánto tiempo llevas operando tu negocio?
  • ¿Cuál es la ganancia en efectivo que genera actualmente tu negocio?
  • ¿Cuál es tu puntaje de crédito personal?
  • ¿Tienes toda la documentación financiera y legal requerida para solicitar un préstamo?
  • ¿Para qué vas a usar el capital?
  • ¿Cuál es la naturaleza de tu negocio?

Según las respuestas a estas preguntas relacionadas con el crédito, el punto de partida de la tasa de interés puede variar de un 6% hasta un 40% en función del prestamista y del tipo de préstamo. Una cosa es segura: necesitas comenzar en algún lado. A medida que estableces una relación con tu prestamista haciendo los reembolsos oportunos y que haces crecer tu negocio, tu tasa de interés disminuirá progresivamente.

3. Comprende el colateral del préstamo

La garantía o aval tiene el mayor impacto en la tasa de interés del préstamo. Piénsalo desde la perspectiva de un prestamista:

En el ejemplo A, una compañía de financiamiento de equipos le presta a Miguel $10,000 para comprar un refrigerador nuevo. Como garantía, el prestatario ofrece un vehículo valorado en $5,000. Además, el prestamista coloca un gravamen contra el refrigerador en caso de incumplimiento. Un año después, Miguel cierra su negocio y ya no tiene efectivo para pagar su préstamo, encontrándose con un saldo pendiente en su préstamo de $7,000. En este punto, la compañía financiera recolecta el colateral de $5,000 del vehículo, así como el refrigerador, que tiene un valor residual de $5,000. En el caso de incumplimiento, las pérdidas de la compañía financiera se recuperan en un 140% del valor de la garantía. Además, el interés ganado ayuda a cubrir el costo de los servicios de recolección y además obtener un margen de beneficio. Incluso en el caso de incumplimiento, el préstamo puede ser rentable para la compañía financiera. Por esta razón, es recomendable buscar préstamos que tengan un requisito de garantía de una sola cifra.  

En el ejemplo B, Camino Financial le presta a Miguel $10,000 para comprar el refrigerador. Camino Financial no requiere garantías, pero solicita un gravamen en el refrigerador y una garantía personal. Al igual que en el ejemplo A, Miguel ya no puede pagar el préstamo después de un año, y tiene un saldo pendiente de $7,000. Así que Camino Financial recolecta el refrigerador con un valor residual de $5,000, lo que resulta en una pérdida total del capital de $2,000 más los gastos relacionados con el servicio y el cierre del préstamo. Para conseguir que los préstamos no garantizados sean rentables para cualquier prestamista, el interés cargado al prestatario debe ser suficiente para cubrir las pérdidas potenciales en capital + cobros + ganancias.

Por esta razón, los préstamos no garantizados tienden a tener tasas de interés más altas, montos de préstamos más bajos y plazos más cortos para los reembolsos. A medida que el prestatario construye una relación y un historial de pago con el prestamista, tendrá la oportunidad de refinanciar el préstamo con más capital y a tasas de interés más bajas.

Aprende más sobre el significado de “aval” en nuestro artículo sobre préstamos no asegurados.

4. Presta atención a los detalles

 Muchos prestamistas representan los términos de los préstamos de diferentes maneras por diferentes razones. Aquí tienes una lista de componentes importantes de un préstamo que debes comprender y tener en cuenta:

