Mujer de negocios caminando sobre la cuerda floja representando la idea de alcanzar el equilibro entre trabajo y vida
Maja Mirosavljevic
Por: mmirosavljevic
Leelo en 12 minutos

5 Consejos para alcanzar el equilibrio entre trabajo y vida

0 0
0

El diccionario de Cambridge define el equilibrio entre trabajo y vida como “la cantidad de tiempo que dedica a hacer su trabajo en comparación con la cantidad de tiempo que pasa con su familia y haciendo cosas que disfruta”. Esto parece bastante simple, pero las cosas se complican cuando además estás intentando hacer crecer tu propio negocio.

Como propietario de una pequeña empresa, el equilibrio entre trabajo y vida parece un sueño imposible. Manejar con eficiencia un negocio es un trabajo que requiere las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y no queda mucho espacio para la vida privada. Tener una empresa implica hacer varias tareas simultáneamente, asumir diferentes roles y hacer malabarismos entre reuniones, tareas, clientes y familia.

Sin embargo, no tiene por qué ser así: puedes conciliar tu vida privada y profesional y lograr el equilibrio. Especialmente porque de lo contrario te verás abrumado y te perderás cosas importantes en tu vida personal, como la familia, los amigos, la actividad física, tus pequeñas pasiones y pasatiempos. Si eso sucede, entonces tu negocio deja de tener sentido.

Al igual que construyes tu negocio con tu experiencia, tu paciencia y tu tiempo, puedes alcanzar el equilibrio ideal entre la vida laboral y personal de la misma manera. En este artículo encontrarás los conocimientos que necesitas, y el resto depende de ti. Aprende cómo administrar tu vida profesional y privada, y hacer crecer tu negocio con éxito. Solo sigue estos 5 consejos:

 

1. Define qué significa para ti el equilibrio entre trabajo y vida

Todos somos diferentes y percibimos el mundo según nuestras experiencias, valores y creencias. Por lo tanto, cada persona tiene una percepción distinta del término equilibrio entre trabajo y vida. Para algunos, un equilibrio perfecto entre la vida profesional y privada es tener un trabajo agradable que deje suficiente tiempo para compartir con la familia, mientras que para otros significa sacar adelante un negocio con pasión y tener suficiente tiempo para dedicarlo a pasatiempos, deportes y viajes.

Por lo tanto, el primer paso es sentarse y pensar cuidadosamente sobre lo que significa para ti el equilibrio ideal entre trabajo y vida, cómo concibes tu negocio y la vida privada, y la conexión entre ambos. Define la parte de trabajo: qué, cómo, cuánto tiempo y con la ayuda de quién. Haz lo mismo con la parte referente a la vida.

Tómate todo el tiempo que necesites para descifrar esto porque es el primer paso que te llevará a la armonía deseada en tu vida. ¡No te lo saltes!

 

2. Pregúntate por qué el equilibrio entre trabajo y vida es importante para ti

Esta pregunta puede parecer redundante y un poco tonta, pero es crucial. Comprender por qué la armonía entre tu negocio y tu vida privada es importante para ti te mantendrá motivado para llevar una vida equilibrada. De esta manera, tendrás un objetivo claro incluso cuando tengas la tentación de volver a los viejos hábitos.

Y lo que es crucial, conocer el propósito más importante de este equilibrio logrará un cambio permanente en tu actitud, no solo durante un par de días o meses.

Por lo tanto, ¿el equilibrio entre trabajo y vida te permitirá tener una vida más saludable? ¿Te conducirá al éxito? ¿Simplemente te dará satisfacción? O tal vez te ayude a nutrir algunos valores que son esenciales para ti, como la familia, los amigos, el conocimiento, la pasión… la lista continúa.

Este es otro tema para una lluvia de ideas. Tómate tu tiempo para comprender la razón que te motivará a mantener un equilibrio entre tu vida laboral y personal.

 

3. Organízate y planifica tu día por delante

“La organización es lo que haces antes de hacer algo para que cuando lo hagas, no está todo mezclado”. Después de determinar lo que representa para ti el equilibrio entre trabajo y vida y por qué es importante lograrlo, es hora de organizarse y poner todas las piezas del rompecabezas juntas.

Para eso, necesitarás un planificador o una agenda con espacios designados donde puedas dividir tu tiempo y anotar todas tus obligaciones y tareas. Si prefieres una opción digital, Google Calendar es gratis, fácil de usar y no requiere descargar una aplicación si ya tienes una cuenta de Gmail. Pero muchas otras aplicaciones de calendario o agendas (la mayoría gratuitas) que puedes descargar y utilizar en tu smartphone, para tener todo en un solo lugar.

Al anotar cada reunión, cada tarea en su momento, y el tiempo que reservarás para tu familia y amigos, tus aficiones o actividad física, te comprometerás más con cada una de estas actividades. Esto marcará la diferencia, porque al planificar con precisión, serás más productivo y no confundirás todo. Una agenda se convertirá en tu mejor aliada.

Al igual que planificas qué tareas llevar a cabo en cuanto pisas tu lugar de trabajo, haz lo mismo con tu tiempo libre y con el tiempo que reservas a tu familia. Anota en tu agenda las horas en que planeas ir al gimnasio, tus citas importantes fuera del trabajo (como citas médicas), el horario que reservas para ver a tus amigos, y por supuesto, las actividades que vas a realizar en familia. Tener todo esto a la vista, lejos de convertirlo en una imposición, hará que te mantengas motivado el resto de tu día en tu empresa intentando dar lo mejor de ti mismo. Por último, comprométete a reservar todos los días un hueco en tu agenda para dedicarlo exclusivamente a tu pareja y familia. Esto no significa tener una cena romántica con tu pareja cada noche o llevar a los niños al parque de atracciones todas las tardes; puede ser algo tan simple como sacar a pasear al perro con tu pareja cinco minutos, o leerles un cuento a los niños antes de irse a la cama. Y no olvides anotarlo en la agenda. Parece una tontería hacerlo, pero te garantizamos que funciona y que tu familia te lo agradecerá.

Por lo tanto, ¡consigue una buena agenda y comienza a escribir! Este pequeño truco puede cambiar tu vida. Pero puedes llevar este consejo un poco más allá: además de trabajar en la lista de tareas para el día que comienza o la semana que viene, ¡intenta planificar para todo el año! Lee estos consejos sobre cómo hacer una lista de tareas de fin de año para tu negocio.

 

4. Pon límites

Ahora que ya te has organizado y planificado tu día respetando el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, es el momento de llevar las cosas más lejos.

Como sabrás, las cosas no siempre salen según lo planeado. Hay muchas distracciones y eventos imprevistos que pueden interrumpir tu agenda. Eso sucederá, pero la clave aquí es cómo reaccionarás ante lo imprevisto.

Es crucial establecer algunos límites y aprender a decir “no” si es necesario. Esto puede resultar difícil al principio, pero a largo plazo valdrá la pena. Y no temas reservar tiempo para tus propias necesidades: tu negocio no sufrirá y sobrevivirá. Tú eres el que pone las reglas y los demás tendrán que seguirlas. Probablemente te respeten aún más por eso.

Por lo tanto, piensa cuidadosamente en los límites que quieres establecer y haz lo posible por cumplirlos.

 

5. No tengas miedo de pedir ayuda

Como dueño de una pequeña empresa sabes lo difícil que es comenzar algo desde cero, cuánto tiempo, paciencia y recursos se necesitan para levantar tu propio negocio. Probablemente en el camino has pedido ayuda a personas más experimentadas o has delegado trabajo a otros para no verte desbordado.

Lo mismo se aplica al equilibrio entre trabajo y vida. No depende exclusivamente de ti; en realidad, se necesitan muchas personas para lograrlo. Así que es perfectamente aceptable pedir ayuda, especialmente si tienes varias tareas que debes realizar simultáneamente. Tal vez te des cuenta de que necesitas trabajar menos, por lo que contratar a un par de manos adicionales podría ser la solución. O llegas a la conclusión de que necesitas más tiempo en casa con los tuyos, por lo que debes delegar algunas de tus tareas.

Haz lo mismo en tu casa y con tu familia. No dudes en pedir una mano a tu pareja o a involucrar a tus hijos u otros miembros de la familia. Ellos seguramente son la razón de la existencia de tu negocio; ellos lo saben y deben ayudarte cuando lo necesites. Pero cuidado: tampoco debes abrumar a tus familiares con innumerables tareas domésticas. Recuerda que, al igual que tú, tus hijos también necesitan un equilibrio entre el estudio, las responsabilidades en casa y el tiempo de ocio. Te aconsejamos descargar e imprimir una tabla con las responsabilidades familiares y las tareas domésticas que debe cumplir cada miembro de la familia. En internet tienes cientos de plantillas para escoger. Entre todos, decidan las tareas que deben cumplirse y quién debe llevarlas a cabo. Sé justo a la hora de repartir las tareas y trata de rotarlas periódicamente para que no resulten tediosas. Por último, coloca la tabla en un lugar visible, como la puerta de la nevera. Los niños, lejos de sentir esto como una imposición, valorarán que aprecies su esfuerzo y que los reconozcas como miembros valiosos de tu equipo. Así que, igual que harías con tus empleados, ¡recompénsalos como se merecen!

Estos consejos puede parecer soluciones radicales a primera vista, pero te ayudarán a enfocarte en las cosas que son importantes, tanto en el trabajo como en casa, sin perder el tiempo en distracciones.

Esperamos que encuentres estos consejos útiles y que corras a escribir todas las ideas que se te han pasado por la cabeza al leer este artículo. Pero recuerda que nada pasa de la noche a la mañana, y que tomará algún tiempo lograr el equilibrio ideal entre el trabajo y la vida. Solo ten en cuenta las razones por las que necesitas este equilibrio y los beneficios que te reportará, y todo llegará a buen puerto.

¿Calificas para un
préstamo de negocios?