  • Tasa de interés: asegúrate de comprender si la tasa de interés es anual o mensual. Los prestamistas a corto plazo, como Camino Financial, prefieren calcular las tasas de interés sobre una base mensual.
  • Factor de tasa: muchos prestamistas comerciales a corto plazo cotizan los precios en una tasa de factor. Si la tasa de factor es 1.25, esto significa que por cada $1 prestado debes devolver $1.25. En este escenario, el costo de financiamiento es de $0.25. Muchos dueños de empresas se meten en problemas cuando suponen que la tasa factorial de 1.25 equivale a una tasa de interés del 25%. ¡No es así! De hecho, si alguien cotiza una tasa de factor de un préstamo con términos inferiores a 24 meses, la tasa de interés implícita puede ser significativamente más alta de lo que cabría esperar. Por ejemplo, la tasa factorial de 1.25 en un préstamo a plazo de 12 meses equivale a una tasa de interés anualizada de 43.5%.
  • Tarifas: los préstamos para pequeñas empresas conllevan costos de cierre entre un 4% y 7%. Otros cargos posibles son aquellos por pago atrasado y las tarifas de garantía de la SBA. Asegúrate de calcular todas las tarifas aplicables al hacer tu cálculo del ROI. En Camino Financial, nuestra calculadora de préstamos comerciales incluye el costo total del préstamo, incluidos los costos de cierre. No tenemos ningún costo por transferencia o por papeleos.
  • Tasa de Porcentaje Anual (APR): el APR equivale a la tasa de interés anualizada más las tarifas anualizadas que cobra la compañía financiera. Los APR te pueden ser útiles cuando compares el costo de múltiples opciones de préstamo.
  • Frecuencia de pago: presta atención a la frecuencia de reembolso de tu préstamo. Las frecuencias de reembolso diarias o semanales pueden frustrar el propósito del préstamo, ya que hace más difícil realizar el reembolso, especialmente cuando los fondos se utilizan con fines de capital de trabajo.
  • Condiciones de pago: al hacer tu cálculo del ROI, ten en cuenta el tiempo que te llevará obtener un retorno de la inversión completo. Volvamos al ejemplo en el que comprabas una batidora para masa de tortillas con un ROI del 211%: imagina que el plazo del préstamo fuera de solo 12 meses en lugar de 3 años. Supongamos también que generar efectivo con la nueva batidora lleva dos años, con lo que no tendrías nuevas ganancias en el primer año. En este caso, el retorno de la inversión a corto plazo es realmente negativo dada la desconexión entre el corto plazo que tienes para devolver el préstamo y el largo tiempo que lleva obtener ganancias sobre la inversión.
  • Multas por pago anticipado: poder devolver un préstamo antes de tiempo sin cargos por ello es excelente, sobre todo cuando obtienes una ganancia sobre la inversión antes de lo esperado. En este caso, puedes acabar pagando el préstamo y ahorrando en gastos por intereses, aumentando así tu ROI general. Desafortunadamente, los prestamistas no se muestran propensos a permitir devolver el préstamo antes del tiempo establecido ya que ganan menos dinero por asumir el riesgo de capital. Por esta razón, muchos prestamistas cobran una multa por prepago. En CF no cobramos ninguna penalización por pago anticipado. Nota importante: ten cuidado con los prestamistas que cotizan con una tasa de factor y sin embargo afirman que “no hay multas por pago anticipado”. Esta declaración es muy engañosa ya que el saldo total de la tasa de factor debe pagarse en su totalidad, independientemente del momento del reembolso. El razonamiento del prestamista es este: técnicamente no te están cobrando más por pagar antes de la amortización programada. Muy listos.

5. Considera el precio de no pedir un préstamo

 Probablemente ya has imaginado las ventajas de obtener un préstamo comercial, pero también es importante calcular el costo de no tomar el préstamo, también conocido como el costo de la oportunidad.

Usemos el siguiente ejemplo para evaluar el costo de la oportunidad: imaginemos que eres un minorista de joyas de alta gama y encuentras la oportunidad única de comprar un lote limitado de joyas de alto precio, valuado a $1 millón, con un descuento del 90%. El único inconveniente es que debes comprar el inventario por valor de $100,000 en 5 días; de lo contrario, la oferta no estará disponible. Este es un ejemplo extremo en el que el costo de no comprar este inventario podría resultar en $900,000 en ganancias de efectivo perdidas. Por tanto y técnicamente, tienes un ROI positivo siempre que el costo de pedir prestado $100,000 no exceda los $900,000.

Veamos otro ejemplo que tiene en cuenta la cuestión del tiempo. Tomar un préstamo acelera la velocidad con la que crece un negocio. De lo contrario, el propietario de una empresa debe esperar hasta generar suficiente capital para realizar la misma inversión. En ciertas empresas, esta velocidad es un factor vital, pero el crecimiento acelerado conlleva un riesgo. Si la empresa se ve obligada a dejar de pagar un préstamo, el propietario está poniendo en peligro su puntaje de crédito, su aval y sus bienes personales. Por lo tanto, es importante evaluar si intentar acelerar el crecimiento realmente vale la pena. Para evaluar este costo de la oportunidad, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Estoy arriesgando mis bienes personales y mi aval? ¿Vale la pena perder todo esto para crecer más rápido?
  • ¿Con qué frecuencia se presentan grandes oportunidades para aumentar el ROI de mi empresa?
  • ¿Qué tan rápido están creciendo mis competidores? ¿Qué pasa si yo no prospero tan rápido como ellos?
  • ¿Puedo pagar el préstamo aunque no prospere tan rápido como esperaba?

 

Espero que estos consejos te ayuden a evaluar si los precios y los términos de un préstamo para tu empresa son justos. Sigue leyendo aquí si todavía no está seguro de que un préstamo comercial sea lo más adecuado para ti.

 

¿Calificas para un
préstamo de negocios?